La historia de Carolco (Parte 2)

Publicidad

1990: LA DÉCADA DEL DESCONTROL

En 1988, antes que Andrew Vajna se retirara de Carolco, la compañía hizo historia nuevamente  al realizar la memorable Infierno rojo, con Arnold Schwarzenegger y James Belushi, que se convirtió en la primera película norteamericana en conseguir permiso para filmar dentro de la Unión Soviética.

Una joya absoluta de Walter Hill que conectó a Arnold con esta productora.

El salario que recibió fue de ocho millones.

Dos años después, cuando surgió el proyecto de El vengador del futuro su paga ascendió a 14 millones de dólares, un hecho que en su momento fue noticia en todos los medios de prensa que cubren espectáculos, ya que no había antecedentes de estas cuestiones en Hollywood.

Por entonces el salario de Sylvester Stallone por el fracaso comercial de Condena brutal fue de 15 millones de dólares, cuando el presupuesto general había sido de 24 millones.

Como pueden observar la mitad del costo de un proyecto en Carolco se lo comía la estrella, un tema que generaba mucha polémica en el resto de los estudios.

La compañía había cambiado claramente las reglas del juego.

Mario Kassar entendía que las películas exitosas funcionaban comercialmente cuando tenían grandes estrellas que convocaban público, más allá de los contenidos argumentales.

En su experiencia, cada vez que había financiado proyectos independientes, que se alejaban del concepto blockbuster, el resultado siempre terminaba en una perdida financiera.

Así fueron los casos de filmes brillantes, que consiguieron la aclamación de la prensa pero no vendieron entradas de cine, como Mountains of the Moon (1990), con Patrick Bergin, la historia de horror psicológico Jacob´s Ladder (1990) y de The Doors (1991) de Oliver Stone.

(Jacob´s Ladder que inspiró la franquicia de juegos Silent Hill es una película de terror tremenda que merece una nota aparte.)

Durante el comienzo de los ´90 Carolco tuvo una serie de hits importantes como El vengador del futuro, Terminator 2 y Bajos instintos que superaron las recaudaciones de los 200 millones de dólares.

Sin embargo con estos sucesos también llegaron los problemas, ya que los socios financieros de la productora, como Le Studio Canal y Lightstorm Entertaniment, abandonaron la sociedad debido a las locuras de Kassar.

El problema era que los presupuestos destinados para las películas empezaban incrementarse de un modo considerable, producto de gastos que no tenían nada que ver con cuestiones artísticas.

Durante este periodo próspero, Kassar le regaló autos importados a Schwarzenegger y hasta llegó a comprarle un avión privado para que paseara con su familia.

Este mantenimiento de las estrellas no tenía precedentes en Hollywood y cuando los socios que no compartían estas políticas se abrieron las cosas se complicaron para el productor.

Con toda la plata que había generado Terminator 2 y Bajos instintos para 1993 Carolco ya atravesaba problemas financieros graves, debido a que tenia que asumir por su cuenta los costos de los blockbusters.

En 1993 para sostener la producción de Riesgo Total, con Stallone, la compañía se vio obligada a ceder los derechos de distribución en numerosos territorios a la companía TriStar, que puso la plata para financiar la mitad de la película.

Inclusive Sly cedió dos millones de dólares de su paga de 15 para que se pudieran realizar algunas de las secuencias de acción.

Por consiguiente, aunque Riesgo total fue un enorme suceso comercial que revivió la carrera del actor tras varios fracasos consecutivos, Carolco recibió una mínima ganancia de los 255 millones que obtuvo la recaudación.

Cuando el presupuesto de Cruzadas, la película que volvería a reunir al director Paul Verhoeven con Arnold llegó a los 100 millones de dólares Kassar tuvo que cancelarla porque no había modo de cubrir los costos.

CUTTHROAT ISLAND: EL TIRO DE GRACIA FINAL

En 1994 el panorama de Carolco era bastante negro y Mario Kassar, como el apostador desesperado de un casino, se jugó todo lo que tenía a un proyecto que él consideraba ayudaría a revitalizar su empresa.

Se trataba de una aventura de piratas que contaría con la dirección de Renny Harling, quien venía de hacer Riesgo total.

Las estrellas serían Michael Douglas, que travesaba un gran momento en su carrera luego de Bajos instintos y Genna Davis.

Las cosas salieron mal desde el inicio.

Kassar vendió los derechos de distribución de otros filmes producidos por Carolco como el western Last of Dogmen (Tom Berenger), Stargate y Showgirls para sostener la producción del film

Sin embargo, Michael Douglas se bajó del proyecto para filmar con Rob Reiner , The American President, y la productora perdió varios socios financieros cuando el actor fue reemplazado por Matthew Modine, quien era un gran artista pero no vendía entradas de cine.

Todas las grandes estrellas masculinas de eso días rechazaron el proyecto porque nadie quería hacer una película de piratas que se consideraba un género antiguo que estaba acabado.

El rodaje fue un desastre de proporciones épicas que incluyó una huelga del equipo técnico y postergaciones del rodaje debido a los accidentes que sufrió Geena Davis durante las secuencias de acción.

El presupuesto de 60 millones de dólares con el paso del tiempo escaló a 98 millones y aunque el director Harling puso plata de su bolsillo para terminarla, ya se avecinaba que el destino del proyecto sería complicado.

Lo escribí en la reseña que hice del film hace un tiempo y lo vuelvo a repetir.

Pese a todo los inconvenientes que hubo en la producción, Cutthroath Island (La pirata, como la conocimos en castellano) me parece un peliculón dentro de su género, por la ambición de las secuencias de acción y la labor de Genna, quien además tenía una excelente química con Matthew Modine.

Es una película que la veo en la actualidad (lo hice hace poco) y la disfruto mucho más que cualquier episodio de la franquicia Piratas del Caribe que no le llega a los talones a la obra de Harling en materia de acción.

Lamentablemente fue una obra que se estrenó en el momento equivocado.

Las historias de piratas no generaban interés en el público en 1995 y las heroínas también eran opacadas por las figuras masculinas.

Eso era parte de un problema cultural.

Carolco programó el estreno para la Navidad de aquel año y su dueño jamás pudo imaginar un destino tan trágico ni siquiera en la peor pesadilla.

Cutthroat Island apenas recaudó 10 millones de dólares y se convirtió en ese momento en el mayor fiasco en la historia del cine.

Se estima que la pérdida fue de 147 millones de dolares.

Kassar en la quiebra absoluta cerró la productora y vendió todo el catalogo de producciones y sus derechos a Canal+ por 58 millones de dólares.

LOS PROYECTOS QUE NO PUDIERON SER

Ademas del film Cruzadas de Paul Verhoeven hubo otras dos producciones que Carolco tenía en sus planes y nunca se pudieron concretar.

Una de ellas fue la película de Spiderman, dirigida por James Cameron, que iba a tener a Schwarzenegger, en el rol del Doctor Octopus y Leonardo DiCaprio como Peter Parker.

En la actualidad se puede conseguir en internet los storyboards de Cameron que revelan las ideas que tenía para el film.

Otro proyecto que no llegó entrar en producción fue la comedia Bartholomew vs. Neff, una historia escrita y dirigida por John Hughes con Sylvester Stallone y John Candy como protagonistas.

Hubiera sido interesante ver que salía de esa dupla.

LA RESURRECCIÓN FALLIDA DE CAROLCO

Luego de romper la sociedad con Kassar,  Andrew Vajna fundó en los ´90 Cinergi Pictures, con la que tuvo algunos sucesos, como Tombstone (con Kurt Russell), Duro de matar 3 y el musical de Alan Parker, Evita.

Sin embargo la mayoría de los proyectos fueron fracasos comerciales como Super Mario Bros, Color of Night (Bruce Willis), Nixon, The Scarlet Letter (Demi Moore), Judge Dredd y Deep Rising, del director Stephen Sommers (La momia).

Tras esa mala experiencia Vajna volvió a Hungría donde contribuyó a desarrollar la industria cinematográfica de su país natal. En 1997 produjo la comedia Out of Order que se convirtió en el film más taquillero en la historia de esa nación.

A comienzos del siglo 21 Andrew entró en el campo de los video juegos con la productora Digic Pictures que realizó cortos de animación y trailers para franquicias populares como Mass Effect y Assasin´s Creed.

En el 2002 se reconcilió con Mario Kassar y juntos fundaron C2, la continuación de Carolco con el objetivo de revivir la franquicia Terminator.

Además de producir la serie de televisión Las crónicas de Sarah Connor, la tercera película dirigida por Jonathan Mostow y Bajos instintos 2, el equipo nunca pudo recuperar la gloria del pasado.

En parte porque también habían cambiado los tiempos y la industria de Hollywood.

En el 2015 el productor Alex Bafer compró los derechos de imagen de Carolco y nombró a Kassar Jefe ejecutivo en el desarrollo de los contenidos pero el proyecto de resurrección no prosperó y todo quedó en la nada.

Lo último que se supo es que la empresa cambió el nombre por el de Recall Pictures.

Andrew Vajna falleció a los 74 años el 20 de enero de 2019, a raíz de una falla cardíaca, y numerosos actores lo recordaron en redes sociales.

Por su parte, Mario Kassar, lejos del éxito del pasado y sus locuras financieras, todavía sigue vinculado con el cine.

Su más reciente proyecto fue Foxtrot Six, un film de acción clase B, realizado en Indonesia que se estrenó el año pasado.

Al igual que Cannon Pictures, Carolco fue una compañía producto de su tiempo que tuvo un enorme impacto en la industria de Hollywood y nos brindó momentos inolvidables con películas que hoy son clásicos de la cultura popular.

Volver a revivir la compañía no tendría mucho sentido ya que el mundo del entretenimiento cambió drásticamente.  Hoy se consumen contenidos diferentes y las grandes figuras de la productora están en otra etapa de sus vidas.

Pese a todo, quedan los recuerdos y títulos magníficos de esta productora que tal vez fue víctima de la ambición desmedida de sus directivos.

 

Publicidad

17 comentarios

  1. Cuánta nostalgia Hugo!
    Desconocía totalmente este backstage de productoras y honestamente se trata de una cuestión de la que la mayoría de los espectadores no estamos al tanto.
    Definitivamente la década del 80 y 90 tienen un gustito y tangibilidad que en la industria cinematográfica parece adquirir cada vez más valor en estos tiempos tan digitales, abstractos y etéreos.
    Gracias por el artículo, chin chin por más similares!!!

  2. Se ve que claramente era una epoca donde la apuesta era a las estrellas y no tanto las ideas.
    A diferencia de hoy, donde si bien hay estrellas convocantes, lo seguro es los comics, las continuaciones, las remakes, etc.
    En cierta forma, la idea general (peliculas de acotado presupuesto) me hace acordar a lo que viene haciendo Blumhouse, donde los presupuestos bajos, permiten tener menos riesgo.
    Muy buena nota.
    Saludos

  3. Genial Hugo!! impecable!! «Showgirls» tengo entendido tambien forma parte junto con «Cuthroath Island» parte de la estocada final. Con el tiempo ambas peliculas tienen su publico de culto. Segui con nota de este estilo Hugo!! revivi un monton de pelis de mi infancia loco!, hay mas productoras para despeluchar. Alguns en la quiebra, otras absorvidas por empresas mas grandes,pero en definitiva creo que se va gestando y cristalizando paulatinamente creo que uno de los puntos que a veces sostenemos en este blog: el cambio de paradigma del cine derivado de como las grandes compañias terminan comiendo las independientes (Orion, Miramax, New Line Cinema) y asi,,hasta llegar a el Raton Mickey monopolizando todo. Ojo con esto que surge de tu nota!

  4. Hugo: ¿Viste La letra escarlata?. A mi me gustó e impacto mucho el tema de la hipocresía de esa sociedad
    Como fanática de la saga Silent Hill voy a buscar la película Jacob´s Ladder

  5. Igualmente por lo que decis da la sensacion de que mas que la ambicion demedida lo que mato a la productora fue la desconfianza en esa ambicion por parte de los inversionistas que al fin y al cabo les daba frutos. Esto de cuidar a los actores, poner contratos a largo plazo y apostar por blockbusters de tamaño exorbitado no te suena demasiado actual de hecho?

  6. Entiendo a donde apuntás Alquimista pero no cero que sea la misma situación. Al menos al nivel de delirio al que llegaron los productores de Carolco en materia de ambición.
    La pirata, que reitero no es para nada mala, fue un enorme riesgo en su momento y hoy nadie se la juega de esa manera porque la tendencia es explotar fórmulas que funcionan y ofrecen más de lo mismo.

  7. Supongo que sobreestime el concepto de paronama negro que pintabas para la situacion inmediatamente anterior al proyecto (o subestime el riesgo que tomaron, bah pueden ser las dos tranquilamente).
    Por cierto no sabia que despues los propios creadores estuvieron involucrados en proyectos nuevos de sus IPs, ese es un datazo que no me imaginaba ni de casualidad.

  8. Genial la historia, conocia muy poco de ella! Muy interesante.

    Hablando del raton mickey que lei un comentario, lei que habia rumor de que Disney queria comprar Warner.. Yo dije wtf! De ser cierto la verdad es una bola de nieve corporativa imparable!

    A mi siempre me genero ruido, ya desde la compra de Fox, y palpe esa frustracion al ver que la nueva saga Starwars era desepcionate. (Quitando the mandalorian, que quizas aprendieron a como debian hacer las cosas). Pero terminas sintiendo como si fueran la maquina secuencial que invento Ford en el boom de la era industrial..pero sacando pelis..

    En menor medida lo vi con Marvel (que con sus aciertos y fueron varios) me dio esa impresion.. pero bueno, espero que no se manden tantas macanas como star wars.. Saludos y fichin para otra nota sobre productoras!

  9. aun hoy en dia hay gente en Hollywood que piensa como Mario Kassar, que creen que hacer una pelicula con la estrella del momento atrae mas gente que el argumento de la pelicula, no mas miren en cuantas peliculas sale la Roca

  10. La diferencia es que La roca labura para diferentes estudios y no cobra los salarios históricos que llegaron a tener en su momento Arnold y Sly.
    Igual es un buen caso Juan si hubiera que buscar un ejemplo actual.
    El Johnny Deep de hace unos años con Piratas del caribe también entraría la misma categoría.

  11. Arnie en su momento recuerdo que para T3 cobro 30 palos lo que era una total y absoluta locura en ese momento (hoy lo seria menos por «culpa» de Disney aunque seguiria siendo top five con comodidad). Ahi un poco se nota el espiritu de Kassar dando vueltas en el proyecto.

  12. Excelente nota Hugo.
    Quizás se podría trazar un paralelismo con los comics de los 90 donde se le dio preponderancia a los dibujantes por encima de los guionistas y tipos como Jim Lee y Rob Liefeld ganaron muchísima notoriedad.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.