Retrospectiva Sherwood/El Disney olvidado: Robin Hood (1952)

Publicidad

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial el cine de aventuras cobró une enorme popularidad en Hollywood, debido que el público había quedado saturado con las producciones de propaganda contra los nazis y japoneses.

recobró notoriedad en el cine a tal punto que el estudio Warner consideró en su momento hacer un continuación del del film de 1938 con Errol Flynn y Olivia de Havilland.

La película se iba a titular Sir Robin of Locksley y presentaría al héroe más maduro y en el rol de noble, pero el proyecto nunca se llegó a concretar.

Mientras tanto, Walt Disney había empezado a expandir sus horizontes como productor y tras el suceso de La isla del tesoro, la primera película live action de su compañía, decidió que el siguiente proyecto estuviera centrado en el justiciero inglés.

De este modo surgió en 1952 The Story of Robin Hood and His Merrie Men.

Una propuesta muy interesante que tranquilamente podría haber originado una saga por el enorme potencial que tenía.

Lamentablemente Disney no estaba interesado en realizar una franquicia y luego siguió adelante con otros proyectos.

No obstante, al analizar las películas de Hood de este período queda claro que esta es la única que tenía las chances de brindar más entregas.

Una propuesta muy interesante por todos los cambios que le aportó a las producciones relacionadas con esta leyenda.

Como pudimos ver en este informe, la realidad es que la gran mayoría de las películas que se hicieron desde 1938 en adelante no fueron otra cosa que intentos burdos por clonar el suceso de Errol Flynn.

Durante este período de los hombres con mallas ajustadas, en general los filmes copiaban elementos de la obra de Warner.

Walt Disney como productor fue a contramano de esta tendencia y por eso esta película es tan interesante, ya que fue muy diferente al resto de las cosas que se hacían en ese momento.

En principio nos encontramos ante una historia de origen distinta que presenta a Robin y Marian como adolescentes.

Para el rol del héroe Disney escogio a Richard Todd, un actor de 32 años que parecía de 18 y fue un sobreviviente del Día D.

El 6 de junio de 1944 participó como paracaidista de la Operación Overlord que se recreó con exactitud en la serie Band of Brothers.

Un Dato Loco: Durante la invasión de las tropas aliadas Todd combatió junto a John Howard, el líder de los comandos ingleses, para repeler la ofensiva alemana.

En 1962 el actor intepretó al propio Howard en el clásico del cine bélico, The Longest Day.

El papel de Marian quedó a cargo de Joan Rice, quien sería luego recordada por su labor en el film de la productora Hammer, The Horror of Frankestein (1970).

UNA VISIÓN ALTERNATIVA DE LA LEYENDA

El gran mérito de Disney como productor es que hizo un esfuerzo por aportarle elementos nuevos a esta propuesta.

En principio sobresale la representación visual de Robin Hood.

Esta película lo despoja del clásico look de Errol Flynn con las calzas verdes para representarlo con vestimentas más realistas que hoy se asociarían con la versión de Kevin Costner en los años ´90.

De hecho, no es casualidad que la escena romántica más recordada de aquella producción entre Costner y Mary Elizabeth Mastrantonio homenajera a una secuencia de esta película de 1952.

Al igual que el film de Kevin Reynolds, en este relato el héroe decide convertirse en un renegado y combatir al Sheriff de Notthingham en venganza por el asesinato de su padre.

La interpretación de Todd es completamente diferente a todo lo que se había visto haste ese momento, donde los actores generalmente intentaban evocar la personalidad de Fynn y Douglas Fairbanks.

Curiosamente la versión de Disney presenta a un Robin Hood más violento, quien se desempeña de un modo implacable frente los enemigos.

Si bien es un tipo carismático no se la pasa riendo y tiene un perfil más dramático.

Otra enorme sorpresa pasa por el  retrato de los hombres de Sherwood y Marian.

Hasta 1952 esta es la única película de Hood donde los compañeros del héroe parecen salidos de una cárcel.

El casting fue brillante y hay algunas caripelas en la banda que dan miedo. No me sorpredería saber que muchos de esos actores fueron contratados en papeles de piratas durante las producciones de ese período.

Los hombres de Robin se ven realmente como forajidos y a diferencias del film de Warner y sus clones siempre aparecen sucios.

Little John directamente tiene la apariencia de un ciruja y el fraile Tuck es un borracho que está completamente pirado.

El rol de Marian es muy interesante también porque la corrieron del rol de la damisela en apuros, que aparecía con lindos vestuarios, para darle un mayor papel en la trama.

La protagonista inclusive se termina por convertir en una integrante más de la banda y hacia el final abandona los vestidos para usar uniformes masculinos.

Una visión bastante progresista para la cultura de los años ´50 completamente adelantada a su tiempo.

El rol de Marian en esta película por momentos me hizo acordar a la heroína de la novela The Black Arrow, de Robert L.Stevenson, quien también tenía 16 años y se hacía pasar por hombre en un momento de la historia.

Otro gran acierto del casting fue la elección de Peter Finch como el Sheriff de Nottingham, que compuso un antagonista estupendo.

Desde los aspectos técnicos esta fue una obra de Disney impecable donde sobresalió el uso del sistema Technicolor gracias a la excelente fotografía de Guy Green, quien un tiempo atrás había ganado un Oscar por su labor en la clásica adaptación de Grandes esperanzas de 1946.

Walt Disney delegó la dirección en Ken Annakin, un realizador que dominaba el género de aventuras y luego fue responsable de otros dos clásicos del estudio (previmente reseñados en el blog) como The Sword and the Rose (1953) y La familia Robinson (1960).

Lamentablemente esta película contó con una enorme desventaja que le impidió explotar todo el potencial que tenía.

Me refiero a su corta duración de apenas 84 minutos.

La obra de Annakin desarrolla muy bien el origen de Robin en en los primeros dos actos y luego de un modo forzado y sin una transición adecuada llega el clímax de la nada que cierra todo a las apuradas.

Queda la sensación que a la película le cortaron 40 minutos como mínimo y es una pena porque la representación de la leyenda era diferente y hasta podía haber brindado más continuaciones.

Aparentemente Disney habría tomado nota de este defecto ya que los siguientes proyectos del director para su compañía fueron más largos y desarollaron mejor el argumento.

Otro detalle que me gustó mucho de este film es que la historia es narrada como un cuento de hadas , como el film de Superman de Richard Donner que comienza cuando se abre el cómic.

Acá vemos el mismo recurso pero no podría asegurar que haya sido una influencia en la obra de 1978.

The Story of Robin Hood and His Merry Men actualmente es parte de la plataforma Disney + y también se la puede conseguir en internet con facilidad.

A continuación pueden ver un fragmento del film.

Publicidad

4 comentarios

  1. La verdad hay cosas que aun siendo espectador de Disney no conocía.
    Igual no todos los fans de Disney somos ciegos y consumimos todo lo de Disney.
    La calidad del Disney de antes contra el actual de hoy en dia es abismal.
    Que afortunados eran Hugo tu generación.
    Incluso pienso y no solamente yo que incluso las mas floja de la vieja Disney siguen siendo reconocidas hoy en día y cuentan con fans como la Espada En a Piedra de la cual soy fan. Y tienen algo que las películas de Disney nuevas carecen: carisma y trabajo a pulmón.
    Busque por todas parte Pequeñas Brujas 1996 y no encontre lo que decías era verdad no fue exitosa.
    Para mi buena fortuna una pariente mío se siente interesada en la cultura Wicca ( al menos en meditacion y musica).
    Yo aprendí leyendo libros y viendo temas referentes.
    Últimamente me estoy interesando en la cultura azteca de México y el sincretismo con los europeos especialmente con Juan Diego y la Virgen de Guadalupe.
    No entiendo porque la gente hace asco a estas películas de la Virgen o Jesús al menos el público moderno.
    Y a la vez que estoy mirando una película del tema también leo un libro de Clara Maria Temporelli, muy detallado y preciso.
    Bueno un saludo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.