Reseña de Shaft 2019

Publicidad

Calificación: D

La nueva versión de es como el tío borracho en una fiesta de casamiento que hace payasadas y tal vez nos hace reír, pero al mismo tiempo agradecemos que no sea parte de nuestra familia porque da vergüenza ajena.

Una nueva entrega de este ícono del Blaxploitation, que surgió prácticamente de la nada.

No tuvo demasiada promoción y en los Estados Unidos y Canadá se estrenó el mes pasado en las salas con muy pocas copias, donde duró una semana en cartel.

El estudio Warner decidió delegar la distribución internacional, por no decir sacarse el muerto de encima, en Netflix que la incorporó  hace poco en su programación.

Este capítulo de la franquicia originada en 1971 es una propuesta realizada por gente que no se molestó en ver las historias previas ni tienen idea del género al que pertenecen.

El thriller policial en este caso quedó distorsionado por la comedia idiota trabajada con un estilo de humor que atrasa 50 años.

Los televidentes habituales de Polémica en el bar o aquellos que nunca vieron en su vida una entrega de Shaft tal vez la aprecien de otro modo, ya que no cuentan con referencias.

La dirección quedó a cargo de Tim Story (Los cuatros fantásticos) mientras que el patético guión fue responsabilidad de Kennya Barris (Black-ish) y Alex Barnow (Family Guy).

La trama tuvo la intención de desarrollar una Buddy Movie centrada entre Shaft y su hijo, interpretado por Jessie Usher (Día de la independencia 2), quien es el protagonista del relato.

Junior fue abandonado de chico por el detective privado y la crianza quedó en manos de su madre.

El joven tiene una personalidad diferente a la de su progenitor. Cuenta con una educación universitaria, trabaja como analista del FBI y no se lleva bien con el uso de las armas de fuego.

Cuando un amigo suyo resulta asesinado el chico acude a su padre para intentar resolver el caso por su cuenta.

Esta línea argumental es la excusa para desarrollar una comedia que intenta explorar la brecha generacional entre Shaft y la juventud de la actualidad.

El tema con este film es que en su intención de ser políticamente incorrecta, de la manera más burda posible, el humor cae permanentemente en chistes agresivos contra todo lo que no comulgue con la ideología del machismo radical.

El concepto del film básicamente es que todos los millennials son maricones y esto genera un enorme problema.

Samuel Jackson, ni siquiera interpreta al detective clásico, sino a una sátira de sus personajes en el cine donde expresa el termino «mother fucker» cada diez segundos.

Durante toda la trama el falso Shaft humilla permanentemente a su hijo con chistes homofóbicos y racistas que no tienen gracia.

Junior es considerado «un puto blanco» por la manera en que se viste, su falta de agresividad y el hecho de haber sido criado por su madre.

Salvo que seas fan de los viejos programas de television de Gerardo Sofovich o padezcas un Chenobyl neuronal, la verdad que cuesta bastante engancharse con este estilo de comedia.

Yo entiendo que la corrección política se volvió infumable en el cine y es necesario un respiro de eso,  sin embargo este enfoque que contiene el humor del film no aporta nada positivo.

La película presenta un tratamiento misógino de todos los roles femeninos que llega a ser bastante denigrante.

El relato de Story no pasa tanto por el misterio policial sino por el proceso de conversión de Shaft hijo, quien progresivamente abandona su identidad de «puto blanco» para transformarse en el verdadero macho negro que demanda su padre.

Por consiguiente, la chica que no le prestaba atención recién se enamora de él cuando interviene en una secuencia de tiroteo estúpida en la que el protagonista se amiga con las armas de fuego.

El problema de esta película es que reivindica la vieja cultura machista responsable de los casos de bullying en los colegios y el drama de la violencia de género, asociada con estas conductas.

El peligro de entender la masculinidad de esta manera es que cualquier pibe que no se identifique (por el motivo que sea) con esta construcción social termina siendo un blanco fácil de los agresores.

Por consiguiente, se considera maricón al que no destrata las mujeres o no sigue los hábitos de consumo que impone la manada de la «verdadera masculinidad».

Ya sea por el corte de pelo, la ropa que  viste o la música que escucha.

Los críticos de raza negra en Estados Unidos le saltaran a la yugular al director y los guionistas por esta cuestión y plantean un debate que es muy interesante.

¿Qué significa realmente ser negro?

En la película todos los personaje afro-americanos educados que tratan con respeto a las mujeres son considerados maricones y se apremia al macho que las trata mal.

Aunque la trama intenta trabajar esos estereotipos desde el humor no funciona porque todo las situaciones que se presentan resultan deprimentes.

La sociedad en la actualidad avanzó muchísimo en estos temas y por ese motivo el pseudo Shaft del 2019 se siente anticuado y genera tristeza más que gracia.

Sobre todo porque en la vida real hay gente que todavía sigue muriendo por toda esta cultura de mierda que la película abraza.

La brecha generacional que plantea el argumento se podía haber trabajado de un modo más constructivo.

Un ejemplo claro lo encontramos en la serie Cobra Kai que con más neuronas se opone a la corrección política de Hollywood.

El personaje de Johnny Lawrence es un dinosaurio de los años ´80 que también  presenta actitudes racistas y misóginas, pero es un tipo que no tiene maldad y uno llega a comprender sus falencias.

En las dos temporadas que se hicieron hasta ahora no vas a encontrar un solo episodio donde humille a su hijo por tener una personalidad diferente.

Inclusive cuando tiene que fumarse con toda la bronca del mundo que Robbie estudie karate con LaRusso, respeta las elecciones del chico y si alguien le cuestiona esta situación enseguida corta el tema.

Por el contrario, el nuevo rol de Jackson termina siendo un tarado agresivo que simplemente destila odio sin razón y eso arruina por completo el rol que interpretó en la película del 2000.

La dirección de Tim Story

La obra original de 1971 también tenía un foco importante en la exaltación exagerada de la masculinidad y el protagonista poseía ciertos rasgos misóginos que eran parte de la cultura de ese momento.

El famoso tema musical de Isaac Hayes lo presentaba como una legendaria máquina sexual que le daba una identidad a este personaje que no tenía precedentes en las producciones de Hollywood.

Para la comunidad negra representaba una fantasía de libertad que estaba más cerca de la ficción que de la realidad, pero se celebraba porque era algo diferente en el cine.

En el 2000 el director John Siglenton presentó una versión más moderna y moderada del detective con la encarnación que intepretaba Samuel Jackson. Una película que con todas sus falencias al menos entendía el género del que provenía esta propuesta.

La propuesta de Story  se desarrolla por el camino contrario y es un desastre por donde se la mire.

Con el mismo presupuesto que Keanu Reeves produce una entrega de John Wick acá nos encontramos con una película que parece un piloto de televisión de los años ´90.

Hay una escena donde Shaft conduce un auto junto a su hijo y se nota de manera obvia que detrás de ellos hay una pantalla verde porque la filmación no se llevó a cabo en exteriores.

Las secuencias de acción son de una realización muy pobre y ni siquiera consigue darle un poco de emoción a la trama que desde los aspectos policiales es mala.

El film levanta un poco en los últimos 10 minutos cuando se incorpora Richard Rountree, el Shaft original, que ahora es presentado como el padre del rol de Jackson.

Nunca se explican por qué antes los personajes tenían el vínculo de tío y sobrino pero tampoco importa demasiado.

En la primera escena de Jackson, su personaje parece con la cara manchada de fluidos vaginales luego de complacer a su amante, un detalle que marca el tono que tendrá la comedia con otras situaciones escatológicas.

La realidad es que esta película es cualquier cosa menos una entrega de esta franquicia.

Podría haber tenido otro título y daba igual porque no es otra cosa que una comedia pedorra con una ideología que hoy resulta anticuada.

El insulto final a la franquicia lo añadieron con el patético cover del tema famoso del personaje que es una falta de respeto imperdonable a la memoria de Isaac Hayes.

Publicidad

16 Comentarios

  1. Viendo lo que hicieron con el genero de explotacion de accion me hace lamentarme aun mas que nunca tuvimos segunda parte de «Black dinamite» siendo una parodia del genero entendio mucho mejor como traer a estos tiempos el concepto de «el hombre negro» alguien valiente, fuerte, que se la juega por sus hermanos, que puede tener sexo y ser una maquina sexual pero aun así defender y respetar a las mujeres

  2. Me sorprende muchisimo que alguien ue trabajo cono guionista de blackish caiga en un guion como el que describis Hugo.

    Que oportunidad perdida la verdad

  3. Chernobyl neuronal es simplemente brillante. Empecé a ver la película con cierta expectativa, pero realmente no la terminé. Desastre monumental que empaña un personaje querible y que mancha al propio Jackson por prestarse a estos espectáculos penosos.

  4. Sabia que la ibas a matar pero sinceramente yo lo vi desde una optica inversa,. La pelicula claramente no intenta rescatar mas que los personajes para ofrecer una comedia que en materia de humor puede atrasar pero hoy en dia se muestra como una luz en la oscuridad que esta dejando el CP dominante con el que tambien se atreve a jugar. Aun asi si bien creo esto me parece que las comparaciones son mas que odiosas directamente equivocadas, maneja un humor simple (y en mi opinion efectivo) y nunca cruza la linea y esto en mayor parte por que en este tipo de historias suelen mostrarnos a un heroe perdido en los nuevos tiempos teniendo que aprender de ellos o llevandoselos puestos (las ultimas entregas de Die Hard y en especial la cuarta son un ejemplo de ello) mientras que aca el Shaft de SLJ (incluso el Shaft original que creo podrian haberselo guardado en los trailers) se desenvuelve sin problemas.
    A mi particularmente Shaft me parecio un buen collage que si bien deja muy atras a las peliculas anteriores (en especial las originales) es sincera desde el comienzo y ademas de rescatar a los personajes pone a SLJ en su zona de confort lo que para algunos es algo siempre bueno.

  5. ¿Están seguros que es de 2019 y no es un piloto perdido de una pelicula de los ’70?

    Mirá que podés rebatir de mil formas a los snowflakes y la hartadora corrección política de los ChernoFunko -otro insulto, Hugo jaja-, pero ¿así? es justamente lo que critican!

    No entiendo la necesidad de Samuel L. Jackson de quemarse con películas así. Te arma un villano GENIAL en Kingsman y después te sale con una parodia pedorra de él mismo.

    En fin… descartadísima de ver. Gracias por el sacrificio, Hugo!

  6. Perdon por el OT, pero creo que no es tan OT. Esa costumbre de Warner de echarle los «muertos» a Netflix ( y la de netflix de hacerlo para inflar su catalogo), AT&T ( dueña de Warner) anuncio que el año entrante lanza HBO Max, que va a ser su servicio de Streaming, en el que al parecer, va aunar todo lo que hoy tiene en varias otras plataformas ( HBO GO, DC Universe,etc) durante este año, muchas series que netflix tenia y que son de Warner, van abandonar la plataforma de NEtflix…Estimo que estos «muertos» los empezara a mandar ahi tambien

  7. Alquimista, Shaft 2019 es una película pensada para vos y tiene su lógica que la defiendas. El hecho que compares el concepto de las últimas entregas de Die Hard con esto anula cualquier posibilidad de debate. No es serio.
    Promueve una ideología nefasta y es malísima como propuesta de acción y policial. Una cosa es hacer una película irreverente que desafíe la corrección política y otra muy distinta es salir con esto que atrasa 50 años.
    Shaft 2019 deja mal parado hasta quienes la defienden.

  8. Ayer vi una de las pocas entrevistas que dio Jackson por esta película y me dio la sensación que él sabe que se fueron al carajo. De hecho contó que mientras la filmaban les preguntaba a los productores si estaban seguros de incluir ciertos diálogos porque sentía que era demasiado.

    No parece ser una película de la que esté muy orgulloso.

  9. Leyendo la crítica, también la relació con Black Dynamite, pero con la serie animada que pasan en Adult Swim. Sería como el live action, pero mal hecho, podría ser la Dragon Ball Evolution de esa serie animada

  10. La comparacion solo fue en terminos de presentar a un personaje anticuado dentro de un contexto moderno (igual entiendo que ya estuvieras aburrido para la decima linea).

    Igual mas alla de eso tambien esta el temita de promover tal o cual cosa, sinceramente te felicito por estar de un lado semi contrario al del correccionismo politico y no haberte hartado de ello y aclaro que no es sarcasmo ni nada por el estilo. Lo unico que creo es que mas alla de algunas cosas en particular la pelicula no es tan extrema como la pintas y de hecho no presenta cosas muy diferentes a las que ya se veian antes, en todo caso cuando todo es blanco el gris parece confundirse con el negro.

  11. Alquimista siempre te estancás sólo en el pantano defendiendo lo indefendible. Esta es la parte donde te ponés pesado.La película abraza una ideología nociva que s encima es retrógrada y no se trabaja bien ni de la comedia ni el concepto de sátira que propone. Es horrenda por donde la mires.
    Que la corrección política de estos días sea molesta no es un argumento válido para defender una basofia de este estilo.

  12. Entiendo tu bronca con la peli pero con todo respeto me parece que te fuiste un poquitito de tema. A mi en lo personal la peli me gusto pero tampoco cuando termino la peli le dije a mi novia ¨Servi para algo, hacete unos mates¨ o le dije a mi cuñado que esta todo el santo dia con la notebook ¨deja de boludear con los jueguitos y buscate alguna mina!¨; justamente porque es una peli que yo por lo menos no me tome en serio, y por mas nociva que sea como ideología, ¿crees que los pibes se van a interesar en un personaje de hace 50 años y van a tomar como modelo? no creo, están mas preocupados en pelearse por las redes con quienes consideran ¨cavernarios¨ a quienes se quejaron de la decision de la sirenita morena (por decir un ejemplo) pero dudo que vayan a comprar la entrada cuando se estrene, no practican en la vida real lo que predican en las redes. La sociedad avanzo mucho como decis, pero también se volvió toxica en su forma de predica con la corrección política y los pone a la altura de lo que quiieren combatir. Repito, entiendo que a lo mejor no te gusto toda esa cuestion pero no comparto para nada que por esta peli uno a va a destratar a las mujeres o putear a los millenials. Es como que me digan que porque escucho metal soy malvado porque en las letras hablen de adorar al demonio! Aclaro que solo justifico y defiendo lo que pienso, no a la peli en si; es mas, me preguntas por una escena puntual y ya la olvide! Eso solo una opinión lo mio nomas que no pretende cambiar la tuya para nada.
    Saludos!

  13. Christian creo que mucha gente que defiende a Shaft lo hace más por el hartazgo que tienen frente a la corrección política de estos días, al tomar esta producción como una válvula de escape, que por su contenido en sí.
    Seguramente los pibes no van a tomar como modelo la ideología que propone Shaft, pero en la reseña del film no se puede ignorar esta cuestión.
    La nota es tan explícita que sería redundante resaltar lo mismo.
    Al margen del desastre que hicieron con el personaje y su calidad artística, la ideología que abraza en su contenido es complicada de defender.
    Que te guste esta película no significa necesariamente que destrates a las mujeres, pero eso no quita que su interpretación de la masculinidad sea nociva.
    Lo que yo critico es el modo en que se abraza una cultura machista que genera desde hace décadas situaciones peligrosas y que hoy se están intentando cambiar.
    A mi la gente que le gusta Shaft me tiene sin cuidado, lo que me preocupa que haya gente que produce estas cosas en el 2019.
    La irreverencia contra la corrección política se puede trabajar de un modo menos agresivo.
    ¿Querés un par de ejemplos?
    Probar mirar un par de capítulos de la serie animada de BoJack Horseman o la propia Cobra Kai, que seguro viste, y dan cátedra en esta cuestión sin la necesidad de irse a la mierda.
    Por lo menos quienes nos desempeñamos en medios de comunicación no nos podemos hacer los boludos con estas cosas. Reitero, sobre todo cuando la cultura que celebra la película es la que está detrás de situaciones jodidas.
    Lo que haga la gente con el film o como lo tome es otro tema.
    Saludos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.