Sabotaje en la cocina

Publicidad

Entre los numerosos programas de competencias culinarias Sabotaje en la cocina, de Food Network, es mi gran favorito por la vuelta que le dio a este concepto televisivo.

Originalmente se emitió entre agosto de 2013 y y julio de 2017 en Estados Unidos pero debido a su enorme popularidad hasta la fecha sigue vigente en esa señal con contantes repeticiones.

En Latinoamérica también se puede ver por Discovery Home & Health.

Cuthroat Kitchen, su nombre original, tiene una premisa muy divertida.

Cuatro cocineros, que pueden ser amateurs o profesionales, compiten en un torneo por 25 mil dólares, con la particularidad que en este caso les entregan el dinero apenas comienza el juego.

El objetivo es conservar la mayor cantidad posible de esa suma sin invertirlo en las tentadoras subastas que ofrecen opciones para arruinarle la experiencia a los rivales.

Los participantes deben cocinar una entrada, el plato principal y un postre, con la particularidad que el conductor Alton Brown (un referente del ambiente culinario) los obliga a participar de las subastas con propuestas alocadas para complicarles la experiencia.

Los chefs pueden utilizar los elementos de sabotaje que van desde la elección de los elementos para cocinar o circunstancias, como por ejemplo elaborar todo un plato adentro de un pelotero.

Un aspecto muy atractivo del programa es que por los general, al menos en el 99 por ciento de los episodios que vi, los competidores son cocineros que tienen un ego insoportable.

Por consiguiente, cuando se encuentran frente a otros profesionales de su clase, las rivalidades se vuelve brutales.

Cada uno muestra sus miserias con el objetivo de arruinar al otro y esto abre dos caminos interesantes.

Por un lado si no gastás plata en las subastas los otros te comen crudo con los peores sabotajes, pero si invertís demasiado también puede pasar que ganes el desafío y te quedes con muy poca dinero.

Más allá de los contratiempos alocados que deben enfrentar los cocineros es interesante ver como responde cada persona ante las adversidades.

Los platos son evaluados por un crítico que desconoce las circunstancias en la que los cocineros prepararon las comidas.

Muchas veces sucede que el cocinero que le complicó la vida a sus rivales y trabajó sin problemas es eliminado por el crítico ya que el plato no fue bueno y aquel que pasó por un infierno con los sabotajes gana porque lo elaboró mejor.

En otros casos los sabotajes son tan duros que directamente es imposible que puedan ofrecer un producto decente y quedan muy mal parados.

El nivel de estrés y competencia que propone Sabotaje en la cocina es diferente al de las propuestas tradicionales del género y eso lo hace tan divertido.

También suma muchísimo la conducción de Alton Brown, cuyo cinismo y humor ácido hace que el espectáculo sea más entretenido todavía para los espectadores.

Si nunca vieron esta serie recomiendo que la busquen porque es genial y no tiene nada que ver con los shows culinarios que abundan en la televisión.

Un avance del programa.

 

 

 

Publicidad

3 comentarios

  1. Un placer culpable, que yo tengo, es Forge in Fire ( Desafió sobre Fuego), no esta relacionado con la cocina ni ahí, sino con el mundo de la herreria y la metalurgia, pero esta bueno, porque es un Reality con cierta caballerosidad…lo pasan por History Channel. Por otro lado, es increible en lo que han degenerado canales tales como Discovery ( y sus asociados), History…NatGeo esta apunto de caer tambien.

  2. Soy un abonado a los de cocina, recuerdo que armaste un post sobre esta «burbuja divina» jaja! Ahora mi favorito es Cocineros vs Impostores, que tenés de todo. Buscaaré este porque me divierte la idea.

    Sobre programas de concursos, también estoy con LegoMasters -la versión americana-. El otro día se despacharon con 2 puentes que cada uno se bancó 1000 lbs y podían bancarse un poco más. Desafíos muy locos, encima lo conduce Will Arnett. Es otro estilo de programa -mucho loco lindo y muy compañeros entre sí-, pero es una locura las cosas que hacen.

    Para los que gusten, de Netflix recomiendo: Sugar Rush, Nailed It! y Zumbo’s Just Desserts. La otra vez con mi mujer vimos uno sobre sopladores de vidrio, pero es INDIGNANTE como termina. Creo que Reddit jamás vi tanto enojo frente al final de un programa e inclusive firmaron peticiones online para que lo cambien. La premisa era buena, lástima las decisiones…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.