Reseña de En este rincón del mundo

Calificación: B+

Para los amantes de la animación japonesa la cartelera de cine argentina atraviesa un momento muy especial que hubiera sido impensable de concebir hace unos años.

Hoy tenemos la posibilidad de disfrutar los estrenos más recientes del género en una sala comercial con mayor frecuencia.

Hasta no hace mucho tiempo los filmes de animé que no estaban relacionados con propuestas comerciales se veían en dvd o por internet, ya que no tenía cabida en la distribución local.

El año pasado tuvimos entre los estrenos grandes propuestas como Your Name y A Silent Voice y este mes, a menos de una semana del estreno de Mazinger: Infinity, llega En este rincón del mundo.

Por eso vuelvo a insistir en estas reseñas en la importancia del apoyar el animé en los cines.

En este caso nos encontramos ante un bellísimo exponente de la animación tradicional que presenta un coming-of-age femenino ambientado en el marco de la segunda Guerra Mundial.

La dirección corrió por cuenta de Sunao Katabuchi, un discípulo de Hayao Miyasaki, quien previamente se había destacado en dos producciones que se relacionaban con la fantasía, como fueron La princesa Arete (2001) y Mai Mai Miracle (2009).

Su nuevo trabajo se concentra en el drama y sorprende con la detallada reconstrucción histórica que ofrece el cineasta sobre la vida cotidiana de los japoneses en la región de Hiroshima, antes de la explosión de la bomba atómica.

La trama gira en torno a una joven con inclinaciones artísticas, cuyas aspiraciones se ven frustradas por las consecuencias que genera la escalada del conflicto bélico.

La falta de alimentos que genera la guerra, los bombardeos del ejército norteamericano y posteriormente la consecuencias de la tragedia de Hiroshima alteran el destino de la protagonista y su familia.

Si bien el film de Katabuchi se hace demasiado largo, debido a un primer acto donde la mayoría de las situaciones no conducen a nada, la labor del director cuenta con la ventaja de tener un gran personaje principal que genera una enorme empatía desde su presentación.

Por otra parte, la belleza de las imágenes que recuerdan las producciones del estudio Ghibli es una enorme cualidad que logra mantener el interés del espectador por la trama

El momento de la bomba de Hiroshima resulta ser una secuencia emocional muy fuerte, donde el director recrea con mucho realismo la enorme incertidumbre que despertaba en la población civil la explosión.

Katabuchi nunca se excede con el melodrama de un modo manipulador y ese es un factor importante por el que el film logra ser tan emotivo.

El problema con esta película es que aborda el contexto histórico que trabaja de un modo extremadamente arbitrario donde vemos una visión muy limitada de los hechos.

Un problema que suele tener la animación asiática cuando se refiere a estos temas.

La trama se enfoca en el sufrimiento de la población y la demonización del ejército norteamericano, mientras que no existe ningún espacio para la autocrítica hacia el Imperio japonés.

Si uno se deja llevar por la visión de estos filmes parecería que las fuerzas militares de Japón nunca fueron aliadas del régimen nazi, no bombardearon Pearl Harbor (donde también murieron civiles) ni cometieron las atrocidades contra el pueblo chino en la ciudad de Nanking.

Eso se esconde debajo de la alfombra y la responsabilidad del Imperio frente a las tragedias que vivieron luego los civiles no se tiene en cuenta.

Se manifiesta un mensaje anti-bélico pero sin reflexionar sobre el rol que el propio Japón tuvo en esos hechos.

Por ese motivo en lo referido a En este rincón del mundo prefiero quedarme con dos cuestiones más positivas.

En primer lugar la importancia que los artistas todavía apuesten a la vieja animación tradicional, cuyo arte ofrece una experiencia diferente a los filmes realizados con CGI.

Por otra parte, en esta producción encontramos los resultados del enorme legado que dejaron Hayao Mizayaki e Isao Takahata con sus obras.

El estudio Ghibli tal vez ya no sigue activo como antes pero su identidad artística continúa viva a través de sus herederos representados en una nueva generación de realizadores.

1 Comentario

  1. Me parece excelente que lleguen más de estás películas, y encima mayormente subtituladas; lo que sí las estrenan solo las cadenas Cinemark y Showcase, a veces solo una de las dos.

    Lindo momento para los seguidores del animé y cinéfilos; soy más del segundo grupo, pero últimamente ando curioso por la animación nipona y su impacto en la cultura.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.