Para ver en Netflix: Pixote

Publicidad

pixoteUna de las grandes obras maestras del cine latinoamericano.

Esta es la película que hizo famoso en todo el mundo al director argentino Héctor Babenco, responsable de El beso de la mujer araña (1987) y Carandirú (2003).

A raíz del éxito de este film el realizador luego hizo otros proyectos donde terminó dirigiendo a figuras como Jack Nicholson, Meryl Streep, Tom Berenger, Daryl Hannah, William Hurt, Raul Julia, Tom Waits y Kathy Bates.

Inclusive James Cameron tomó como referencia visual el film de Babenco, A play in the fields of the Lord para recrear el mundo de Avatar.

Un grande del cine que trascendió con esta tremenda producción de 1981.

Pixote narra la historia de un niño de 10 años que es abandonado por sus padres y no le queda otra en la vida que criarse solo en las duras calles de San Pablo, rodeado de delincuentes, narcotraficantes y prostitutas.

Un film muy especial que de destaca por ser una fusión entre el neorrealismo italiano de los años ´40 con el género documental.

Mucho antes que apareciera Ciudad de Dios, Héctor Babenco conmovió al mundo con esta obra interpretada por chicos de la calle reales, cuyas vidas no estaban tan alejadas de lo que eran las historias de sus personajes.

Pixote es un film fuerte y perturbador que tuvo la valentía de mostrar con una crudeza, que no tenía precedentes en la pantalla grande, una realidad de Brasil que no se trabajaba en la ficción.

La película esta claramente dividida en dos partes.

En la primera mitad de la historia el director narra las experiencias del protagonista en un siniestro reformatorio, donde los niños son explotados por la corrupción policial y tratados como la peor escoria del planeta.

Un micromundo aparte donde las violaciones y las peleas sangrientas son la vía de escape para los menores que conviven en un infierno.

La trama se vuelve luego más oscura cuando Pixote se escapa con otros jóvenes de la institución y Babenco retrata que la vida en las calles es todavía mucho peor.

El trabajo del director con los actores, que no tenían experiencia en el cine, es brillante y sumado al enfoque documental que tiene la narración la película brinda  una experiencia muy especial.

pixotecSi bien la trama tiene escenas brutales y algunas son algo perturbadoras, Héctor Babenco manejó el tema con mucha inteligencia, donde no esconde la realidad que enfrentan los personajes, pero tampoco se regodea con la cámara en el sadismo o el morbo de esos hechos que son duros de ver.

La película abre con un prólogo donde aparece el propio Babenco explicando el contexto en que se desarrolla la trama y luego comienza el relato de Pixote.

Esta película fue aclamada en todo el mundo y su protagonista Fernando Ramos da Silva se convirtió en un símbolo de esperanza para los niños de la calle de Brasil.

El joven tenía 13 años cuando filmó Pixote y fue encontrado por Babenco en los suburbios de San Pablo. Tres mil chicos fueron testeados para el rol principal pero Fernando lo ganó y brindó un trabajo brillante.

Lamentablemente esta película también resultó para él una maldición.

Fernando Ramos da Silva en 1981 se convirtió en una celebridad y se le presentaron muchas oportunidades que no supo aprovechar o tal vez no estaba preparado para hacerlo.

A la familia del chico el gobierno de Brasil le regaló un casa en un barrio residencial de Río, pero la familia nunca pudo adaptarse y al poco tiempo regresaron al barrio pobre de San Pablo.

Fernando tuvo ofertas de trabajo como actor, pero el hecho que no supiera leer y tuviera problemas para memorizar los diálogos en las telenovelas donde lo contrataban, hicieron que fuera complicado trabajar con él.

Esta situación sumado al hecho que el joven se escapaba de las clases de actuación y tampoco estaba interesado en colegio primario generaron que su fama se disolviera por completo.

Fernando volvió a las calles de San Pablo y otra vez volvió a juntarse con delincuentes y personas peligrosas. Su situación empeoró porque encima la policía lo tenía identificado por su personaje de delincuente en Pixote y no por quién realmente era.

«Yo sólo quiero que la gente se olvide de la imagen de Pixote, quiero vivir como un hombre sin ser perseguido. La sociedad creó a Pixote pero no saben cómo prepararlo para la vida», declaró Da Silva un vez en una entrevista.

Toda una síntesis de lo que quiso expresar el director Babenco con su película.

En 1987 Fernando Ramos da Silva fue brutalmente asesinado por la policía de San Pablo.

La versión oficial indica que el chico, que tenía 19 años, estaba  casado y tenía una hija pequeña, se habría resistido a un arresto y murió en un enfrentamiento.

Da Silva ya había sido arrestado por robo previamente pero los familiares declararon que su muerte fue una ejecución. La policía lo venía buscando desde hace tiempo y cuando lo encontraron lo mataron.

Una historia muy triste porque de alguna manera el protagonista de Pixote terminó como varios personajes de la película que lo hizo famoso.

Marília Pera, una de las pocas actrices profesionales del film, por su rol de la prostituta que trabaja con los chicos, se convirtió en la primera artista latina en ser galardonada por la Asociación Nacional de Críticos de Estados Unidos en 1982.

Durante la década siguiente se convirtió en una de las actrices más importantes de Brasil.

Actualmente sigue trabajando en su país.

Lo más impactante de Pixote es que pasaron 30 años de este film y sigue vigente como si se hubiera filmado hace unos meses.

No sé si habrá cambiado algo en Brasil desde entonces, pero en Argentina tenemos un montón Pixotes que andan en las calles sin ningún tipo de contención o ayuda.

Una de las películas más importantes filmadas en las últimas décadas que no tiene desperdicio.

Estas son las gemas que vale la pena aprovechar en . Es muy raro que la pasen por la televisión y si no es a través de esta vía se complica conseguirla con subtítulos.

Mi recomendación del fin de semana.

Pueden encontrar a Pixote en la secciones «Dramas» y «Películas policiales».

El avance.

Publicidad

2 comentarios

  1. me voy a abtener de verla,no porque sea un negador de realidades,yo vivo otra realidad(laburar,llegar a mi casa q esta en uno d los barrios mas peligrosos de capital,villa 21 y tambien escaparle a la cultura villera q no me representa para nada) sino porque estoy harto d ver cosas como esas en la realdad,para mi el cine es un escapismo,como lo es la literatura y la musica.
    saludos!

Los comentarios están cerrados.