Band of Brothers/The Pacific: Parte nueve

Publicidad

: Why We Fight

En la extensa filmografía que abarca la temática del Holocausto judío el tema se trabajó desde todas las ópticas posibles en las última décadas.

Intentar hacer algo diferente a esta altura es casi imposible y por ese motivo el penúltimo episodio de Band of Brothers sobresalió especialmente dentro de la miniserie.

Finalmente la invasión de las tropas aliadas se concretó en Alemania y el fin de la la guerra es inminente.

La primera parte de este relato se centra en el Capitán Nix, interpretado por Ron Livingston, quien es degradado de su rango debido su alcoholismo que no es bien visto por sus superiores.

La historia de Lewis Nixon es realmente increíble y si se hubiera inventado para una película el guión probablemente hubiera sido rechazado por ser considerado inverosímil.

Nos referimos a un militar que sobrevivió el Día D, la Batalla de Carentan, la Operación Market Garden y la Batalla de las Ardenas en Bastogne sin disparar un tiro.

Lo increíble de esta historia es que Nix acompañó todo el tiempo a la Easy Company en las diversas misiones en Europa y estuvo cerca de los frentes de combate pero nunca llegó a disparar un arma.

En la Batalla de Carentan los alemanes casi le volaron la cabeza con una ametralladora. La bala atravesó su casco y apenas le dejó una raspadura.

Durante el intenso bombardeo que sufrieron los norteamericanos el capitán estuvo con el resto de la unidad en las trincheras pero las explosiones no lo tocaron.

En la Operación Varsity, que se retrata en el segundo capítulo, donde los comandos de paracaidistas invadieron el territorio alemán, el avión en el que viajaba recibió un impacto directo.

Todos los soldados murieron excepto Nix y otros tres compañeros.

Si se recopilaran todas las experiencias que vivió realmente parece una exageración hollwyoodense pero fue real y es un caso que despierta muchísima curiosidad.

Nix también quedó en el recuerdo por haberse robado literalmente toda la bodega de vinos que pertenecía al oficial nazi, Hermann Goring.

La segunda mitad de esta capítulo es brillante y tiene la particularidad de retratar el descubrimiento de los campos de concentración desde la perspectivas de los soldados.

Lo interesante del relato es que describe la experiencia desde la perspectiva de los militares que descubrieron el centro de prisioneros en la localidad de Landsberg.

El impacto emocional de no entender lo que había ocurrido en ese lugar ni los extremos de la perversión nazi es muy impactante.

La escena del descubrimiento además está muy bien realizada porque se plantea como una simple patrulla de exploración que se topa con un horror que nadie podía concebir en ese momento.

Cabe destacar en este episodio la participación de un irreconocible Tom Hardy en su debut actoral, previo a ser famoso y su paso por el fisicoculturismo que claramente cambió su apariencia.

También se puede ver entre los extras de un modo más claro a un joven Michael Fassbender, quien intervino en varios episodios con un rol muy limitado ya que se trataba de su segundo trabajo como actor.

THE PACIIFC: OKINAWA

En el Pacífico la guerra también llega a su fin y esta miniserie se despide con una de la recreaciones más perturbadoras que se registraron en el género belico sobre este conflicto.

La trama de este relato se enfoca en la Batalla de Okinawa, que tuvo lugar entre el 1 de abril y el 22 de junio de 1945.

Un combate que quedó en el recuerdo por las brutales tácticas que implementaron los japoneses y llegaron a  desconcertar a los norteamericanos,

Las fuerzas japonesas usaron niños en los combates y parte de la población civil, entre ellos ancianos y mujeres, como carnada para emboscar a los soldados con explosivos.

Este episodio describe con un realismo bastante perturbador  la barbarie que se llevo a cabo en lo referido a esta custión y el grado de deshumanización que atravesaron los soldados de ambos bandos.

Una cuestión que se desarrolla especialmente desde la mirada de Eugene Sledge, aquel novato inocente de los primeros episodios que en esta instancias de la historia termina convertido en un psicópata más.

Toda su búsqueda de redención durante el desarrollo de la trama brinda momentos dramáticos muy impactantes.

La dirección de Tim Van Patten en este episodio en particular lo consagró como uno de los mejores realizadores de la televisión en la actualidad.

Su tarea a la hora de construir situaciones de suspenso es formidable y complementa muy bien las escenas de violencia extrema con los aspectos dramáticos de la historia.

Todo este episodio tiene lugar durante secuencias nocturnas o de tormenta que le dan al relato un clima desolador.

Hacia el final sale el sol en Okinawa cuando la carnicería llega a su fin. Una situación que se contrasta con la noticia de la  detonación de una bomba que había evaporado una ciudad japonesa.

El final de la odisea del Pacífico deja todo listo para la conclusión de esta miniserie que dejó a más de un espectador emocionalmente agotado.

 

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.