Basil Rathbone: El gran Sherlock Holmes 2

Publicidad

Hoy: Las aventuras de Sherlock Holmes.

El tremendo éxito taquillero que representó la película El sabueso de los Baskerville, con Basil Rathbone en 1939 generó que los ejecutivos los estudios Fox no perdieran el tiempo y ese mismo año estrenaron también Las aventuras de Sherlock Holmes.

Una vez más volvieron a reunirse Rathbone como el famoso detective de Arthur Conan Doyle y Nigel Bruce en el papel del Doctor Watson.

Esta es probablemente la película más famosa en la filmografía de Holmes ya que en la última escena se inmortalizó en la cultura popular la famosa frase: «Elemental, mi querido Watson».

Si bien en los libros el personaje usó alguna vez la palabra «elemental» esta frase emblemática cobró notoriedad con  en esta producción.

En la primera película de Guy Ritchie con el detective se le rindió un homenaje a Las aventuras de Sherlock Holmes cuando Robert Downey Jr. aparece tocando el violín es una escena que es una clara referencua a esta producción.

En la nueva  serie inglesa de televisión Holmes también presentaron guiños a este film.

La particularidad de esta historia es que estuvo inspirada por la obra de teatro «Sherlock Holmes» que en 1899 escribieron William Guillete y Conan Doyle.

Doyle  había intentado en otras oportunidades crear espectáculos teatrales sin mucho éxito hasta que desarrolló un proyecto con su famoso personaje que fue el que tuvo los mejores resultados comerciales.

William Guillete, por cierto, fue el responsable de crear la famosa frase de Sherlock Holmes que surgió originalmente en el teatro y luego se hizo popularmente famosa gracias a ete film.

La obra «Sherlock Holmes» presentaba un argumento que combinaba elementos de los relatos «Escándalo en Bohemia», «El problema final» y «Estudio en Escarlata».

Si bien en la película se hace referencia en los créditos a esta obra la realidad es que se trató de una adaptación bastante libre.

En este caso Holmes se enfrenta a su archienemigo el Profesor Moriarty, quien le plantea un gran desafío al detective.

Moriarty se propone cometer el crimen del siglo y le asegura a Holmes que él no podrá encontrar ninguna prueba para incriminarlo.

La propuesta del conflicto es muy entretenida y no es casualidad que este haya sido uno de los filmes más elogiados de la saga con Basil Rathbone.

La rivalidad entre los dos personajes estuvo excelentemente trabajada desde el guión y luego sobresalió con las interpretaciones que brindaron Rathbone y George Zucco, como el Profesor Moriarty.

Hacia fines de los años 30 Zucco era uno de los actores preferidos por los estudios de Hollywood para interpretar villanos psicópatas.

En su carrrera se hizo famoso por sus trabajos en El Jorobado de Notre Damme (1939) Las manos de la Momia (1940) Dead Man Walk (1943) y The Mad Monster (1942).

Con el rol del profesor Moriarty se robó la película.

Lo que hace especial a Las aventuras de Sherlock Holmes de otros capítulos de esta saga es que el núcleo de conflicto no se centra en descubrir la identidad de un criminal, sino en la rivalidad de Moriarty y Holmes.

De entrada se sabe quién será el responsable de un crimen, la incógnita es si Holmes podrá detenerlo.

Si El sabueso de los Baskerville había sido un éxito, los resultados de la taquilla en este caso fueron superiores y quedó en claro para la industria que la dupla que armaban Basil Rathbone y Nigel Bruce se había convertido en una apuesta segura en los cines.

La saga de Holmes en el cine continuaría luego con profundos cambios que fueron generados por la entrada de Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial en 1941, a raíz del ataque japonés de Pearl Harbor.

La historias de Holmes en la pantalla grande se vería afectadas por esos hechos, pero esto es un tema para una próxima nota.

Por lo pronto recomiendo ver esta película.

Acá está la escena original con el violín y las moscas a la que Guy Ritchie hizo referencia en su film del 2009.

 

 

 

Publicidad