El veredicto: Un libro de Michael Connelly

Publicidad

Alto thriller policial!

La creación del abogado Michael Haller es una de las mejores cosas que le podrían haber pasado a la carrera de Michael Connelly, uno de los escritores de policiales más destacados que hay por estos días.

Sus novelas con el detective Harry Bosch en un momento me empezaron a cansar (aunque las ultimas se pusieron interesantes otra vez) y fue justo en ese momento cuando Connelly apareció con un nuevo personaje.

Mickey Haller debutó en la novela «Culpable o Inocente» que hace poco fue adaptada excelentemente en el cine con Matthew MacConaughey, quien la rompió con este personaje.

Con ese trabajo Connelly presento un libro de suspenso en la línea de los que suelen ser los trabajos de John Grisham.

«El veredicto» es la segunda novela de Mickey Haller y podés disfrutarla tranquilamente si no leiste la anterior, aunque es recomendable hacerlo.

La otra opción es ver la película que es muy fiel al libro.

La particularidad de este trabajo de Connelly es que reúne en una misma historia a Haller con Harry Bosch.

Luego de los hechos de «Culpable o Inocente» Haller se encuentra retirado y cuando se prepara para volver a los tribunales la vida lo sorprende con un hecho inesperado.

Jerry Vincent un conocido compañero de Mickey fue asesinado y a raíz de este homicidio Haller hereda todos sus casos.

Entre ellos, la defensa e un famoso productor de cine de Hollywood, Walter Elliot, quien está acusado de asesinar a su mujer y al amante de ésta.

Es el pleito judicial del año en Estados Unidos, pero hay un problema. El asesino del abogado Vincent está suelto y Haller se convirtió en un nuevo blanco.

Es ahí en donde entra en juego Harry Bosch.

Hace mucho que no la pasaba tan bien con una propuesta policial como esta.

La novela no sólo es atrapante por los misterios que plantea, sino que es apasionante por la manera en que el autor te describe el mundo de los tribunales norteamericanos.

El duelo de estrategias que se produce entre la fiscalía y la defensa  es alucinante porque no importa tanto si los imputados son culpables o inocentes, sino quíen le miente mejor al jurado.

Esa es la frase con la que comienza el relato de Haller.

«Todos el mundo miente.

Los abogados mienten. Los testigos mientes. Las víctimas  mienten.»

Uno de los aspectos apasionantes de este relato es el momento en que se describe la elección de jurados en el caso del productor de Hollywood.

Yo por lo menos no conocía el proceso y me sorprendió que parece una partida de TEG donde el fiscal elimina los testigos que pueden ser candidato favorables para inclinarse la defensa y viceversa.

Leí bastante cosas de Grisham pero no recuerdo que describiera este proceso que es apasionante.

Harry Bosch acá tiene un rol secundario pero cada momento que interactúa con Haller es genial.

Me encantó esta novela y la recomiendo para los que busquen leer una buena historia de suspenso.

 

Publicidad

2 comentarios

  1. Es verdad, me había olvidado de esa historia de Grisham, pero lo que hace Connelly igual es distinto. Te muestra con detalles realistas situaciones cotidianas de los tribunales que no lo encontré en ese trabajo de Grisham.

Los comentarios están cerrados.