Top 100: Lo mejor del cine gánster (IV)

85-81

85-BABY FACE NELSON (1957)

Cuesta muchísimo entender la mente de los críticos de cine que vapulearon esta joya olvidada de Don Siegel (Harry, el sucio) con Mickey Rooney, en uno de sus trabajos más impactantes.

La película está basada en la historia Lester Gillis, alias George Nelson, también conocido como Baby Face. Según los historiadores fueron muy pocas las personas que usaron ese apodo con el delincuente y lograron sobrevivir. Por esa razón sus compañeros lo llamaban Jimmy.

Su baja estatura y rostro infantil que podían despertar burlas se contraponían con una personalidad ultraviolenta que generaba miedo entre sus asociados.

A Nelson los miembros de su banda lo respetaban porque nunca se sabía como podría reaccionar, algo que lo convertía en un personaje muy interesante.

Dentro de los mafiosos célebres de los años ´30 este fue por lejos uno de los psicópatas más peligrosos y violentos de ese período.

Nelson se hizo famoso como el integrante más temido de la banda de John Dillinger y eventualmente se convirtió en uno de los delincuentes más buscados por el F.B.I.

Si bien esta película de Siegel no es una biografía rigurosa capturó a la perfección esa personalidad explosiva e impredecible que describían las crónicas policiales de aquellos años.

Michey Rooney, quien estaba asociado con roles cómicos en propuestas familiares, acá sorprendió con la composición de un personaje oscuro que marcaría una bisagra en su carrera.

El actor aparecía como un gánster despreciable y violento con una tendencia al gatillo fácil. Una cuestión que le generaba permanente conflictos con Dillinger.

Este es un aspecto de la historia que está muy bien trabajado en la película, junto con el complejo de inferioridad que tenía Nelson debido a su apariencia física.

Al analizar este film es pertinente recordar que el género en 1957 sufría una enorme censura de Hollwyood y estas historias no se podían narrar con demasiada rigurosidad.

Siegel trabajó esta limitación con inteligencia al centrarse en los aspectos psicológicos del personaje que claramente retrataban su desequilibrio.

Otra figura destacada del reparto fue Carolyn Jones, la recordada Morticia Adams, quien encarnaba a la amante de Nelson.

Aunque Baby Face Nelson no fue bien recibida por la prensa, la película resulto un gran suceso comercial y generó que en años posteriores Mickey Rooney interpretara más tipos duros dentro del género policial.

84-JOHNNY DANGEROUSLY (1984)

Una joya absoluta entre las parodias del género con un Michael Keaton inspirado, en una película que no supo ser apreciada cuando se estrenó en 1984.

Amy Heckerling responsable de clásicos populares como Fast Times at Ridgemont High, Mira quien habla y Ni idea, en este caso brindó una ingeniosa sátira de esas primeras producciones del cine norteamericano con mafiosos que luego despertarían la censura de Hollywood.

Keaton encarna a una versión cómica de esos tipos duros que solían interpretar James Cagney, donde el criminal es un buen tipo que termina vinculado con la Mafia debido a la opresión de la economía y su entorno social.

Esta visión generaba que el espectador tuviera simpatía por los delincuentes y por presión de las autoridades del gobierno, los estudios a partir de 1934 tuvieron que cambiar el enfoque de las historias.

La directora Heckerlin en este caso desarrolló una comedia de enredos donde se burlaba de todos los estereotipos del cine gánster clásico.

Keaton interpreta a John Kelly, un muchacho decente que termina involucrado con la Mafia para pagar los medicamentos de su madre y enviar a su hermano a la Universidad.

Dom DeLouise y Danny DeVito tienen sus buenos momentos en roles secundarios pero es el protagonista quien se roba la película con un dominio absoluto de la comedia.

83-AMERICAN ME (1992)

Un clásico del cable y los días en que HBO no se pagaba de manera adicional.

Esta película representó la ópera prima del actor Edward James Olmos y narró el origen de la Mafia mexicana en las cárceles de California.

La gran paradoja de este relato es que la Mafia de México no se originó en ese país sino en los Estados Unidos en 1957, a través de pandillas que operaban en barrios hispanos de Los Ángeles.

La Eme, como se la conoce a esta organización originalmente, fue gestada en el sistema carcelario norteamericano con el objetivo de proteger a los presos latinos del resto de los convictos.

Con el paso del tiempo se expandió para convertirse en una de las agrupaciones más peligrosas del sistema penal en la casa del Tío Sam.

La película de Olmos, quien también interpretaba el rol principal, narra la historia de Montoya Santana, un joven pandillero que terminaba arrestado por crímenes menores. En la prisión era violado por otro delincuente y tras asesinar a su agresor, la condena del chico se extendía mucho más tiempo.

Santana eventualmente crea una organización que se convierte en la base de lo que será la mafia mexicana en las prisiones.

Esta fue una de las películas más perturbadoras que se hicieron sobre está temática, donde Olmos básicamente retrata el modo en que el sistema penal opera como una universidad de la delincuencia.

En lugar de reformar los presos el ambiente de las cárceles los convierte en criminales más peligrosos.

Todo el clima de tensión en el que se desarrolla American Me es agobiante y depresivo y el director trabajó el tema sin glorificar a los gánsteres.

Muchos de los presos que aparecen en el film son pandilleros reales y Olmos consiguió filmar en barrios marginales de Los Ángeles con el permiso de las pandillas que controlaban esos lugares.

El rol de Montoya Santana estaba inspirado en el fundador de la Eme, Rodolfo Cadenas, algo que causó la indignación entre los miembros de la agrupación.

Además de la violación que disparaba el conflicto lo que molestó profundamente a los criminales es que el protagonista fuera traicionado por sus compañeros.

Edward James Olmos recibió numerosas amenazas de muerte, a tal punto que la policía de Los Ángeles lo autorizó a portar armas en la vía pública.

Días después del estreno del film, sus tres consultores, entre ellos una mujer de 49 años, fueron asesinados por miembros de la Eme debido a que autorizaron la escena de la violación.

82-SNATCH (2000)

En mi opinión una de las más grandes comedias filmadas dentro de este género.

Guy Ritchie trabaja temáticas clásicas relacionadas con los gánsteres pero ofrece una galería de personajes excéntricos interpretados por un reparto inolvidable.

Brad Pitt, Dennis Farina, Benicio del Toro, Vinnie Jones y un por entonces desconocido Jason Statham, antes de convertirse en uno de los grandes héroes de acción de Hollywood, integran las grandes figuras que se roban este relato.

La narración dinámica de Ritchie sumado al gran uso de una memorable banda de sonido contribuyeron a que esta película se convirtiera en uno de los títulos más populares de su filmografía.

Snatch tiene todos los ingredientes que hicieron especial al cine de este realizador y dentro del género brinda una comedia muy divertida.

81-ÉRASE UNA VEZ EN AMÉRICA (1984)

Polémico film que en la actualidad sigue dividiendo las opiniones entre los amantes del cine.

Tenés gente que la considera la más grande obra maestra de todos los tiempos, especialmente en este género, y la mejor película de Sergio Leone y otros, por el contrario, la odian y manifiestan que es un bodrio insufrible completamente sobrevaluado.

En lo personal no comulgo con ninguna de estas dos posturas. Si bien está lejos de ser parte de mis grandes favoritas y su posición en esta lista deja claro esta cuestión, creo que también cuenta con varios méritos interesantes.

La realidad es que Érase una vez en América recién fue valorada cuando Leone falleció en 1989 y de repente los críticos empezaron a glorificarla.

Inclusive quienes la habían matado en las primeras reseñas de 1984.

En Estados Unidos se exhibió originalmente con un corte abominable de 139 minutos que destruía la visión del director, mientras que en Europa se estrenó la versión original de 229 minutos con la narración no lineal que había concebido el artista.

Sin embargo, tampoco despertó grandes pasiones de multitudes y fue completamente ignorada en el Festival de cine de Cannes y los premios Oscar.

Si bien soy partidario que la obra maestra de Leone está representada por El bueno, el malo y el feo, Érase una vez en América tiene algunos elementos notables.

En principio, dentro del género es una de las producciones que mejor representó el período de la Prohibición y la era de los gánsteres de los años ´20 y ´30.

El nivel de detalles que tiene la reconstrucción del período histórico es descomunal y sólo por eso se ganó un lugar entre las grandes películas sobre este tema. Resulta desconcertante que la Academia la ignorara en los rubros técnicos donde le sobraban cualidades para ser destacada.

Leone además hizo un gran trabajo con el retrato del mundo de los mafiosos que estaba desprovisto del glamour y la glorificación del cine hollywoodense tradicional.

El director presentaba el entorno de los mafiosos como un mundo brutal y deprimente en el que no era fácil sobrevivir.

Después se puede discutir si el conflicto central y la trama épica de traición y codicia resultaba satisfactoria, pero el tratamiento del tema y el reparto era increíble. Ni hablar de la música melancólica de Ennio Morricone.

En una misma película tenés a Robert De Niro, James Woods, Elizabeth McGovern, Joe Pesci, Burt Young, Danny Aiello y Jennifer Connelly en su debut cinematográfico.

De Niro interpretaba a Noodles, un ex gánster que regresaba a Nueva York en 1968 para confrontar las cuentas pendientes que tenía con su oscuro pasado.

La película desarrollaba el argumento con una narración no lineal que alternaba los diversos periodos de la vida el protagonista.

Mi problema con esta producción es que nunca pude conectarme con el drama que ofrece el argumento y la narración de Leone estira sin sentido la duración del film de un modo insufrible.

Escenas como las de un chico comiendo una torta, donde la cámara se estanca dos minutos en la misma situación, resultan tediosas de ver. Sobre todo cuando muchos de esos momentos no le aportan nada relevante al film.

Tampoco pude comprar que De Niro y James Woods fueran los grandes hermanos de la vida que pretendía vender el relato.

Aprecio a Érase una vez en américa por el tratamiento del período histórico y su puesta en escena pero no me despierta el mismo cariño que los westerns del realizador.

De todas manera siempre digo que son esas películas que tenés que ver al menos una vez en la vida ya que es un clásico indiscutido del género.

8 Comentarios

  1. No voy a mentir, me molesta ver en esa posición a America. Pero es personal mio no con vos Hugo, le tengo mucho aprecio a esa película y a toda la obra de Leone y es ciento que es un prodigio técnico y de narración pero no asi de trama, donde si uno la analiza tiene una historia simple de hermandad y traición pero creo que Leone hace algo fabuloso y es crear ese carácter epico y mítico al rededor de estos amigos que pasan por una vida difícil pero que no son una gran mafia o grupo pero todo el hecho de la traicion parece tan grande porque se centra en la mirada del protagonista, es muy marcado que es su punto de vista y eso hace que cada pequeña cosa parezca importante y que la traición sea la “la traición definitiva en el mundo criminal”
    Si “el bueno, el malo y el feo” es la condensación de todo lo que puede ser un western, America para mi es la obra maestra del genero sobre amistad y paso del tiempo dentro de ese mundo

  2. Con el paso del tiempo cada vez me cuesta más engancharme con la historia de Leone, no así con su dirección y retrato del hampa que es impecable.
    Ahora bien, el conflicto de la traición, que es un elemento clásico de estas historias me parece que fue trabajado con personajes muchos más interesantes en otros filmes que los que ofrece América.
    ¿Forma parte de las grandes del género y es una obra de visión obligatoria? Absolutamente.
    ¿La considero entre mis filmes más queridos y apasionantes del género?
    No.

  3. No sé si me equivoco Hugo, pero creo que Joe Pesci tomó mucho del personaje de Rooney en Baby face para hacer sus papeles en Goodfellas y Casino, no? O por lo menos los veo similares.

  4. Es muy posible Gabriel porque los personajes clásicos nos remiten directamente a los roles de Pesci. Yo diría que se inspiró bastante en Rooney y muy especialmente en James Cagney en White Heat, que viene más adelante.

  5. El clásico Off topic: viste las mini escenas de la watchmen de hbo? Ya se había dicho que seria muy libre pero por lo que se ve parece que sera de un tono absolutamente diferente al comic, me atrevería a decir que menos pulp y mas “realista”

  6. Hola, Hugo. Feliz 2019. Qué grande. Citaste a “Johnny Peligroso”. Cómo me reí con esa película. Injustamente olvidada en los canales. Me viene a la mente la escena en donde le van cambiando la pintura al auto para despistar a la policía.
    Y “Snatch”, otro peliculón. Mafiosos pintorescos e inseparables de un apodo que los define. De “Snatch” tengo en mi haber uno de los mejores villanos que dio el cine: el tremendo Cabeza de Ladrillo. Abrazos, Hugo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.