Reseña de Ginger´s Tale (2020)

Publicidad

CALIFICACIÓN: B+

La historia de la animación rusa es uno de los grandes misterios vigentes que todavía no se exploró en profundidad debido a su poca difusión.

Un tema apasionante ya que se trata de una cultura con una enorme tradición en el campo de los dibujos animados y pese a todo por cuestiones culturales e históricas las obras rusas nunca tuvieron demasiada popularidad en el continente americano.

En parte también a que los trabajos de esto artistas eran más difíciles de vender en nuestro continente.

Muy especialmente durante la era dorada de la animación soviética, que tuvo lugar entre 1922 y 1991.

Los pocos clásicos que se pudieron conocer en los ´80 fueron la excelente adaptación de La reina de las nieves, de Lev Atámanov (de 1957), el clásico de culto de 1981, El misterio del tercer planeta (sobre la que tengo una nota planeada) y la popular serie Nu Pagodi!; la versión soviética de Tom y Jery.

En Argentina esa serie se editó en video en los ´80 y ya hice una nota al respecto.

Lamentablemente en la última década la animación rusa entró en una crisis importante debido a que el presidente Vladimir Putin recortó los presupuestos destinados a este arte a la mitad.

En Rusia las productoras dependen del estado, como en nuestro país, y sin ese subsidio es muy difícil hacer cine porque no cuentan con los grandes presupuestos de Hollywood.

Pese a todo, en el último tiempo sorprendieron con algunos sucesos comerciales, como la saga de La reina de las nieves, que tuvo excelentes criticas en festivales de cine y brindó tres continuaciones.

La última estrenada en nuestro país el año pasado.

Una franquicia que en materia de aventura y fantasía le pinta la cara a Frozen con una historia mucho más interesante.

Lo último que se conoció de los rusos fue Ginger´s Tale que se estrenó en esa región hace poco y ya se puede conseguir en internet con subtítulos en inglés.

Se trata de una obra influenciada por los musicales de Disney de los años ´80 y ´90.

Todo ese período que fue desde La sirenita hasta Mulan.

Esta ópera prima de Konstantin Shchekin, desarrollada dentro de la animaciòn tradicional, claramente nos remite a las películas clásicas de Disney de aquellos años.

Sin embargo, una de las grandes virtudes de esta propuesta es que no se limita a brindar un simple refrito de las producciones hollywoodense sino que tiene su propia identidad.

Si bien el diseño de los personajes y las secuencias musicales claramente están influenciadas por las obras de estudio americano, la trama está construida con elementos del folcore y los cuentos de hadas rusos.

Ginger´s Tale está muy arraigada a la mitología de su país y ofrece mucho más que un simple clon de Disney.

La trama tiene como protagonistas a dos chicos Ginger y Potter, quienes empiezan a tener un romance cuendo entran en la adolescencia.

Un día Potter encuentra unas piedras mágicas que le permiten acceder a una gran fortuna y cambiar su vida para siempre.

Sin embargo, el poder de las piedras también corrompen su alma y con la riqueza también se vuelve mucho más frío y cruel.

Ginger entonces emprende una aventura para destruir el hechizo y recuperar a su verdadero amigo.

Una premisa que inevitablemente nos trae al recuedo la relación entre Gerda y Khai en La reina de las nieves, de Hans Christian Andersen.

Desde los aspectos técnicos nos encontramos ante una película hermosa que tiene un poderoso espíritu nostálgico, debido al diseño de los personajes, la ambientación y esos musicales que ya no se ven en Hollywood.

Las coreografias de danza fueron creadas por Irina Kashuba, una popular bailarina rusa.

Ginger´s Tale evoxca esas propuestas de fantasía con la que muchos de nosotros crecimos en el pasado y que hoy desaparecieron de la pantalla grande debido a que no se puede recrear la misma experiencia con la animación CGI.

Si se quiere buscar un antecedente cercano, el espíritu de este film tiene cierta similitudes con la producción española de Netflix, Klaus, que también le hizo justicia a la animación tradicional.

No es larga, dura apenas 88 minutos y se las recomiendo.

Este es el avance.

Publicidad

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.