Lone Wolf and Cub: Baby Cart at the River Styx (1972)

Publicidad

Apenas dos meses después del del primer film, en abril de 1972, el estudio Toei presentó en los cines asiáticos la continuación de Lone Wolf and Cub.

Realizada con el mismo equipo de producción, el director Kenji Misumi completó su trabajo en muy pocas semanas donde no tuvo demasiado tiempo para pensar el argumento.

Pese a los contratiempos que demandaba este ritmo de trabajo desquiciado que impoñía la compañía, Misumi ofreció una gran película que para mí representa la mejor de la franquicia.

No es que considere a las otras entregas inferiores sino que  simplemente Baby Cart at the River Styx es que la más me gustó dentro de la saga.

Una propuesta del de samuráis que fue masacrada en la edición para el público occidental, cuando en los años ´80 se conoció en vhs como Shogun Assassin, un film que resumía las tres primeras entregas de la serie.

El segundo episodio resultó el más afectado dentro de la recopilación y su versión original es fantástica.

El argumento combina en un mismo conflicto varias historias del manga que dio vida a estos personajes y que en la versión cinematográfica obviamente fueron resumidas.

Una característica notable de este film es que pese a que la filmación se desarrolló a las apuradas, Kenji Misumi consiguió añadirle al relato algunos ingredientes interesantes.

En la trama el samurái en desgracia Ogami Itto continúa su cruzada venganza contra los responsables de la muerte de su esposa mientras acepta trabajos como mercenario.

En esta ocasión un clan samurái emplea sus servicios para asesinar a un traidor que planea revelar al Shogun los secretos del grupo.

El protagonista es acompañado en su misión por los hermanos Hidari, unos guerreros extravagantes de marcado perfil comiquero.

Durante la travesía Ogami debe enfrentarse a una banda de mujeres ninjas que tienen la misión de acabar con ellos.

Las ninjas de estas película representaron una adición muy novedosa que no era tan frecuente de encontrar por entonces en el cine.

Por lo general estos personajes a menudo eran representados por hombres y acá las asesinas no sólo cuentan con un papel destacado sino que el director les otorga una introducción memorable.

En esta continuación el contenido gore aumenta considerablemente dentro de secuencias de acción que presentan además una notable influencia del spaguetti western.

Muy especialmente del de Sergio Leone.

El modo en que Misumi trabajo los silencios y los primeros planos durante los duelos de espada evocan claramente los trabajos del cineasta italiano.

No obstante,  pese a que la película es más intensa en el tratamiento de la violencia el director nunca olvida que el foco central de este relato es la relación entre Ogami y su hijo Daigoro.

La gran novedad de esta entrega es que incorpora situaciones graciosas con el niño, quien tiene algunos momentos fantásticos.

Son situaciones que contribuyen a mitigar el drama del relato y la carnicería humana con la que suele estar involucrado el personaje principal.

Al disfrutar este film en la actualidad queda claro que Jon Fabreau desarrolló los momentos cómicos entre el Mandorian y Baby Yoda inspirado por esta producción japonesa que contiene situaciones muy parecidas con Ogami y Daigoro.

Dentro del reparto se destaca Kayo Matsuo como la ninja Sayaka que le aporta a la trama una antiheroína muy interesante.

Matsuo es recordada también por haber protagonizado un clásico muy entretenido del de japonés de los ´70 como fue Vampire Doll.

Baby Cart at the River Styx se estrenó en Japón el 27 de abril de 1972 y el estudio Toei la juntó con pala durante la primera semana de exhibición, a tal punto que enseguida puso en marcha el rodaje de la tercera entrega.

A continuación pueden ver el avance original.

 

Notas relacionadas

Publicidad

1 comentario

  1. Una masa esta, usaron muchos recursos de ideas buenas.
    Lo de las minas ninja q las despacha como muñecos y a los hermanos tambien. Gana muy facil las contiendas, solo en la 3ra q se le complico un poco y creo q en la 4ta mal. Igual soprende la habilidad del actor con la espada, sublime
    Ahora me sorprende q en tan poco tiempo escupan peliculas asi nomas. En las 70 veo q en japon era una tras otra al toque, debería dar mucha guita

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.