30 For 30: Bad Boys

Publicidad

Un episodio fascinante de la serie documental 30 For 30 que explora en profundidad la historia detrás de uno de los equipos de la NBA más odiados de todos los tiempos.

Los Bad Boys que fueron parte de los Detroit Pistons entre 1980 y 1991.

En la serie The Last Dance sobre Michael Jordan se trató esta cuestión pero el material de detalla con mayor profundidad los orígenes, momentos de gloria y caída de una formación que trascendió por la práctica del juego sucio y la falta de respeto hacia otros rivales.

Una historia de película que tiene increíbles similitudes con ese gran clásico de culto que es Slap Shot de 1977.

Si nunca vieron ese film, conocido en castellano como Todo vale,  deberían buscarlo ya que es una propuesta muy divertida que además brindó uno de los personajes más famosos de Paul Newman.

La trama giraba en torno a un equipo de hockey sobre hielo de una liga menor, ubicada una deprimente ciudad industrial, que adquiría popularidad y lograba ascender en el torneo gracias a las práctica del juego violento.

Algo que por supuesto despertaba el rechazo del resto de los equipos.

¿Les suena familiar el argumento?

Cuando uno ve en este documental al jugador de los Pistons, Rick Mahorn, desvaneciendo rivales con un un golpe de su antebrazo, resulta imposible no acordarse de las tácticas de los hermanos Hanson, precursores en la ficción del Jordan Rules.

Un ejemplo que encontramos en esta memorable escena.

En la vida real los Pistons no se comportaban con el nivel de desquicio de los Hanson pero la verdad es que tampoco estabn tan lejos.

De hechos las Jordan Rules, que eran las tácticas de los jugadores para detener a Michael Jordan a los golpes, estaban encaminadas por el mismo estilo de juego agresivo.

Obviamente en la película de Paul Newman esto se exagera a través de la sátira.

Sin embargo a medida que empecé a conocer más sobre este período de los Pistons recordé este film permanentemente.

Las tortura físicas y psicológicas a las que Bill Laimbeer sometía a sus rivales en su momento, especialmente a Larry Bird, rompieron todas las normas éticas establecidas y queda claro que el apodo de Bad Boys que recibieron estos jugadores no era en vano.

El documental narrado por el músico Kid Rock, como si se tratara de una historia policial, detalla en profundidad el contexto deportivo y social en el que los Pistons ascendieron en la NBA.

Al margen de los escándalos y la imagen negativa que tuvieron en la liga, el film también reconoce el talento de jugadores notables como Dennis Rodman y en especial Isiah Thomas, quien brinda algunos de los testimonios más emotivos y divertidos.

Para la realización del documental los productores reunieron a todas la grandes figuras que formaron parte de la era de los Bad Boys y que después de muchos años se animaron a dar su versión de los hechos.

Lejos de pedir disculpas por sus acciones o sentir algún arrepentimiento los jugadores reivindican su estilo de juego y destacan los lazos de hermandad que surgieron entre ellos durante esos campeonatos que lideraron.

Otro momento cinematográfico que parece salido de la ficción es la final de los Piston contra los Lakers de 1988, donde Thomas ofreció una ofensiva admirable mientras juagaba rengo con un tobillo lesionado.

Son imágenes que parecen salidas de una producción hollywoodense más que de un partido real.

El documental también indaga en el origen de las Jordan Rules que en un principio funcionaron para detener al jugador de los Chicago Bulls que empezaba a sobresalir en la NBA.

Aunque la gloria de los Pistons duró poco, durante ese breve período le dieron una enorme alegría al pueblo de Detroit que venía castigado por diversas crísis económicas y conflictos sociales relacionados con la violencia.

El final de los Bad Boys luego abriría la puerta al reinado de los Bulls con Jordan y Scottie Pippen, quienes se encargaría de restablecer un estilo de juego más limpio y profesional.

Me encantó este episodio y no es necesario ser fanático de la NBA para disfrutar el tema que se trabaja.

Hasta hace un tiempo estaba disponible en la web de ESPN con subtítulos pero también lo pueden encontrar con facilidad en el puerto de Jack Sparrow.

Un avance de este gran episodio con un momento digno de Slap Shot.

 

 

Publicidad

4 comentarios

  1. Es una joya este documental. Yo creo que desde que salió hace ya unos años se le dio mucho más valor a un equipo que aunque tenía un equipo sólido, sólo contaba con una gran estrella como Thomas y aún así se coló en la época dorada de la NBA con los Lakers de Magic, los Celtics de Bird y postergando la dinastía de los Bulls de Jordan. Creo que ESPN logró con un documental darle una mayor dimensión a un grupo de jugadores y un gran técnico que encontraron la forma de hacer historia dentro de la gran historia del deporte yankee.

    Hugo, tenés agendado ver «Once Brothers»? Me encantaría ver tu reseña.

  2. No lo viste el capítulo de Bruce Lee la semana pasada? Maravilloso, emocionante, se me caían las lágrimas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.