El extraño caso de Estefanía Gutierrez Lázaro

Esta semana llega los cines La posesión de Verónica, la nueva película del director Paco Plaza (REC) que se inspiró en uno de los casos más famosos en la historia de la investigación paranormal española.

Su origen tiene que ver con la misma vieja historia de siempre que en más de una oportunidad me encargué de resaltar en otras notas.

Con la Ouija no se juega.

Ya sea la tabla original o la versión más improvisada que en Argentina conocemos como “El juego de la copa” se tratan de elementos peligrosos cuya implementación nunca llegan a buen puerto.

Salvo que se trate de personas especializadas y con experiencia en los asuntos paranormales nadie debería usar estos objetos relacionados con el Ocultismo.

Estas cosas que muchas veces se toman el solfa son serias y no son pocos los casos que terminaron mal.

Probablemente el Doctor Strange coincidiría conmigo que a los espíritus hay que dejarlo en el mundo de los espíritus y al intentar establecer contacto con otros planos de existencia hay que tener mucho cuidado, ya que nunca se sabe quién puede estar del otro lado.

Por eso es una locura tomar la tabla de la Ouija como un entretenimiento.

La historia de la familia Gutierrez Lázaro de Madrid tiene una particularidad muy especial.

A diferencias de otros casos similares, como el de la famosa casa de Amityville en Estados Unidos, en España existe un expediente policial verídico que registró estos hechos.

Es decir, hay policías que fueron testigos de las cosas terribles que tuvieron lugar en la vivienda de esta familia y dieron su testimonio en un documento oficial.

Estefanía Gutierrez Lázaro tenía 14 años en marzo de 1990 cuando cursaba el colegio secundario.

Un día decidió unirse a su grupo de amigas que tenían planeado “jugar” con la tabla de la Ouija. El propósito era establecer contacto con el espíritu del novio de una de las chicas que había muerto en un accidente de motocicleta.

Mientras trataban comunicarse con el joven fallecido, el vaso que sostenían sobre la tabla empezó a llenarse misteriosamente con un humo blanco.

Las estudiantes que habían iniciado esta práctica en un sótano del colegio fueron sorprendidas por una profesora, cuya primera reacción fue romper la tabla.

En ese momento el vaso también se rompió al estrellarse con el piso y Estefanía inhaló el humo blanco.

Unos días después la joven empezó a tener convulsiones y manifestar reacciones violentas contra sus hermanos.

No obstante, lo más curioso era que llegaba a tener estados alterados de conciencias donde veía a unas figuras escuálidas tomadas de la mano que le hablaban directamente: “Ven hacia nosotros“.

Cuando su conducta se alteraba inclusive llegaba a hablar con una voz ronca masculina.

Durante los siguientes meses Estefanía atravesó una odisea en la que fue sometida a todos tipos de estudios clínicos.

Ningún médico pudo determinar con claridad las causas de su comportamiento e inestabilidad emocional.

El 14 de agosto de 1991 su estado de salud se deterioró y terminó internada en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde cayó en un coma profundo.

Estefanía falleció horas después en extrañas circunstancias.

Los médicos Pedro Cabeza y Gregorio Arrollo describieron su deceso como “una muerte súbita y sospechosa”

La tragedia de la joven fue el punto de partida para las desgracias que sufriría la familia Gutierrez Lázaro.

Tras la muerte de la chica, en el departamento donde vivían los padres se empezaron a registrar numerosos hechos paranormales,

Las puertas de las habitaciones se cerraban solas con violencia y las aparatos electrónicos se prendían cuando no los estaban usando.

Concepción Lázaro, la madre de la joven fallecida vivió una experiencia traumática una noche mientras dormía. En un momento sintió unas manos que tomaron sus pies y manos y la aprisionaron contra la cama. Aunque ella intentaba salir de la cama no podía porque sentía que la tenían atrapada.

Los ruidos extraños, sumados a los gritos de terror de la familia, generaron que los Gutierrez Lázaro llamaran la atención del bario y eventualmente terminaron en los noticieros de la televisión.

El 14 de octubre de 1992 el canal Antena 3 emitió en el prime time una nota especial sobre los extraños sucesos que afectaban a esa vivienda de Madrid.

A continuación pueden ver un fragmento de esa recordada nota que reveló una situación oscura relacionada con el abuelo de la familia.

Fuerte.

Semanas después de la aparición de la familia en la televisión, la foto de Estefanía que se había mostrado en el noticiero se prendió fuego sola. La particularidad del hecho es que el marco y el cristal que sostenían la imagen quedaron intactos.

La noche del  27 de noviembre los Gutierrez Lázaro llamaron desesperados a la policía cuando los cuadros y crucifijos empezaron a moverse solos en las paredes.

Los policías de la Comisaría de Vallezcas Moratalaz estaban acostumbrados a lidiar con situaciones domésticas pero nunca se imaginaron el espectáculo aterrador que encontrarían a las 2:30 de la mañana en la calle Luis Marín número 8.

Las puertas de los muebles se movían solas y una fuerza extraña había arrancado de la pared un Cristo de madera y en su lugar habían quedados las marcas de tres arañazos.

Mientras los efectivos policiales recorrían el lugar una fuerte explosión se escuchó en la terraza de la vivienda que estaba vacía. Luego unas extrañas babas de color marrón aparecieron en el mantel de la mesa donde estaba apoyado el teléfono.

Todos estos hechos quedaron registrados en el informe policial que fue firmado por cuatro inspectores de la comisaría.

Luego de esos acontecimientos la familia se mudó a un nuevo domicilio donde finalmente pudieron vivir en paz.

Una situación curiosa de estos hechos es que los nuevos dueños que ocuparan la vivienda jamás experimentaron situaciones extrañas en ese lugar y pudieron llevar a una vida normal.

Por qué los fenómenos paranormales desaparecieron después de la noche del 27 de noviembre es un enigma que no tiene respuestas lógicas ni científicas.

Motivo por el cual las vivencias de los Gutierrez Lázaro representa un uno de los casos más enigmáticos en la historia de la parapsicología en España.

 

 

 

13 Comentarios

  1. Hugo sos groso!!
    Me encantan estas cronicas terrorificas…
    Por momentos creo que me encantaria presenciar alguna vez algun fenomeno paranormal pero despues lo pienso mejor y digo ni en pedo!! jajajaja
    Buena intro para la peli.
    Saludos

  2. Impresionante informe, muy inquietante. Por lo visto el espíritu del abuelo fallecido quería que la familia dejara esa casa y una vez que lo hicieron dejo de atormentarlos, si la vivienda no tuvo la bendición de un sacerdote es la única explicación que encuentro al cese de las actividades paranormales. Por cierto, una pequeña corrección, según el informe policial lo que apareció en la mesa del teléfono no fueron babosas sino una mancha marrón en forma de baba.

  3. Con la Ouija no se jode. Es como una vez me dijo un brujo amigo, “se abren cosas que después no saben como cerrar”. Jamás usé y a gente que tiró la idea le hice desistir completamente. Soy muy respetuoso de la gente que ya no está.

    Más que no es un servicio a lo McDonald’s que elegís quien traer y quien no… podés agarrar cualquier cosa. También, vale reconocer, hay mucho chanta y vendehumo suelto diciendo que puede lidiar con estas cosas y después las empeoran.

    Por un momento pensé que arrancaba otra crónica policial… me comí el amague. Tampoco estaría mal un “Crónicas Paranormales” jaja.

    En fin, gran relato que desconocía por completo.

    Abrazo Hugo!

  4. No!!!.
    Mi única experiencia personal (no se si ya lo conté antes) terminó antes de empezar.
    Resulta que siendo chicos (12 o 14 años, capaz menos) con nuestros amigos del barrio quisimos jugar al juego de la copa, era verano y estaba caluroso en Córdoba, nos juntabamos todas las noches a jugar a las escondidas en la manzana de la casa de mi abuela, 20 años atras el barrio era tranquilo y seguro para nosotros.
    La cuestión es que una tarde salió la idea y para la noche yo ya había robado del aparador de mi abuela una copa del juego de copas regalo de mi abuelo de mil años atrás.
    No recuerdo bien si jugamos o nos dio miedo y no hicimos nada, si me acuerdo que por las dudas no quise meter la copa de nuevo a la casa de mi abuela y la rompi, jejeje… cosas de pibes, capaz así zafe de algo peor.

  5. No solo con la ouija sinobque directamente con el ocultismo no se jode! 3 de mis tios pensaron que podian manejarlo, una esta internada en el manicomio, otro en su casa y totalmente solo por que es sumamente violento e incontrolable y uno de mis primos se suicido por culpa de las prácticas de mi tia. Y lo que es peor es que quedo una atmósfera rara en casa y si bien nunca llegue a ver nada si las crei cuando percibi cosas malas ahi.
    Saludos!

  6. Me acuerdo que durante mi infancia, en la decada del ochenta era muy común jugar al juego de la copa y tanto adultos como chicos agarraban un vaso o cualquier copa en las casas y se ponían a invocar espiritus. Pero nunca pude ver algun tipo de manifestacion, siempre estaba la típica historia que se contaba de boca en boca, como que el vaso había volado solo y roto contra una pared y cosas parecidas.

    Igual por las dudas ahora no lo volvería hacer.

  7. Hugo, que opinión te merece la promo de CineFan que ofrecen canjear una tabla Ouija por puntos? No se fueron un poquito de mambo los ejecutivos de márketing?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*