Retrospectiva Dark Universe: The Old Dark House

Capítulo 7

1932 fue el año en que Universal consolidó el Dark Universe en el cine al convertir el estudio en la empresa líder del género de terror.

Ochos meses después de Los crímenes de la calle Morgue se estrenó The Old Dark House (conocida en castellano como El caserón de la sombras) y 30 días después La momia.

En lo personal considero que la mejor de todas fue la segunda opción, que destaco entre mis principales favoritas de esta franquicia.

The Old Dark House volvió a reunir a Boris Karloff con James Whale (Frankenstein), el mejor realizador del Dark Universe, con una propuesta muy diferente.

En esta oportunidad el director desarrolló una comedia de humor negro que tendría repercusiones históricas en este género.

La película es la madre de las historias de casas embrujadas y sentó las bases de un montón de elementos que hoy en pleno siglo 21 todavía tienen presencia en el cine de horror.

El concepto del argumento seguramente les sonará familiar, ya que fue refritado miles de veces en otras propuestas para la pantalla grande, la televisión, cómics, libros y hasta los dibujos animados.

En una noche tormentosa cinco viajeros deciden buscar refugio en una mansión tenebrosa, cuyos dueños resultan ser una serie de personajes aterradores.

James Whale presentó en esta obra dos ideas que más tarde se convertirían en elementos clásicos del género.

Por un lado la casa embrujada como escenario macabro y agobiante, que en adelante reaparecería una y otra vez en otras producciones.

Además introdujo por primera vez el concepto de la familia de psicópatas que luego encontraríamos en La masacre de Texas y todos sus clones.

En este caso, los dueños de la mansión, la familia Fenn conforman un grupo de lunáticos con los que nadie desearía pasar una noche en su casa.

Resulta imposible mirar este film y no pensar en Sam Raimi y sus filmes de la serie Evil Dead, ya que el director Whale lo trae permanemente al recuerdo por el modo en que abordó las atmósferas de terror.

El sonido del viento que no deja de rugir durante todo el film, los truenos impactantes y las sombras aterradoras son los recursos a los que apeló esta producción a la hora de presentar un cuento de horror intenso.

Por supuesto si ves la película no te va  parecer para nada aterradora, pero hay que tener cuenta que en 1932 el género todavía estaba en pañales y esto fue todo un espectáculo para los espectadores de aquellos días.

El elenco es fantástico y Karloff compone a un mucamo mudo que desde su primera aparición genera miedo.

Algo que desconcertó al público norteamericano de los años ´30 fue que a diferencia de Frankenstein, el director Whale trabajó la historia con muchos momentos de humor negro que se combinaron muy bien con la tensión que presentaba el conflicto.

En este punto encontramos la magia de Whale.

El director presentaba escenas absurdas sin que la película dejara de ser una obra de terror.

Dentro del reparto también se destacaron con sus actuaciones Charles Laughton, quien más tarde se haría famosos por la historia de Agatha Christie, Witness for the Prosecution y Gloria Swanson, a quien todos recordaremos siempre como la viejita de Titanic.

Una actriz que en esta película llama la atención por la belleza que tenía en su juventud.

En los Estados Unidos este film pasó sin pena ni gloria por los cines y esto permitió que muchos directores poco después robaran impunemente cosas del trabajo de Whale como si ellos hubieran sido los pioneros en brindar algo distinto en el terror.

En Europa, donde el público se relacionó mejor con el humor del director, la película fue un éxito enorme.

Durante décadas The Old Dark House fue considerada una cinta perdida hasta que un amigo del James Whale, el director Curtis Harrington la encontró en una copia en los archivos del estudio Universal.

Gracias a ese hallazgo la película pudo se restaurada y eventualmente preservada para su conservación.

En 1963 William Castle hizo la remake de la obra de Whale pero no estuvo a la altura de la original y recibió muy malas reseñas, además de ser un fracaso comercial.

The Old Dark House es uno de los títulos esenciales del Dark Universe que no se puede desconocer. En lo personal la considero entre mis favoritas y recomiendo su búsqueda.

Este era el avance original.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*