Hollywood Station

Publicidad

hollywood_station_lg«Su producción literaria de ficción y no ficción es legendaria».

James Ellroy.

Cuando el autor de «Los Ángeles al desnudo» y «Jazz Blanco» define a Joseph Wambaug como su gran maestro cuya obra cambió su vida para siempre uno se ve obligado a descubrir las historias de este hombre.

Lo cierto es que pese a la enorme trascendencia que tuvieron sus libros, la realidad es que salvo por los fanáticos del género policial el nombre de Wambaugh no es tan popular.

Joseph fue policía durante 14 años en el departamento de Los Ángeles donde hizo su carrera desde agente de patrulla hasta sargento.

Luego se hizo famoso por una serie de libros que se destacaron por llevar un realismo en el género policial que hasta ese momento sólo encontrabas en las novelas del viejo y querido Ed McBain.

Los títulos esenciales de Wambaugh son «Los Centuriones», que narra la historia de un grupo de agentes novatos que se van endureciendo con su rutina de trabajo, «Los chicos del coro», tal vez la más famosa, que se centraba en un grupo de policías corruptos y «El campo de cebollas» , una obra de no ficción que narró el caso real de un policía secuestrado y asesinado por unos delincuentes.

Un trabajo que marcó a fuego la vida de James Ellroy.

Después de mucho tiempo, Wambaugh volvió a la literatura en el 2006 con una nueva saga que se inició con «Hollywood Station».

Con este libro me pasó algo muy loco.

Lo amé las primeras 100 páginas, me empezó a cansar en las 200 y me terminó por desencantar al llegar al final en la hoja número 400.

Esta novela narra la vida cotidiana de una comisaría de Hollywood en la que distintos agentes y oficiales lidian a diario con todo tipo de situaciones violentas o bizarras, en el sector más famoso de la ciudad de Los Ángeles.

Cada capítulo describe la jornada de una patrulla en particular donde los policías viven distintos tipos de situaciones.

Algunas son graciosas por los personajes que se encuentran en las calles y otras bastante dramáticas en las ocurren cosas terribles.

A lo largo de la trama los personajes se van mezclando entre sí y todos terminan involucrados en un caso de robo diamantes que se desata a partir de hechos que parecen en principio intrascendentes.

joe-wambaugh-badge-crimezineAl principio uno como lector tienen la sensación de estar frente a una versión literaria de los reality de televisión Cops o la versión argentina, Policías en acción, donde acompañamos a un patrullero en su jornada de trabajo.

El tema es que con el transcurso de los episodios vas descubriendo que en realidad «Hollywood Station» es más una recopilación de anécdotas que un una novela policial.

El caso del robo de diamantes es completamente pedorro y los delincuentes que intervienen en los hechos no son interesantes. Me dio la sensación que Wambaugh no le dio bola a esos personajes y estaba más interesados en los miembros de la comisaría.

En los agradecimientos de la novela hay una larga lista con el nombre de numerosos policías a los que el autor los destaca por haber compartido con él sus anécdotas.

De hecho, al leer esta novela por momentos parece más un libro de no ficción y no me sorprendería que los hechos que describe Wambaugh en la trama estuvieran basados en casos reales.

Tal vez esa es la razón por la que siempre amé el trabajo de Ed McBain.

El tipo te contaba una gran historia dentro del subgénero de procedimientos policiales, pero no se olvidaba de construir un gran thriller.

Eso es lo que le  faltó para mí a «Hollywood Station».

Otra cosa que me desencantó de esta novela es que Wambaugh es extremadamente indulgente con la policía.

Todos los personajes son simpáticos y sacrificados y parecen patrullar las calles por la vocación de servicio.

Eso no me terminó de cerrar y a lo mejor hubiera estado bueno que los personajes tuvieran más mátices como esa joya televisiva que fue The Shield, con Michael Chiclis.

Ahí tenías policías honestos como los de Wambaugh pero también había tipo con placas que era peor que los delincuentes.

No la pasé mal con este libro pero esperaba muchísimo más.

Lo mejor de todo es el memorable prólogo que escribió James Ellroy para esta novela titulado «Homenaje a Joe» que ya de por si vale la compra de esta novela.

Sólo por el prólogo de Ellroy, mirá lo que te digo.

James en un texto fabuloso describe la historia de su vida y como la literatura lo acompañó en los momentos más duros que enfrentó cuando era un vagabundo drogadicto que dormía en las calles.

Ellroy destaca los libros que marcaron su vida y como se gestó su relación con el género policial y el papel que jugaron los trabajos de Wambaugh al respecto.

Imperdible.

«Hollywood Station» lo pueden encontrar por sólo 12  pesos en las librerías de la  avenida Corrientes.

 

 

 

 

Publicidad

2 comentarios

  1. No me acuerdo como se llama Federico, pero es la que está frente al teatro Lola Membrives. Tiene unos carteles grandes que anuncian las ofertas. La vas a reconocer enseguida.

1 Trackback / Pingback

  1. Cop Hater | HUGO ZAPATA

Los comentarios están cerrados.