Reseña de Los miserables

Publicidad

Calificación: A

 Los miserables ofrece uno de los mejores dramas policiales que llegaron a la cartelera en los últimos años y tiene bien merecido todos los laureles que recibió hasta la fecha.

La ópera prima en la ficción del documentalista francés Ladj Ly obtuvo un premio especial del jurado en el último Festival de Cannes y hace poco compitió por el Oscar en la categoría de Mejor película extranjera.

Lamentablemente tuvo la desventaja de enfrentarse en ese rubro al film coreano Parasite que fue la gran elegida de este año.

Para los amantes del género, en especial de la rama de procedimientos policiales, es un film imperdible que retrata como mucho realismo la tensión cotidiana y el mundo violento y desquiciado con el conviven habitualmente los miembros de una brigada.

El trabajo de Ly toma una profunda influencia de Ciudad de dios, de Fernando Meirelles y muy especialmente del cine de Antoine Fuqua (Día de entrenamiento) y David Ayer (End of Watch).

De un modo similar al que los realizadores norteamericanos mencionados filmaron sus trabajos en el peligroso barrio de South Central de Los Ángeles, el director francés nos transporta al suburbio decadente de Montfermeil en París, que revela la cara más oscura de la sociedad de ese país.

Una localidad que por lo general no suele tener representación en las producciones cinematográficas modernas pese a contar con un antecedente histórico en la literatura, como fue Los miserables, de Víctor Hugo.

La gran paradoja con la que juega el director en su film es que los conflictos sociales que se exponían en la novela no son tan diferentes a los que se viven actualmente en las mismas calles de ese barrio.

Durante el desarrollo del conflicto hay numerosas referencias a la obra de Hugo que se establecen como un espejo del drama social que tiene Francia en la actualidad con los inmigrantes.

La propuesta del film no pasa por narrar la investigación de un misterio a través de un thriller sino más bien por explorar las temáticas de la brutalidad policial y la tensión social que se vive en el barrio de Montfermeil entre las diversas etnias que integran esa comunidad.

En ese sentido el tono del relato está más en sintonía con lo que solía ser la serie norteamericana The Wire que tenía un tratamiento del género similar con una realización más cercana al documental.

La dirección de Ly retrata las dos caras del conflicto.

Por un lado la existencia de un estado ausente que ignora a un sector de la población y potencial el aumento de la delincuencia juvenil y la impunidad con la que se desenvuelve cierto sector de la policía que genera más violencia en lugar de prevenirla.

A partir de la presentación de los protagonistas la tensión incrementa paulatinamente hasta estallar en el intenso clímax con el que termina la película.

En estos días donde el género policial encuentra sus mejores exponentes en la televisión, Los miserables es una gran película para no dejar pasar en el cine.

 

 

Publicidad

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.