Dos locos con suerte

Publicidad

La mejor y más bizarra historia de y !

Si hay una película de visión obligatoria que hicieron estos dos grosos del cine es Dos Locos con suerte, también conocida como Go For It y Nati con la camicia.

Acá nos encontramos con la dupla de estos ídolos en su máximo esplendor donde brindaron una comedia de acción totalmente desquiciada y desopilante.

Si tengo que elegir una sola propuesta de ellos me quedo con esta.

Sobre todo  para los amantes del cine bizarro, el delirio que tiene esta trama es maravilloso.

Esta película la hicieron en 1983 donde se juntaron nuevamente con el querido director Enzo Barboni, que aparecía en los créditos como E. B. Clucher, quien fue el que catapultó a la fama a estos actores a fines de los ´60 con los spaguetti westerns Me llaman Trinity y Me siguen llamando Trinity.

Barboni fue responsable también de Dos super policíasDos puños contra Río, Los ángeles también comen porotos (con Bud Spencer) y los trabajos solistas de Terence, Le siguen llamando el magnífico y Renegado Jim.

La particularidad de esta producción es que se trató de una parodia de los filmes de agentes secretos donde no faltan las referencias a James Bond y El superagente 86.

Terence interpreta a un buscavidas que vagabundea por las autopistas viajando en patines y casi es atropellado por unos camioneros.

Cuando descubre el vehículo parado en un bar,  Hill decide vengarse de ellos y ahí conoce a Doug ( el gordo Spencer) que acaba de salir de prisión y termina involucrado en una pelea con los camioneros que incitó el loco de los patines.

A partir de ese momento es donde comienzan las situaciones disparatadas. Terence se roba un camión con Bud y tras una serie de enredos bizarros  terminan en un aeropuerto rumbo a Miami, donde se hacen pasar por unas personas que llaman para un vuelo por un altavoz.

Los pasajeros Mason y Steinberg no aparecen y los protagonistas toman su lugar sin saber que al asumir esas identidades se involucraron en una operación de la CIA.

La trama tiene una estructura similar a lo que había sido Dos super policías, donde ellos terminaban siendo policías a la fuerza cuando entraban a robar a un edificio que resultaba ser una comisaría.

La diferencia es que el argumento de Dos locos con suerte es muchísimo más lisérgico.

En este film los miembros de la CIA creen que ellos son dos experimentados agentes de campo y le asignan la misión de acabar con la banda de uno de los  villanos más desquiciados que se crearon para el cine.

K 1 es un gordo multimillonario que desea detonar una bomba que va causar que la humanidad deje de comprender el significado de los números y de esa manera se genere un caos en el mundo que le permita a él tener el control absoluto del planeta.

La verdad que lo que hizo el guionista Marco Barboni con este argumento es maravilloso porque llenó la película de situaciones absurdas que son desopilantes de ver gracias al talento de los dos protagonistas.

El personaje de Terence Hill está totalmente pirado y tiene algunas acciones que te hacen morir de risa.

Los dos en términos generales, acá brillaron como nunca porque desarrollaron un humor más grotesco que era diferentes al de sus filmes anteriores.

Hay situaciones en Dos loco con suerte que desafían la leyes de la lógica.

Por ejemplo en una escena entran al baño de un restaurante y en ese lugar por motivos inexplicables son transportados a otro lugar.

Cuando abren la puerta y salen del baño se encuentran adentro de un buque que navega en el mar!

Estas son las cosas que hicieron de esta película mi favorita de la dupla Spencer-Hill.

Otro gran momento es cuando parodian a los filmes de James Bond y los inventos de Q.

Acá aparece un inventor de la CIA muy parecido al de 007 que les da todo tipo de artefactos extravagantes, entre ellos, un papel higiénico super resistente que se estira como una goma y luego los saca de un aprieto, en otra escena desopilante.

No es casualidad que Dos locos con suerte sea una de las películas más elogiadas por los fans de Bud y Terence.

Realmente acá se lucieron de manera especial y la versión en castellano con el doblaje latino es un millón de veces más graciosa todavía porque los dobaljistas se tomaron un par de licencias en los diálogos que son muy graciosas.

Tengo que destacar a estos dos grosos que fueron Raúl de la Fuente (Bud Spencer) y Moisés Palacios (Terence Hill) que hicieron  los mejores doblajes dentro de los filmes de esta dupla.

El trabajo de ellos es bastante conocidos por la manera en que presentan la película y el hecho que los personajes todo el tiempo se llaman entre sí, “gordo” y “enano”.

En la colección que editó el año pasado AVH en dvd viene este doblaje que no tiene desperdició.

Una de las mejores comedias de los años ´80.

Este es el avance.

Publicidad

2 Comentarios

  1. Buenisimo el articulo Hugo lindos recuerdos y dan ganas de volver a verlas. Nada que ver con esto estaría bueno algún día escribas sobre fortress no se si te acordas con rachel Ward.

Comentarios cerrados.