Historia de Wonder Woman

Capítulo 31: El histórico regreso de los Titanes

Como mencioné en capítulos anteriores es imposible analizar en profundidad la historia de Wonder Woman e ignorar a Wonder Girl y su rol en los Titanes, ya que son dos historias que están estrechamente vinculadas.

Más allá del vínculo del los personajes en la ficción, ambos cómics se retroalimentaron en materia de contenido con sus respectivos equipos artísticos.

La última vez que nos referimos a Donna Troy el personaje integraba los relatos complementarios de la revista de Wonder Woman.

Con el inicio de la década de 1980 la editorial DC decidió revivir el concepto de los Titanes y el proyecto quedó en manos de las dos mentes brillantes que serían responsables de brindar la mayor transformación histórica que vivió la princesa amazona.

A partir de este capítulos van a leer con frecuencia los nombres de George Pérez y Marv Wolfman, que sin exagerar, representan los artistas más queridos y entrañables para todo fan de Wonder Woman.

La génesis de la gran transformación que vivió Diana en los años ´80 nació con este relanzamiento de los Titanes, que contra todos los pronósticos se convirtió en una de las historietas best sellers más importantes de DC.

Los Titanes que ya no tenía nada de teens debido a que se habían convertido en jóvenes adultos, se habían separado y tras la cancelación de sus aventuras en 1978 regresaron con una nueva formación en el número 26 de la revista DC Comics Presents, en octubre de 1980.

Aunque la reunión de los personajes se desarrollaba en unas pocas páginas, Wolfman y Perez capturaron la atención de los lectores para que los lectores recibieran con entusiasmo el primer número de The New Teen Titans.

La trama presentaba a Raven, la hija mestiza una mujer humana violada por un demonio llamado Trigon. La joven había crecido en una dimensión alternativa donde aprendió a controlar sus poderes dentro de una comunidad de alienígenas pacifistas.

Raven tenía la capacidad de sentir las emociones de cualquier ser vivo (carga complicada si las hay) y viajar a través de la dimensiones.

En un principio intentó pedirle ayuda a la Liga de la Justicia para combatir a su padre, pero los héroes la rechazaban porque la hechicera Zatanna sentía una presencia demoníaca en el espíritu de la chica.

En su desesperación por conseguir ayuda, Raven entonces comenzaba a reclutar a un grupo de héroes con la intención de reunir nuevamente a los Titanes.

De la formación original sólo regresaban Wonder Girl, Robin y Kid Flash mientras que el resto de los integrantes eran héroes novatos que Raven entendía podían ayudarla.

Así fue que fundó el nuevo equipo de los Teen Titans con estos tres nuevos miembros que tendrían una enorme popularidad entre los lectores.

Starfire

Una de las heroínas más populares del universo DC que originalmente fue concebida como la versión futurista de Red Sonja.

Motivo por el cual Koriand’r, la princesa del planeta Tamaran, tenía un marcado temperamento violento, con enormes poderes que la convertían en un integrante poderoso de los Titanes.

Sin embargo con el transcurso de la serie los autores comenzaron a explorar al personaje desde un enfoque más humano y Starfire pasó a tener un perfil más inocente.

Su adaptación en el planeta Tierra, al que llegaba luego de terminar desterrada de su mundo y la relación sentimental con Robin, representaron una de las principales lineas argumentales en la primera etapa de la serie.

Cyborg

Este año Victor Stone se convertirá en una figura popular debido a su inclusión en la película de la Liga de la Justicia.

En realidad es un personaje histórico de los Titanes que nació en esta etapa del cómic y con el  paso del tiempo se destacó como uno de los miembros históricos del grupo.

Por esa razón en el ambiente de los cómics, la gran mayoría de los lectores no entienden su inclusión en la Liga, que es un equipo que le queda demasiado grande.

En los Titanes tenía un rol muy similar al de La Cosa en los Cuatro Fantásticos. Por lo general siempre estaba de mal humor o hacía comentarios sarcásticos y tenía profundos problemas para aceptar el hecho de tener un cuerpo compuesto por organismos cibernéticos.

Algo que se había originado debido a los experimentos que su padre científico realizó con él.

Beast Boy/Changeling

En este caso nos encontramos con el relanzamiento de un viejo personaje de los años ´60 que había formado parte de La Patrulla Condenada.

Garfield Logan, Beast Boy, era un joven adolescente que tenía la capacidad de transformarse en el animal que deseara, como Jayna de los gemelos fantásticos.

A partir de su incorporación en los Titanes pasó a ser conocido como Changeling y su personalidad era muy parecida a la de Johnny Storm de los Cuatros Fantásticos de Marvel.

En la dupla que formaban Logan y Cyborg se replicaba la misma dinámica de relación que tenían la Antorcha Humana con La Cosa.

A comienzos de los años ´80 George Pérez se había convertido en una de las nuevas promesas del cómic, luego de su paso por Marvel, pero a través de esta colección adquirió notoriedad y reconocimiento entre sus pares.

La característica principal de su arte residió en la sensibilidad y humanismo que le dio a los personajes, algo que se convertiría en un elemento clave de su carrera.

Perez alejó a los Titanes de esos relatos inocentes que se enfocaban en su poderes especiales para desarrollar una historia mucho más profunda que tenía un marcado contenido dramático.

Nadie leía los Titanes por sus hazañas heroícas, que por supuesto eran divertidas, sino por los vínculos que se gestaban entre ellos y las tribulaciones personales que enfrentaban.

Con el transcurso de los números el lector se encariña cada vez más con este equipo y llegaba un momento en que no podías dejar de leer las historias de este equipo.

El hecho que los personajes fueran más grandes también abrió la puerta a que sus conflictos fueran más intensos y sus vínculos personales más interesantes.

En ese sentido es menester destacar la memorable historia de amor que viviría Donna Troy con el profesor universitario Terry Long.

Algo que en 1980 estuvo completamente adelantado a su tiempo y generó cierta polémica en el mundo del cómic por la edad que tenían los personajes.

Donna tenía 19 años y Terry era un hombre de 35 años, separado y con una hija pequeña.

Lejos de ser un romance forzado o pervertido, el modo en que se desarrollaba la historia de amor entre ellos era una magnífica obra de arte que brindaba un cómic aparte.

El vínculo se desarrollaba de a poco y ambos lidiaban con las dudas personales que generaban la diferencia de edad.

A diferencia del infumable Steve Trevor, el guionista Perez trabajó a Terry Long con un enfoque mucho más positivo.

Nunca la presionaba a Donna por consumar la relació ny se mostraba como un sostén emocional importante para ella, que representaba un cable a Tierra de sus aventuras como heroína.

Con el paso del tiempo el resto de los Titanes lo aceptaron sin problemas y los mismo ocurrió con los lectores.

Terry Long era un buen personaje secundario que le daba un enfoque más humanista a la historia de Donna, quien se convertiría en uno de los pilares fundamentales de los Titanes.

Con la aparición de este personaje nació también uno de los grandes culebrones románticos del universo DC.

A los largo de esta primera etapa que tuvo 40 números y duró hasta 1984 hubo tres historias esenciales que tuvieron un enorme impacto en el universo DC y paso a destacar por orden de importancia.

3- ¿Quién es Donna Troy?

Una incógnita  que al día de hoy sigue vigente, pero en enero de 1984 George Pérez intentó darle una respuesta.

Esta es una historia magnífica para tomar contacto con la sensibilidad de este escritor.

Si al terminar de leer este cómic no te emocionaste entonces verificá tu pulso porque te convertiste en un zombi y no los sabías.

La relación de Donna y Terry da un importante paso y ambos deciden comprometerse en matrimonio.

Sin embargo, antes de dar el sí en la Iglesia la heroína siente que debe intentar cerrar cuestiones de su historia personal que no son claras.

Hasta ese momento se sabía que Wonder Woman la había rescatado de un incendio, donde su padres habían muerto, y la Reina Hipólita luego aceptó criarla entre las amazonas.

Terry, quien siente que la angustia de su futura esposa se relaciona con este misterio, entonces contra a Robin para que investigue el pasado de Donna.

Dick Grayson obviamente se niega a aceptar dinero y acepta la tarea como un regalo de bodas a su compañera en los Titanes.

Juntos emprenden la investigación que llevó a darle a más contenido al origen de Donna.

En este caso no voy a detallar demasiado la trama para no arruinar la sorpresa del argumento que fue desarrollada como una novela policial.

Perez no modificó tanto el origen de Donna sino que le dio una mayor claridad.

En este cómic llegamos a conocer quienes fueron sus verdaderos padres y las circunstancias en que surgió el incendió en el que Wonder Woman la rescató de niña.

2-El contrato de Judas

Si le preguntás a un lector comiquero por la historia más importante del cómic de los Titanes problablemente te va a mencionar El contrato de Judas, pero yo disiento con eso.

Muy especialmente en lo que se refiere a la temática en la que se centra este informe.

Esta historia sí es la más popular de los Titanes y no en vano fue seleccionada como el Cómic Favorito de 1984 en los Estados Unidos.

El relato no sólo trascendió por la trama que presentaba sino por las enormes consecuencias que dejó en esta colección.

Uno de los más grandes anti-héroes del universo DC, Deathstroke, que se había convertido en uno de lo enemigos de los Titanes, recibía un encargo para matar a los jóvenes héroes.

Con el objetivo de cumplir su misión, en la que uno de sus hijos había fallado previamente, el mercenario lograba introducir una espía que se hacía pasar como una integrante más del equipo.

Terra era una joven con poderes psíquicos que era adoptada por los Titanes y luego los traicionaba para cumplir el encargo de Deathstroke.

Durante este famoso arco argumental sucedieron varias hechos importantes.

Kid Flash (Wally West) abandonó el grupo y se alejó de la vida de los superhéroes, mientras que Dick Grayson, en un momento histórico de DC cómics, abandonó su identidad de Robin para convertirse en Nigthwing y consolidar su independencia de Batman.

También se produjo la incorporación oficial a los Titanes de Jericho, el hijo de Deathstroke, que era mudo y bisexual, algo que no tenía precedentes en este género.

Lo interesante de Jericho es que al no tener diálogos los artistas tenían que expresar sus emociones por medios de las ilustraciones.

El contrato de Judas consiguió establecer a los Titanes como uno de los best sellers más importantes de los años ´80 a tal punto que se convirtió en una peligrosa competencia para Marvel.

Esta historia hace poco fue adaptada en una película de animación de Warner (que todavía no vi) y este año tuvo una gran continuación en el cómic de los Titans, Teen Titans y Deathstroke.

Para quienes estén interesados en adquirir estos dos relatos destacados la editorial Salvat los recopiló en la colección de novelas gráficas que están disponibles en los kioskos.

El contrato de Judas tuvo su propio tomo y ¿Quién es Donna Troy? lo pueden encontrar en el libro de Wonder Woman, Paraíso perdido que recopila una célebre historia que veremos más adelante.

1-Cuando chocan los Titanes

Este relato que se desarrolló en los números 11 y 12 de The New Teen Titans (1980) y tuvo como protagonista absoluta a Donna Troy no quedó en el recuerdo como El contrato de Judas, pero sus consecuencias marcaron un antes y un después en la historia de Wonder Woman.

La trama se enfocaba por completo en la mitología griega y narraba como los Titanes reales (no los superheroes) liderados por Hiperión intentaban apoderarse del monte Olimpo.

El hijo de Urano en este caso seducía a Donna con una poderosa hipnosis para convertirla en una diosa griega.

De ese modo Hiperión la utilizaba para enfrentar a la amazonas de Isla Paraíso y los jóvenes Titanes, quienes buscaba detener el plan de las deidades griegas.

En esta aventura George Pérez se metió de lleno en la mitología griega con una aventura que gestó los cimientos de lo que sería la gran transformación de Wonder Woman en la Era Moderna de los cómic.

Pavada de repercusión.

La nueva versión de Diana nació en estos dos números por el modo en que Pérez abordó el mundo de la amazonas y su conexión con los dioses griegos.

Hasta que se publicó esta historia la mitología se había trabajado de un modo superficial y este autor llevó esta cuestión a otro nivel.

Isla Paraíso a partir de ese momento pasó a ser un mundo mucho más complejo e interesante.

El estilo de relato que presentó Pérez en este argumento fue la base de lo que serían más adelante los cómics de Wonder Woman y por ese motivo en lo personal la ubico un escalón arriba que El contrato de Judas.

Cabe destacar que durante este período de los Titanes se produjo también el primer e histórico encuentro del grupo con Diana que tuvo lugar en el número 287 (1982) de su colección.

Una muy buena aventura que reforzó el vínculo entre la princesa amazona y Donna Troy, algo que no que había explorado hasta ese momento.

Continuará.

 

 

3 Comentarios

  1. Este comic es el mas Marvel que DC pudo sacar para plantarle cara a la competencia y lo hizo bastante bien, al leerlo te das cuenta que desde el principio los Titanes se relacionaron como una familia, algo q en DC era raro, la JL nunca lo ha hecho y no lo hara, en cambio en marvel tenes los 4f, Xmen y hasta los vengadores(la mayoria de las veces) han tenido esa relacion. Perez pudo lograrlo enseguida y desde ahi creo una etapa clasica para los comics.
    Tambien se da la formacion clasica de los titanes y por las distintas adaptaciones la mas popular.
    Lo que si mato a Terry y por eso me parece q no lo recuperan todavia es el diseño que le dieron, quedo ancladisimo en esa epoca.
    Sobre el contrato de judas, la pelicula es muy buena (de las mejores de las ultimas de DC, q viene bastante malas ultimamente) y tambien lo habian adaptado en la serie de los Teen Titans.
    En cuanto a la continuacion en comic es bastante floja

  2. No creo que la desaparición de Terry tenga que ver con el diseño Emanuel, fijate que en los ´90 su aspecto ochentoso cambió bastante. El problema me parece que pasa por todos los quilombos temporales que tuvo DC hasta el momento.
    Con la ya complicada historia de Donna sería un caos restaurarlo otra vez en una linea temporal. Al margen que no sería lo mismo porque la Donna adulta de hoy no es la misma que el personaje que surgió en esta etapa. El problema pasa más con la finalidad del personaje. ¿Para qué habría que restaurarlo? ¿Que le aportaría a la historia de Donna?

    Otro caso muy distinto es el de Iris West que la renovaron con una finalidad concreta en la historia de Flash. Lo veo más como una cuestión argumental más que de diseño. Si fuera por eso Luke Cage no hubiera sobrevivido los ´70.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*