Grandes pinballs de la historia: Black Knight (1980)

El mito artúrico tuvo una profunda influencia en todos los aspectos de la cultura popular y obviamente el mundo del no fue la excepción.

Los personajes de Camelot contaron con una presencia importante desde la invención de estos juegos y con el paso del tiempo aparecieron en varias mesas.

Podemos citar el clásico de Gottlieb de 1949, King Arthur and his Round Table.

Camelot, de 1970, creado por Bally, tuvo estas curiosas ilustraciones.

Ese mismo año la compañía también le dedicó un pinball al caballero Galahad.

Sin embargo, todas estas propuestas eventualmente quedaron opacadas por la emblemática obra de Steve Ritche (Terminator 2), Black Knight, en 1980.

Un flipper que tomaba como referencias a uno de los caballeros emblemáticos de Camelot, quien contó con numerosas representaciones en la literatura y el cine.

Una de las versiones más populares la brindó Stan Lee en el cómic, en  una obra muy interesante por el modo en que el autor combinó el concepto clásico de la doble identidad de los superhéroes en un contexto medieval.

Black Knight debutó en 1955 y luego se incorporó al Universo Marvel, primero como un enemigo de los Avengers y luego como aliado en su segunda encarnación.

El flipper de Williams que lo tuvo como protagonista pasó a la historia como una de las mesas más populares de las década de 1980.

Una propuesta que ya era atractiva con esas fantásticas y coloridas ilustraciones de cómic que trabajaban muy bien la temática medieval.

La particularidad de Black Knight era que presentaba dos campos de juegos. Por un lado el campo central y en el extremo superior derecho había otro mini campo con dos flippers donde había que mantener la bola en juego en un espacio más limitado.

En Black Knight Steve Ritchie incorporó por primera vez una función que todo jugador adoró en más de una ocasión, aunque para algunos veteranos de estre entretenimiento consideraban que contaminaba la finalidad original del pinball.

Me refiero a la función Magna-Save en la que a través de un sistema de imanes, en ocasiones el flipper detenía la bola cuando estaba por caer en una de las ranuras.

De esa manera el jugador podía continuar con la partida con una chance más. Algo que en los ´90 evolucionaría en la función de bola salvada, donde el fipper disparaba la bola otra vez si uno la perdía enseguida.

Black Knight no era tan fácil de dominar como parecía ya que por el modo en que estaba construida las rampas, la bola tomaba una mayor velocidad y a veces se complicaba detenerla. Algo que también ocurre en su versión digital.

Esta mesa además estaba acompañada por un gran sistema de iluminación que atraía enseguida a los jugadores.

 El Caballero Negro desafiaba al jugador con una voz robótica, interpretada por el diseñador de la mesa y el sistema de sonido incorporaba esos efectos futuristas clásicos de los años ´80.

La versión digital presenta una gran simulación de la máquina real e incluye el sistema original de sonido.

Black Knight fue un enorme suceso cuando llegó a las salas de videos juego y en 1989 salió a la venta la continuación, Black Knight 2000, que presentaba a este personaje en un contexto más futurista.

En el siguiente pueden ver una muestra de la versión original que es uno de los grandes clásicos de Williams.

6 Comentarios

  1. Hugo una vez mas fuera de tema, pero creo que vale la pena, sabiendo que amaste The Raid, te recomiendo fervientemente que veas en Netflix The Night Comes for Us (https://www.imdb.com/title/tt6116856/) la vi ayer y quede maravillado. Es The Raid mas Leon, la de Reno. La verdad que hay una inventiva y originalidad en las coreografías de las peleas que es espectacular. Apenas la termine de ver pense en que te la tenía que recomendar, ya que leyendo tu blog todas las semanas me doy cuenta que tiene todos los ingredientes para que la banques. Si la ves espero comentarios ya que creo que vale la pena y es bueno que la hayan subido a Netflix así mucha mas gente la puede ver!

    Abrazo

  2. The Night Comes for Us es un hermoso delirio con el que es imposible pasarla mal, tiene un nivel de acción imparable que para el momento en que empiezan los créditos sentís que corriste una maratón.

    Una de las mejores producciones de ese género en los últimos años, el único defecto es que se fueron un poco al carajo con el nivel de violencia (no es para estomagos debiles) pero en parte lo terminas aceptando porque es parte de la locura de la película.

    Ahora estoy viendo una miniserie Western muy interesante, “Godless” con un Jeff Daniels que interpreta al villano y se roba todas las escenas donde aparece. Cambiando de tema, ¿qué te pareció Overlord?.

  3. No lo conocia, y es interesante el metodo con imanes que empleaba para detener la bola. Personalmente lo unico que odie es cuando el fliper te baneaba por mover o golpear el tablero (pero era lo “justo” creo)… Por otro lado tiene la re onda la version de black knigth 2000 con las luces apagadas.. genial se ve

  4. Me alegra saber eso, el próximo proyecto de Julius Avery es Flash Gordon. Te agrego una noticia que no tiene nada que ver, Pacific Rim vuelve como serie animada en Netflix, ojala que tenga el mismo estilo visual que Voltron.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.