Reseña de Nomadland

Publicidad

Me estuvieron preguntando por la reseña de Nomadland que hice para Cinesargentinos pero me olvidé de publicarla en el blog.

Acá va.

Calificación: B

Con apenas dos películas estrenadas en los últimos años, Songs my Brother Taught Me (2015) y la excelente The Rider (2017), la directora china Chloé Zhao consiguió llamar la atención en el circuito del independiente norteamericano.

Sus trabajos previos presentaron retratos intimistas de la cultura de las comunidades indígenas norteamericanas.

A fin de año debuta en el cine pochoclero con los Eternals de que despierta bastante intriga, ya que el tipo de cine que ella suele hacer no podría estar más alejado del género de superhéroes.

En Nomadland explora una temática muy interesante como es la subcultura de las comunidades nómades estadounidenses.

Personas con una filosofía de vida muy especial que en el siglo 21 vagan por las rutas norteamericanas como si fueran personajes de una de John Steimbeck.

A lo largo del relato, el rol de Frances McDormand interactúa con nómades reales que se desempeñan con las rutinas que se muestran en el film.

La directora Zhao, por tercera vez consecutiva, construye un relato que sigue el estilo minimalista de Terrence Malick y una pizca del cine de Alexander Payne (Entre copas).

En esta producción en particular juega también con una narrativa cercana al para retratar la cultura nómade.

Un recurso que funciona muy bien  a la hora de brindar momentos espontáneos y se potencia con el hecho que gran parte del reparto no está constituido por actores profesionales.

En otras palabras, la Gran Carlos Sorín.

Ahora bien, si uno se deja llevar por los amigos de la exageración, que encuentran obras maestras todas las semanas, parecería que Nomadland es la segunda venida de Cristo representada en el séptimo arte y no es tan así.

Road movies existencialistas se hicieron a patadas y en el pasado vimos filmes del mismo estilo con relatos mucho más cautivantes.

De las tres películas de la directora esta es la que se siente más marketinera, como si la hubieran pensado para pescar nominaciones al .

Una obra que expresa una indulgencia descarada a los gustos de los miembros de la Academia de Hollywood.

No dejaron afuera ningún ingrediente para complacerlos.

La fotografía Malick que le hace justicia a los paisajes naturales, la banda sonora minimalista y la infaltable crítica al sueño americano, la opresión del capitalismo y el sistema de salud de ese país.

No es para nada una mala película y seguramente habrá gente que la disfrute, pero sentí que es una propuesta que ya vimos en otras oportunidades con conflictos mucho más atractivos.

Motivo por el cual su aclamación desmedida no se compatibiliza después con la obra que encontramos en la pantalla.

 

No tag for this post.

Publicidad

7 comentarios

  1. The Rider para mí fue una película q te llega o no te llega. En mi caso me pegó d manera más intimista, x estar pasando x una situación d búsqueda interna, igual q el protagonista. Esa película me encantó. Nomadland la sentí como más d lo mismo. Cómo si fuera una historia q ya me la contaron. Me gustó, es muy buena, pero me quedo con Rider. Ahí siento q la directora le puso más alma

  2. Hugo gracias por tu comentario estaba en duda y ahora me parece que voy a esperar a verla por tv. Ahora cuando decis «Road movies existencialistas» me viene a la cabeza Into the wild que buena pelicula y que soundtrack con eddie vedder, se que es vieja y no se si la habras visto pero si no la viste te la recomiendo.

  3. Inflada al extremo, el Óscar a mejor película es un despropósito típico de la academia. Lo único que me gusto de esta película es la actuación de McDormand, que tampoco estaba como para recibir el premio a mejor actriz.

    La «historia» es muy pobre y meditabunda, da igual si estás viendo el comienzo, alguna escena del medio o el final porque la trama es un embole que no va para ningún lado. Me quedo mil veces con las películas anteriores de Zhao que con la misma estructura (historia sencilla y actores sin experiencia) estaban mejor elaboradas.

  4. De la filmografía de Sorín me gustan más los trabajos inclinados hacia la comedia, como La película del Rey, Bombón e Historias mínimas, esta última me parece la mejor producción de su carrera.
    Con la propuestas dramáticas no me pude enganchar de la misma manera.
    Saludos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.