Band of Brothers/The Pacific: Parte 5

Publicidad

: Crossroads

Un episodio muy interesante de Band of Brothers no sólo por la temática que trató sino por la calidad de su realización.

La dirección corrió por cuenta de Tom Hanks, quien no había incursionado en este campo, salvo por un capítulo de la miniserie De la Tierra a la Luna (1998), desde su ópera prima,The Wonders, en 1996.

En esta producción presentó un trabajo excelente dentro de este relató donde exploró los recursos de la narración no lineal y el flashback.

La primera parte se centra en un reporte que escribe Dick Winters sobre una misión en la que experimentó una situación traumática, al tener que matar un joven soldado alemán a sangre fría.

Hanks desarrolla este hecho con una narrativa no lineal para incrementar la tensión y construir con misterio este hecho que deja secuelas psicológicas en el protagonista.

La edición es impecable y a medida que se desarrolla el reporte militar el espectador descubre el contexto en el que se desarrolló esa situación.

Un misión de la Easy Company que tiene como telón de fondo la Operación Pegasus que no contaba con antecedentes en el cine.

El objetivo de esta campaña fue la de evacuar a los soldados que habían quedados en territorio enemigo, tras la Batalla de Armhem que les permitió a los alemanes retener el puente que facilitaba el principal acceso a Berlín desde Holanda.

En la segunda mitad del episodio Hanks presenta uno de los momentos más aterradores de toda la miniserie.

Tras un breve descanso la unidad de Winters es convocada a la localidad de Bastogne donde tendrá lugar la mayor batalla sangrienta de la Segunda Guerra Mundial.

Con muchos detalles el director narra la inquietante previa de ese combate que presentó un panorama lúgubre para las tropas norteamericanas.

A la falta de municiones se sumaba la carencia de alimentos y la vestimenta adecuada para enfrentar las bajas temperaturas del invierno belga.

Cuando la Easy Company se establece en el lugar se encuentran con el resto de las unidades que se retiran derrotados tras la implacable ofensiva alemana.

Cabe destacar el cameo del comediante Jimmy Fallon, en un inusual rol serio, donde asiste con municiones a las tropas de Winters antes de la partida.

Esa toma final que presenta Hanks con la compañía militar marchando a pie a un infierno donde no tienen demasiadas chances de sobrevivir califica en mi opinión como uno de los momentos más intensos y aterradores de Band of Brothers.

Lamentablemente pasarían otros diez años hasta que el actor retomara la dirección en la olvidable comedia romántica Larry Crowne, estrenada en el 2011.

Una pena que Tom no hagas más cosas como realizador ya que en sus pocos antecedentes demostró tener un gran dominio de la narración.

: PELELIU LANDING

Al completar la mitad de esta miniserie no quedan dudas que se se trata de una de las producciones más deprimentes y oscuras en la historia del género bélico.

En esta propuesta Tom Hanlks y Steven Spielberg, los productores principales, optaron por despojar de todo tinte patriotero al retrato de este conflicto, para concentrarse en los aspectos más psicológicos del horror de una guerra.

Desde las condiciones paupérrimas en la que conviven los marines al retrato brutal de las batallas, todos los aspectos de la trama dejan permanentemente al espectador en un estado permanente de bajón emocional.

Creo que esta también fue una de las causas por la que The Pacific no tuvo el mismo impacto en el público cuando se estrenó en el 2010.

A diferencia de Band of Brothers que las podes repasar varias veces y la disfrutás,  los posteriores visionados de esta producción son muy complicados por el tono lúgubre que le dieron a los episodios.

Pese a todo, en este relato los productores finalmente demostraron por qué la propuesta tiene el récord de ser la miniserie más cara en la historia de la televisión con el extraordinario retrato de la Batalla de Peleliu, desarrollada ente el 15 de septiembre y el 27 de noviembre de 1944.

Un hecho que sirve en la trama para retratar el bautismo de fuego del marine Eugene Sledge.

Una secuencia estupenda que estuvo a cargo del director Carl Franklin, recordado por el policial negro con Denzel Washington, El demonio vestido de azul (1995).

Franklin claramente emula (y con mucho acierto) la apertura de Rescatando al soldado Ryan .

La situación es muy similar con la particularidad que en este caso los japoneses representan a la ofensiva y el director extiende más la previa del combate, un detalle que particularmente me encantó de este capítulo.

Franklin optó por seguir al personaje de Sledge desde que se prepara en los buques hasta que se sube a las lanchas que lo transporta a las playas.

La toma en en la que se abre las compuertas del barco y la lancha se adentra en el caos de la batalla es magnífica por el realismo y la tensión que trasmite.

Luego vendrá una intensa carnicería donde The Pacific se luce con la tremenda puesta en escena de este hecho.

Hay un par de cosas para destacar en este relato.

Por un lado se muestra como los hechos que se desarrollaban en Europa contra los nazis era completamente irrelevante para los marines en el Pacífico.

Los soldados no sólo no tienen ningún interés por las noticias que surgen en el otro escenario de la guerra sino que todo su mundo pasa por la realidad cotidiana que viven en las islas.

Dentro del reparto en este episodio se destaca la labor de Rami Malek (Rapsodia Bhoemia) como un soldado psicópata que le quita con su cuchillo los dientes de oro a los muertos.

Otro detalle donde esta miniserie plantea otra diferencia con Band of Brothers.

Esa hermandad que se gesta entre los hombres de la Easy Company acá brilla por su ausencia y cada marine trata de sobrevivir como puede, en muchos casos rodeados de tipos que tienen sus facultades mentales alteradas.

Un sólido episodio de The Pacific que hasta el momento no había presentado secuencias de acción memorables.

 

Publicidad

1 Comentario

  1. Le diste en el clavo Hugo y recordé porque se me hizo un poco tediosa The Pacific.

    Me deprimía.

    Esa carencia de compañerismo y «amistad» que tiene BoB -y que genera un poco más de atracción y enganche- recuerdo que me hacía ruido en The Pacific, aunque siempre reconociendo y admirando el soberbio laburo de producción. Era más caotico -y crudo, a decir verdad-.

    Sobre el episodio de Band, que laburo soberbio de Tom Hanks. Este es uno de mis episodios favoritos de la serie. Todavía recuerdo leer lo de Fallon y no creer… es raro verlo sin tentarse a lo bobo -mucho no lo banco jaja-.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.