Retrospectiva Dark Universe: El hijo de Drácula (1943)

Una gema olvidada del Dark Universe que en la actualidad se la valora más que en el momento de su estreno.

Esta tercera entrega de la saga del famoso vampiro fue especial ya que presentó algunas novedades que tuvieron repercusiones en el estudio Universal.

Para 1943 la carrera de Bela Lugosi había comenzado a declinar y tras la interpretación que brindó como Frankenstein, en Frankenstein meet the Wolf Man, el estudio Universal dejó de contratarlo debido a las malas críticas que tuvo de la prensa.

En la compañía decidieron delegarle el papel del vampiro a Lon Chaney jr, quien era la gran estrella de la franquicia en ese momento.

En una típica avivada de productores de cine, el estudio Columbia entonces contrató a Lugosi para filmar la continuación clandestina de Drácula.

Como no podía usar el nombre del personaje por una cuestión de derechos, la película se título El regreso del vampiro.

Lugosi obviamente encarnaba al clásico villano de Bram Stoker con la diferencia que acá se llamaba Armand Tesla.

La película era un burdo clon de las producciones del Dark Universe donde inclusive se recreaba la misma estética e inclusive le incorporaban un hombre lobo parecido al de Chaney Junior.

Este film se estrenó el 11 de noviembre de 1943, una semana después que Universal presentara en los cines El hijo de Drácula.

Una propuesta muy diferente que se alejaba del los filmes tradicionales del Dark Universe.

La trama ignoraba por completo la existencia de La hija de Drácula (1936) y funcionaba como una continuación directa de la película original de 1931.

La novedad es que esta vez el conflicto no se desarrollaba en Europa, sino en el sur de los Estados Unidos en 1943.

Lon Chaney Jr. encarnaba al Conde Alucard, quien era presentado como el hijo del vampiro original, quien se enfrentaba a un médico y un profesor universitario que descubrían su verdader identidad.

La dirección del este film quedó a cargo de Rovert Siodmak, quien luego se convertiría en uno de los grandes maestros del policial negro Hollywooodense para Universal.

Entre sus trabajos más famosos se encuentrael clásico The Killers (1946), con Burt Lancaster y Ava Gardner.

Lo interesante de El hijo de Drácula es que el director se alejó de la estética habitual del expresionismo alemán para establecer la identidad visual que luego tendrían los policiales de Universal.

La película es un extraño híbrido entre el cine noir y el terror que funciona muy bien gracias a la construcción de las situaciones de suspenso y un sólido Chamey Jr,, quien en mi opinión ofreció una interpretación más  intensa que la de Lugosi.

A diferencia del film de 1931 El hijo de Drácula no se estancaba en el melodrama sino en la intriga policial.

Sin embargo en el momento del estreno contó con el rechazó del público y buena parte de la prensa por el hecho que el vampiro tenía bigote y contaba con una personalidad distinta a la de Lugosi.

Algo que era obvio que Chaney creó su propia versión, pero a la mayoría de la gente no le gustó.

Otro avance importante de este film se registró en el campo de los efectos especiales, donde por primera vez se pudo ver al vampiro convertirse en un murciélago y en una nube blanca.

El personaje inclusive contaba con una aliada vampira, quien dentro de la trama cumplía el típico rol de la femme fatale del cine noir.

Aunque El hijo de Drácula fue una sólida propuesta de terror que no tuvo mucho reconocimiento en el momento, con el paso del tiempo resultó más valorada por la prensa y hoy suele ser destacada entre las películas decentes de la franquicia.

Este era el avance original.

 

 

 

3 Comentarios

  1. Hugo, ¡¡ ya salio el nuevo adelanto extendido de Aquaman !!
    Volviendo al tema del Post, me encantan estas publicaciones, aprendo mucho sobre las películas. Da para que saques un libro.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.