Historia de Wonder Woman: Volumen 4

Publicidad

Capítulo 11: DC Comics Bombshells

En septiembre de 2011, en una convención de cómics de Chicago, el artista Ant Lucia llamó la atención con una serie de ilustraciones donde reimaginaba a las superheroínas de DC a través de la estética pinup de los años ´40.

Los primeros diseños estuvieron centrados en Wonder Woman, Harley Quinn, Poison Ivy y Stargirl con el objetivo de venderle a la compañía una potencial colección de estatuas basadas en este concepto.

La idea de Bombsheels era combinar el género de cómics de superhéroes con la iconografía de la cultura popular de los años ´40.

En DC la propuesta de Lucia generó interés y al artista le encargaron crear las versiones retro de Wonder Woman  y Harley Quinn, con el objetivo de testear el mercado y la repsuesta del publico.

En el caso de la amazona la principal influencia fue la imagen de Rosie The Riveter, un personaje ficticio de la publicidad que representó a las mujeres que trabajaron en la fábricas de los Estados Unidos cuando sus esposos y hermanos se incorporaron al ejército.

Diana encarnó ese espíritu de superación y el uniforme tomó el concepto del clásico poster de Rosie, que eventualmente se convirtió en una imagen icónica del feminismo.

En el caso de Harley la fuente de inspiración fue la histórica fotografía de Alfred Eisenstadtaedt titulada The Kiss.

La imagen del marinero que besaba a una enfermera durante la celebración del Día de la Victoria sobre Japón en Time Square se convirtió en un fragmento histórico de la cultura del siglo 20 y aunque parece una escena salida de una película el beso fue espontáneo.

En la obra de Ant Lucia, Harley aparecía como enfermera besando al Joker.

La escultura elegida para testear el mercado fue la Wonder Woman retro que cosechó críticas positivas y un enorme interés de los coleccionistas.

De este modo nacía una de las franquicias millonarias de DC que desde hace una década no para de generar fortunas a la compañía.

Tras la positiva recepción de las primeras estatuas luego se incorporaron el resto de los personajes.

Como se puede apreciar en las siguientes imágenes este fue un producto mucho más cuidado que  el de la serie Ame-comi y por eso también el precio de los figuras siempre fue más alto.

La ediciones de lujo tienen un costo de cinco mil dólares.

Lo curioso de Bombshells es que su suceso fue más allá de las estatuas originales y luego se expandió a numerosos productos.

Para los que no pueden pagar la esculturas también hay versiones más económicas y no faltan por supuestos las versiones truchas que se venden en muchas librerías de cómics en Argentina.

La versión Funko fue un éxito comercial y existe otra edición muy simpática que es más económica.

Esta imagen de Wonder Woman tuve una enorme llegada en el público y desde hace años varias artistas de Cosplay la eligen para participar de concursos en las convenciones de cómics.

La mania por esta franqucia se extendió desde entonces a todo tipo de productos.

Otro opción más accesible en en materia precios son las figuras Lil Bombsheels que también funcionaron muy bien en el mercado.

Uno de los productos más llamativos son la colección de figuritas y su respectivo álbum destinada a consumidores adultos.

Desconocía que hubiera gente grande que comprara estas cosas y aparentemente existe todo un mercado al respecto.

LOS HOMBRE SE SUMAN AL UNIVERSO BOMBSHELLS

Aunque en un principio la colección sólo se centraba en heroínas luego se incorporaron los representantes masculinos que tuvieron adaptaciones raras…

Un ejemplo que encontramos en el Superman Freddie Mercury.

Aquaman directamente parece salido de los Village People.

Después en los cómics se encargaron de aclarar que no pertenece a la banda y protagoniza una historia de amor con Mera.

Bats es el que quedó mejor parado con esta fantástica versión retro más cercana a los héroes del pulp.

Un concepto que además cuenta con el espectacular Bruce Wayne Noir, inspirado por los anti-héroes de la novela policial de los años ´40.

Me encanta esta versión de Batman Mike Hammer y no puedo creer que todavía no tenga una película animada.

EL CÓMIC DE MARGUERITE BENNETT

Como ocurrió con la linea de figuras Ame-Comi, Bombshells también tuvo su propia serie de cómics, con la diferencia que el resultado artístico fue completamente superior.

La razón tiene que ver con el hecho que la autora Margueritte Bennett se apasionó con el proyecto y a través de la historieta le hizo justicia al concepto del escultor Ant Lucian.

La serie Bombshells es excelente y se desarrolló a través de una colección digital.

Un aspecto fascinante de esta propuesta reside en toda la investigación histórica que presenta la trama a la hora de retratar el período de la Segunda Guerra Mundial.

El nivel de detalles centrados en los vestuarios, la arquitectura y la cultura popular del período es descomunal y las viñetas están plagadas de referencias relacionadas con esta cuestión.

La trama se desarrolla en un mundo donde inicialmente no existen los héroes masculinos, con excepción de John Constantine, quien tiene una breve participación.

Wonder Woman es la encargada de abrir la historia y liderar la formación de personajes que integrarán luego la agrupación Bombshells, cuya función es la de combatir amenazas sobrenaturales durante la Segunda Guerra Mundial.

De todos los personajes femeninos la verdad que Diana es la menos interesante en esta propuesta, debido a que la guionista optó por no modificarla demasiado.

Por consiguiente, más allá del vestuario, no se percibe en la amazona un reintepretación diferente como ocurre con el resto de las heroínas.

El cómics de Bombshells se lo roban Mera en el rol de Aquawoman, quien pudo sobresalir como rara vez lo hizo en las publicaciones originales y las versiones soviéticas de Supergirl y Stargirl que tienen muy buenos arcos argumentales.

La mayor virtud de esta serie pasó por el hecho las historias de cada personaje contaron con una identidad especial.

Por ejemplo, el conflicto  Wonder Woman se centró en el género bélico, mientras que el de Gatúbela evoca el cine de espionaje y el de  Zatanna a las películas de terro de la productora Hammer y el Dark Universe.

Se nota al leer el cómic que toda la pasión que Marguerite le puso al proyecto y aunque el disparador sea una colección de figuras, ella brindó una obra de calidad que contribuyó también a rescatar la figura de Diana tras el desastre de The New 52.

Mi única objeción hacia Bombshells es que la inclusión de los héroes masculinos (que aparecen en el segundo volumen) me pareció muy forzada.

Se nota que tenían de manera obvia tenìan que promocionar los muñecos y Bennett tuvo que buscar la manera de incluirlos en el argumento.

El Superman Freddie Mercury es un bodrio y la verdad que no aporta nada, igual que Aquaman, más allá de darle un interés romántico a Mera.

Al margen de este detalles, en términos generales es un gran comic que permite disfrutar a Wonder Woman en un universo alternativo muy interesante.

 

Publicidad

5 comentarios

  1. Sabes tal vez sea porque me vi la pelicula Hercules contra Sanson
    Pero han dado ganas de ver una historia entre la biblia algun personaje y wonder woman tipo como la que tuvo con Conan.
    Por cierto que te parece esta idea para un versus GodSpell vs Jesucristo Superstar

  2. Ah no, sabía de Wonder Woman y Harley Quinn pero no de Hawkgirl. Algún lector millonario que me regale esa figura? jaja!

  3. Siempre termino con el mismo razonamiento, que geniales son estos personajes que soportan praticamente cualquier reversion y salen bien parados en gral. Gracias DC por existir!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.