Reseña de Echo in the Canyon

Publicidad

Una de mis películas favoritas de este año que ya vi dos veces antes de publicar esta nota.

Se trata de un gran documental producido por , líder de la banda The Wallflowers, sobre los orígenes de ese movimiento artístico tan especial que surgió a mediados de los años ´60 en la región de Laurel Canyon en California.

Tras la irrupción de los Beatles en Estados Unidos muchos músicos viajaron a esa zona de Los Ángeles donde se encontraban las discográficas populares con la intención de emularlos.

Sin embargo, esa comunidad de artistas que emergió en el lugar terminó por gestar una serie de colaboraciones que darían origen a varios de los discos emblemáticos y más creativos que aparecieron en ese período.

Figuras como The Mamas and the Papas, Bufallo Springfield, The Byrds y los Beach Boys especialmente crearon canciones que se convirtieron en clásicos importantes de esa década.

La película dirigida por Andrew Slater no sigue la estructura clásica del documental de historia, sino que más bien funciona como una celebración de lo que fue el movimiento musical de Laurel Canyon.

Su origen fue prácticamente accidental.

En septiembre de 2015 Jakob Dylan grabó un cover junto a Cat Power del tema de la banda The Turtles, You Showed Me, para ser difundido en internet.

Ese contacto con la música de los años ´60 lo llevó a explorar el género y un mes después organizó un concierto donde celebró los 50 años del origen del movimiento de Laurel Canyon, en el que participaron colegas amigos de él como Beck, Regina Spektor, Fionna Apple y Jade Castrinos, integrante de esa gran banda de culto que que fue Edward Sharpe and the Magnetic Zeros.

A su vez ese show dio origen a un disco de duetos con covers de temas clásicos de ese período en el que participaron los artistas mencionados, además de Norah Jones, Eric Clapton y Neil Young, que se convertiría en la banda sonora del film.

El documental combina imágenes del recital del 2015 con el backstage de la grabación del disco y entrevistas que Dylan le hizo a Clapton, Ringo Starr, Brian Wilson de los Beach Boys, Graham Nash, David Crosby, Jakson Browne, Michelle Philips (la última sobreviviente de The Mamas and the Papas), Roger McGuin (The Byrds), Stephen Stills y Tom Petty en la última nota que grabó en su vida.

El film está dedica a su memoria.

Echo in the Canyon es una producción realizada por gente que no tenía ningún antecedente en el cine y lograron concebir un documental espontáneo y honesto que trata temáticas muy interesantes.

Entre ellas sobresale el tema de la camaradería que existía entre los músicos que eran vecinos de esa zona y cuyos trabajos se influenciaban entre sí.

El modo que en que describen el funcionamiento de la inspiración artística es muy interesante.

Por ejemplo, Rubber Soul de los Beatles que surgió en 1965 tuvo una enorme influencia en el revolucionario Pet Sounds de los Beach Boys, de 1966, que a su vez inspiró la creación de Sgt.Pepper Lonely Heart Club Band, muy especialmente en los referido a los elementos psicodélicos.

Algo que el propio Ringo Starr reconoce en este film.

Obviamente a Jakob lo ayudó bastante ser el hijo de Bob Dylan a la hora de conseguir todos estos entrevistados, pero habla del respeto que le tienen a él (y se nota en la película) el hecho que decidieran participar del proyecto.

Dylan no pretende ser periodista en la charla con los artistas sino que mantiene conversaciones espontáneas con ellos y lo más importante es que los deja hablar sin interrumpirlo con estupideces.

Hay varios momentos grandiosos en esta película.

Entre ellos se destaca el dueto de Jakob con Jade Castrinos  en el cover de Go Where You Wanna Go (Mamas and the Papas) que consigue emocionar a la propia Michelle Philips.

La interpretación de Jade especialmente es excelente y la energía que le puso a las interpretaciones en vivo durante el concierto de 2015 inclusive consiguió opacar a figuras más conocidas como Fiona Apple y Regina Spektor.

Habla de lo mal que funcionan las cosas en la industria de la música el hecho que esta chica no tenga un contrato con ninguna discográfica importante y ella se desempeñe en el circuito independiente.

Echo in he Canyon al menos logró darle la difusión que se merece.

Otra particularidad interesante del film es la conexión que establece Dylan entre los músicos de Laurel Canyon y los artistas de su generación que se vieron influenciados por todos esos discos que surgieron en aquellos años.

Hay muy buenos momentos donde discute estas cuestiones junto a Regina Spector, Beck y Cat Power.

Una crítica que se le hizo a este film en los medios es que excluye toda mención a Jim Morrison y Joni Mitchell , quien fueron parte ese movimiento cultural.

En el caso de Mitchell, su disco Ladies of The Canyon, de 1970, tiene una referencia directa a esta cuestión.

Jakob explicó esta cuestión en un muy buen podcast que grabó con el músico Joseph Arthur y que se encuentra disponible en You Tube.

El film se centra especialmente en los orígenes y esos primeros artistas que formaron parte del surgimiento cultural de la región, que se desarrolló entre 1965 y 1967,

Morrison y Mitchell recién se incorporaron en la etapa final del movimiento a partir de 1968 donde la zona se volvió más oscura debido al descontrol con las drogas.

Por ese motivo la película omite sus contribuciones.

Me encantó este documental y lo recomiendo junto con su banda de sonido que se encuentra disponible en Spotify.

Para los amantes de la cultura pop de los años `60 y en especial de la música de ese período es una propuesta imperdible.

Este es el avance.

Publicidad

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.