Revenge of the Cheerleaders (1976)

Dentro de las listas épicas dedicadas a diversos géneros cinematográficos, una de las que tengo ganas de completar es el Top 100 con las películas malas que divierten.

Un ranking dedicado al cine clase B y Z que no suele brindar precisamente historias profundas, aunque brindan un gran entretenimiento si te gustan esa clase de propuestas.

Una película que tiene su lugar asegurado en el podio de los primeros tres puestos es Revenge of the Cheerleaders.

Probablemente una de las comedias juveniles más zarpadas que se registró en la historia del cine.

Otros clásicos como Porky´s, Animal House y otros filmes de ese estilo parecen producciones de Disney comparadas con esta bizarrada que hoy sería imposible de concebir en la sociedad actual, donde el cine tiene la tendencia de ser cada vez más moralista.

Esta producción a mediados de los años ´70  cuando se pusieron de moda las historias sobre porristas.

La particularidad de estos filmes era que tenían un alto contenido erótico y la trama era narrada a través de la comedia.

La producción pionera que comenzó el furor por estos personajes fue The Cheerleaders, en 1973, dirigida por Paul Glicker.

La trama se centraba en un grupo de porristas muy comprometidas con sus tareas, quienes se encamaban con los equipo rivales para agotarlos la noche anterior al partido.

El director presentaba escenas bastantes jugadas de sexo que estaban al límite de lo pornográfico y en su momento generaron mucho revuelo por las situaciones que se recreaban.

Las protagonistas, que eran un grupo de ninfómanas juveniles, inclusive tenían relaciones con un entrenador y una profesora de educación física.

Debido a que en algunas regiones de Estados Unidos esto se consideraba como un acto de corrupción de menores, el film se tituló en muchas ciudades como The 18 Years Old Schoolgirls, donde se aclaraba que las chicas eran mayores de edad.

Este era el avance original.

La película resultó un enorme suceso comercial en las funciones de trasnoche y así fue que nació la saga de las porristas.

Un año después, en 1974, el director Jack Hill, quien sería responsable de clásicos memorables del Blaxploitation con Pam Grier, como Foxy Brown y Coffy, estrenó la segunda entrega The Swinging Cheerleaders.

Un bodrio infumable donde el director intentó encarar estas historias con un argumento más dramático.

Como todas las peliculas de Hill, la trama tenía un contenido feminista y presentaba diversas líneas argumentales relacionadas con las protagonistas, quienes en este caso eran estudiantes universitarias.

El film no tenía humor, ni escenas de sexo, motivo por el cual resultó un fiasco en los cines.

Sin embargo, en 1976 Richard Lerner que había sido productor responsable de la primera entrega, puso las cosas en su lugar con esta obra maestra del cine bizarro,

En mi vida he visto muchas películas clase B, sobre todo las que juegan con elementos fantásticos y de ciencia ficción , pero muy pocas me hicieron reír tanto como Revenge of the Cheerleaders, que no en vano hoy es una obra de culto.

Un tema en el que tuvo mucho que ver Quentin Tarantino, quien volvió a difundirla a comienzos del siglo 21, en unos festivales de cine que solía organizar en Texas. El descubrimiento del film eventualmente impulsó su edición en dvd.

Esta película es maravillosa y llevó el desquició de la primera entrega a otro nivel.

La trama se desarrolla en la escuela secundaria de Aloha que tiene la particularidad de ser un descontrol absoluto. Loas estudiantes se drogan y tienen sexo en los pasillos y todo el instituto se desenvuelve en un clima de libertad absoluta.

En ese contexto, las porristas, nuestras carismáticas heroínas, representan a los Rolling Stones del colegio.

Todo el mundo las ama y tienen el control absoluto de la escuela.

Manejan a los profesores y directivos como quieren y sus rutinas de baile consigue alentar con éxito al equipo de básquet que lidera el campeonato escolar.

La presentación de los personajes en los créditos iniciales es mortal.

Las porristas,  que tienen un auto rojo descapotable, llegan a la escuela escuchando rock and roll a todo volumen y los estudiantes las reciben como si fueran rockstars.

Sin embargo, la felicidad de los estudiantes de Aloha enseguida se interrumpe cuando nuevas autoridades toman la dirección del instituto.

Un hombre de negocios se hace cargo de la escuela y horrorizado por las cosas que ve en el lugar decide implementar un régimen más autoritario.

Su primera medida es despedir a las porristas y reemplazarla por chicas buenas de clase alta lideradas por su hija.

Para las heroínas de esta historia esto resulta una declaración de guerra y deciden combatir a las autoridades cuando descubren que el nuevo director está vinculado con delitos de corrupción.

Esta comedia es un desquicio absoluto y dentro de este género presentó dos características especiales.

A diferencia de las comedias sexuales de los años ´70 y ´80 donde las mujeres eran retratadas como objetos sexuales, en Revenge of the Cheerleaders nos encontramos con personajes femeninos empoderados que tienen permanentemente el control de todas las situaciones y disfrutan del sexo con total libertad.

Un aspecto interesante del film ya que en su momento puso en evidencia la hipocresía de la sociedad en estas cuestiones.

Algo que se vio expuesto en las reseñas de esta producción.

Cuando un personaje masculino tiene sexo con muchas mujeres  (citemos a James Bond por ejemplo) se lo celebra y es un ídolo.

Sin embargo si son las mujeres las que viven el sexo con la misma libertad la tendencia es catalogarla de putas.

Revenge of the Cheerleaders dentro de su delirio bizarro juega mucho con esta cuestión y nunca retrata a las protagonistas como víctimas, sino que la mujeres viven el sexo con la misma libertad que los hombres.

Otra rareza de esta propuesta es que presentó un reparto femenino con una marcada diversidad racial, algo que no era habitual del ver en el cine de aquellos días.

Entre las protagonistas hay una chica negra y otra asiática que forman parte de los personajes principales.

Entre las porristas inclusive hay una integrante embarazada, algo que hace más delirante todavía a esta propuesta.

La actriz Cheryl Smith, una de las reinas del cine clase B de los 70, estaba embarazada de ocho meses en la vida real cuando se inició el rodaje y los productores decidieron incorporar ese hecho a la historia.

En una escena extra durante los créditos finales se puede ver al personaje con el bebé que nació durante la post-producción del film.

Revenge of the Cheerleaders es recordada por las delirantes escenas de baile que retrataba la atracción que generaban las protagonistas en la escuela.

Hay una escena fantástica donde la nuevas porristas se enfrenta a otra banda de chicas de un equipo rival, que las humilla con sus danzas y coreografías.

Las bailarinas de Aloha son chicas decentes pero insulsas que inclusive resultan abucheadas por los hinchas de su propio equipo, ya que no tiene gracias y son aburridas.

Cuando los jugadores desanimados están a punto de perder el partido, entonces aparecen las porristas rockeras para recuperar su lugar por la fuerza y levantar el ánimo de la gente.

Obviamente opacan a la competencia y retoman el control de la cancha.

En otro momento deciden drogar a la autoridades del colegio al mezclar una sopa con cocaína y marihuana en una escena que termina en un descontrol absoluto.

Ya en el tercer acto las porristas se convierten en heroínas pulp de un serial de los años ´40 para acabar con el director corrupto en un final memorable.

La cereza de la torta en esta producción pasa por el hecho que la película representó el debut cinematográfico de David Hasselhoff, quien interpreta a un jugador de básquet llamado Boner, porque siempre anda excitado en la escuela.

Las escenas de baile de Hassellhoff son impagables y contribuyeron a cimentar su destino como ícono bizarro de Hollywood. A continuación pueden ver uno de esos momentos.

No hay otra película tan demente como esta dentro del género y es una joya absoluta del cine clase B.

Porristas que se comportan como depredadoras sexuales, desnudos gratuitos sin sentido, secuencias de baile delirantes con música disco y David Hassellhoff a cargo de un personaje ridículo son algunas de las atracciones de esta inolvidable producción.

El avance original del film.

 

 

 

6 Comentarios

  1. Las porristas y yo, creo que no hay personaje de la sociedad estadounidense que despierte mas mis roedores que este.
    Definitivamente voy a buscar esta película.
    Gracias Hugo!!!!!!

  2. eso que decís del cine de hoy mas moralista me dejo pensando…sera que la rueda volvió a girar desde el principio? (osea, en la mayoría de los informes que publicas siempre comentas que en aquellos tiempos, las cosas eran muy diferentes a “ahora”) aunque, repito, por como viene estos últimos años la industria y quienes la manejan (y como) parecería indicar que estamos volviendo marcha atrás…

    Pero si esto es así (y es un nuevo “ciclo”)…significaría que tarde o temprano volverá la época dorada del cine?

    lime del momento..espero se entienda!

  3. Se entiende perfectamente Dieguee. Coincido con esa teoría.
    Eventualmente tendría que ocurrir eso si entendemos la vida como ciclos. Ojalá ocurra, pero no va a ocurrir en un futuro inmediato.

  4. por lo menos espero sigamos vivos xD

    en el peor de los casos, espero que los que vengan el dia de mñn sigan recomendando peliculas clasicas (clasicas de generaciones anteriores y clasicas de nuestra generacion) y no “la saga de crepusculo”

    con la musica lo mismo…todavia tengo esperanza que un dia curaran los oidos de tanto regueton y scooby doo papa (puta que encima es pegadizo ese tema)

  5. Hablando de top se me vino en un zoom Demonios 1 y 2, payasos asesinos del espacio exterior, dogma (quizás?), Saga evil dead, carretera al infierno (higway yo hell, con el hno de Rob Lowe, y Ben Stiller, y Ben Stiller padre) sería GENIAL un top de pelis malas q divierten. Que pelis!!!!! . Me emocioné jaja, en cuanto a esta peli onda porkis no la tenía, la tendré q ver. y es cómo decís en los 80 se trataba al menos en cine más como un objeto sexual a la mujer. En las de James Bond también obvio. Paradójicamente a pesar q la mujer está mucho más liberal, seguimos en una sociedad machista en ciertos sectores (laboral ej), y el cine está está más “puritano” y racialmente “correcto”, cosa q tb es pura política pero bue..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.