Grandes Pinballs de la historia: El fantasma de la Ópera (1990)

Dentro del industria de los videos juegos Data East fue una famosa compañía que brindó muchos títulos populares como Karate Champ, RoboCop y Captain America and the Avengers.

Con el resurgimiento de los pinballs en la década del ´90 la compañía también incursionó con éxito en esta categoría donde ofreció mesas memorables que tuvieron una gran repercusión.

Por lo general la mayoría de sus propuestas estaban relacionadas con franquicias de cine o figuras famosas.

Entre sus grandes flippers se destacaron los de Batman, Back to the Future, Guns N´Roses, The Simpsons, Star Wars, Las Tortugas Ninjas y el inolvidable Arma Mortal 3.

No obstante, en mi opinión la gran obra maestra de Data East a nivel artístico fue El fantasma de la Ópera.

Una propuesta muy especial ya que no estuvo basado en ninguna película ni el musical de Andre Lloyd Webber, que para 1990 ya se había convertido en un fenómeno exitoso de los espectáculos de Broadway.

La particularidad de este flipper es que estuvo inspirado en la novela original de Gastón Léroux de 1910 y por más loco que suene se trata de una de las adaptaciones más fieles que se hicieron de esta obra.

El diseño corrió por cuenta de los dos ingenieros estrellas de Data East, Joe Kaminkow y Ed Cebula, quienes fueron responsables de todas las mesas de esta compañía mencionadas previamente.

El fantasma de la Ópera surgió en 1990, un año antes que Terminator 2, por lo que todavía no estaban desarrollados los sistemas de software que revolucionaría estos juegos en esa década.

Desde un punto de vista técnico este es bastante básico y no presenta una gran complejidad.

Sin embargo, lo que marcó la diferencia y el motivo por el que lo considero una obra maestra de Data East se debe al extraordinario arte de Paul Faris, otra de las estrellas de esta empresa cuyas ilustraciones se pudieron apreciar en otras mesas como Hook y Twister.

La labor de Faris fue brillante por los numerosos detalles que le dio a la mesa con sus dibujos.

Ninguna producción cinematográfica adaptó en el cine la obra de Léroux  con tanta devoción como lo hizo este artista en un juego de flipper.

Este pinball es una celebración maravillosa de la novela original que presentó por primera vez a este personaje.

Si leíste el libro en este juego te encontrás con todos los personajes memorables de la historia, que fueron excluidos en muchos filmes, además de una detalla recreación de situaciones y elementos inolvidables de la historia.

La mesa presentaba en el centro a la figura de Erik, el fantasma, junto con la cantante Cristine Daaé que Faris retrató con el pelo rubio, como se describía en el libro debido a su origen sueco.

Algo que por cierto nunca se respetó en la películas famosas que adaptaron este relato. Por alguna razón Cristine suele ser interpretada por una actriz morocha.

Hacia la parte superior nos encontramos con los sufridos dueños de la ópera, Armand Mocharmind y Firmind Richard, El persa (otro personaje clásico excluido del cine) que tiene una relación con el origen del fantasma, el célebre palco número 5 que pertenece a Erik, y dos elementos importante de la trama que se añadieron de un modo especial.

El espejo mágico, que el fantasma utilizaba para comunicarse con Cristine, las trampas mortales del villano en la ópera, que bloquean la bola y el famoso órgano del protagonista que se abre como una bóveda para dar inicio a la opción multiball.

Uno de los objetivos del juego es conseguir a un nivel alto de puntuación para desenmascarar al fantasma.

Cuando lográs esa meta en el panel principal se puede ver el verdadero rostro deforme de Erik que Faris ilustró tal cual Leroux lo describe en la novela.

Otro problema que suelen tener las película y la obra musical es que por lo general el Fantasma es retratado con unas leves cicatrices que esconde con su máscara cuando en realidad se trataba de un rostro deforme que daba miedo.

La recreación de Faris es impecable y se nota el enorme cariño de los diseñadores por el libro de Leroux. En este caso se tomaron el trabajo de leer la novela en detalle para luego trasladar los personajes y situaciones importantes en el juego.

Si leiste El fantasma de la Ópera es imposible que no disfrutes este flipper que además tiene una tremenda banda sonora que recrea con sintetizadores las melodías que componía Erik en su órgano.

Al igual que Tales of the Arabian Night, basado en Las mil y unas noches, uno de los motivos por el que valoro tanto esta mesa y la considero entre mis favoritas es que no se inspiró en una franquicia de moda sino que trasladó por medio de un juego el espíritu de la obra literaria. Algo que es muy difícil de conseguir a través de un pinball.

Desde un punto de vista artístico esto es lo mejor que hizo Data East y todas las ilustraciones en los laterales de la mesa eran magníficas.

Solía jugarlo bastante al Fantasma de la Ópera  en los ´90 y hoy los disfruto en su versión digital.

Un recuerdo de este clásico.

 

6 Comentarios

  1. Hay uno de los guns and roses? Cine,literatura, historietas, bandas de rock… se hizo de todo Hugo. Había una versión de de la pelicula con R.Englud… es de esa fecha mas o menos?

  2. recuerdo haberlo visto en mis escapadas de la secundaria, no lo he jugado, pero al verlo ahora y con tu informe, tiene una buena grafica, y para ser un pinball fuera de alguna franquicia se ve bastante rescatable, pecados de juventud.
    apelando a la memoria, he jugado el pinball de los rollings stone, hook, terminator 2, arma mortal 3, jurassic park, tortugas ninjas, el monstruo de la laguna negra.
    williams y data east acapararon el sector pinballs.
    hugo, son nostalgicos tus informes de pimballs.

  3. El de Guns salió en los ’90, que contenía un tema ‘inédito’ por aquel entonces de la banda que era Shadow of your Love. Era, dado que salió remasterizado hace unas semanas de forma oficial.

    En el pinball de GN’R participó Slash en el desarrolo del mismo, dado que el querido Slashito es fanático del pinball. Inclusive, su banda solista Slash’s Snakepit, tiene un tema -en parte- dedicado al juego (Be The Ball). La otra parte es por su libro favorito, Fear And Loathing In Las Vegas.

    Un breve dato loco para el informe Hugo jaja.

    Excelente como siempre.

  4. Este no le jugué me encantó la onda la música es simple pero genial. No serán rentables hoy en día los pinballs pero se extrañan

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.