El viaje de Chihiro

Esta es por lejos una de las películas más fumadas del director y de los estudios Ghibli en general.

Previamente a esta producción habían hecho cosas bizarras como Pom Poko, pero con este proyecto levantaron la apuesta.

El viaje de Chihiro es una de los filmes más complejos de entender desde la mirada occidental, ya que la historia está plagada de referencias de leyendas clásicas del folklore japonés.

Es una historia muy loca que lidia con la temática de la transición de la infancia a la adultez, que además estuvo muy influenciada por el clásico de Lewis Carroll, “Alicia en el País de las Maravillas”.

Chihiro es una niña de 10 años que se muda a una nueva ciudad con sus padres. En el camino el padre se pierde con el auto al tomar un atajo y terminan en un tunel que da una pueblo abandonada.

Cuando la familia se pone a explorar el lugar encuentran un restaurant donde los padres se ponen a comer. Chihiro decide recorrer las calles de ese extraño sitio  y cuando vuelve con su familia descubre que sus padres se convirtieron en cerdos y la ciudad se llenó de espíritus.

A partir de ese momento en que la protagonista toma conciencia que entró a un mundo paralelo debe bucar la forma de romper el hechizo de sus padres para retornar a  su vida cotidiana.

Recuerdo que vi esta película por primera vez en la panatalla más grande que tenía el Village Recoleta y fue una experiencia inolvidable.

Esta fue una de las poquísimas películas de Miyazaki que se estrenaron en los cines argentinos. La otra fue Ponyo.

Uno como espectador tenía la sensación que compartía la experiencia con Chihiro, ya que más que una película parecía que uno estaba viviendo un sueño bizarro.

Algo que siempre me encantó de este film son los primeros minutos donde progresivamente el director te lleva de viaje a ese mundo paralelo.

Ver esos escenarios, impecablemente detallados, en una pantalla de cine fue algo impagable.  Y eso era apenas el comienzo, ya que luego venía un desfile de personajes absolutamente lisérgicos con los que no parabas de sorprenderte.

El film es muy interesante también porque Miyazaki reflexionó sobre la juventud japonesa del siglo 21, que de acuerdo al cineasta vive en una nube de pedo.

Al comienzo de la historia Chihiro es presentada como una niña malcriada, que no tiene buenos modales y está acostumbrada a hacer lo que quiere.

Con el transcurso de la trama, su personalidad cambia drásticamente y se convierte en una chica más soidaria y segura de sí misma.

El viaje de Chihiro es una producción mucho más compleja de lo que aparenta y en su momento brindó una experiencia cinematográfica diferente.

Esta fue la primera obra de Ghibli que logró pegar fuerte en Occidente a nivel popular y terminó ganado el premio Oscar a la mejor película de animación.

En el 2002, contra todos los pronósticos venció a La Era de Hielo, Lilo & Stich, Spirit: El corcel indomable y El planeta del tesoro.

Otro aspecto interesante para destacar de Chihiro es que el doblaje latino fue realizado en Argentina.

Esto fue sumamente importante ya que este film representó un impulso impresionante para la industria del doblaje que venía muerta en nuestro país.

Un amigo que interpretó a un personaje en la película fue muy claro al respecto. Me contó que para los actores argentinos que trabajan en este campo Chihiro marcó un antes y un después en la industria local.

El excelente trabajo que hicieron los actores permitió que el país se impulsara otra vez en este terreno y más producciones animadas y programas de televisión comenzaron a doblarse en Buenos Aires a partir del 2001.

En Ghibli quedaron contentos con el trabajo realizado, ya que cuando se estrenó Ponyo el doblaje latino decidieron hacerlo otra vez en Argentina, donde participó la mayoría del reparto de Chihiro.

Inclusive buena parte de este elenco también realizó luego el excelente doblaje de la serie Arjuna.

Un detalle interesante es que también se hizo un doblaje en México, especialmente para ese país. Sin embargo cuando la película se editó en dvd sólo se incluyó el trabajo realizado en Argentina.

En fín, otra joya de este gran estudio que a diez años de su estreno ya es considerado un clásico de la animación.

7 Comentarios

  1. Hugo, después de ver las recomendaciones de tantas películas animadas orientales me sorprendía que todavía no llegase “El viaje de Chihiro”!!
    Cuando la vi por primera vez era muy chico, lo cierto es que debería verla de nuevo para apreciar esas otras cosas que de niño uno no ve, pero aun así lo mucho que disfrute esta locura no tiene nombre! aun hoy, pienso en la película con cariño y ver este comentario me hace querer verla de nuevo.
    Pero, y lo digo con buena onda, como un lector regular del blog me sorprende que, siendo siempre tan completo con tus notas, esta en particular deja sabor a poco… pareciera que desvarías mucho… O quizás seré yo que esperaba una nota de diez hojas para esta película que tiene mucho de donde hablar, no se, pero esa fue la impresión que me dio y quería comentarlo.
    Aun así, te felicito por el trabajo que haces siempre, y repito que es muy agradable encontrar una nota de Chihiro acá.
    Saludos, Javier

  2. QUe gran clasico q es esta pelicula, auqnue si es verdad q es complicada en varios aspectos, y hay personajes muy locos mi sobrina de 8 se asusto mucho con el sin cara, y la escena donde se empieza a tragar gente. Los diseños son geniales, y el detalle de los fonde tambien.

    No sabia lo del doblaje argentino, la verda q ni se nota cosa q en otros casos como chicken littel y los increibles fue demasiado grosero la porteñizacion de los personajes.

    Igual mi preferida de Gibli siempre sera Porco Rosso, se hace la segunda parte HUgo?

  3. No Javier, creo que están los aspectos más importantes que consideré debían ser destacados. Entre ellos el tema del doblaje argentino que se ignoró por completo en las reseñas locales. En este caso no sentí la necesidad de extenderme más.
    Si la nota te dio ganas de ver la película de vuelta entonces cumplió su objetivo.
    Saludos!

    Si Betof, tengo entendido que ya está en producción la secuela de Porco Rosso.

  4. Mi primera película de Ghibli=)

    Para otros fue Totoro o la Princesa Mononoke, pero para mi siempre fue Chihiro. Y fue una experiencia realmente inolvidable, porque nunca había visto algo así antes. La primera vez entendí poco y nada, pensaba que los japos eran todos unos limados terribles, pero ya la segunda y tercera vez le agarré mucho más la vuelta=P

    Algo que siempre pude apreciar igual desde el principio es el arte de la película, su excelente animación y los fondos hechos a mano. No podía entender como algo tan bien hecho le había costado a Miyazaki solo (creo) 10 millones, cuando en EE.UU una película animada (con menor calidad) no suele bajar de los 50 u 80 millones. Aún asi se que los japoneses no laburan con super presupuestos, asi que por un lado entiendo a los productores japoneses cuando dudan en bancar los films de Miyazaki, porque a veces son tan fumados como este que nunca saben si van a volver a ver la plata otra vez=P Pero por suerte entraron en razón al final y la produjeron!

    Sobre el doblaje, la verdad que en su momento también me sorprendió ver que fuera argentino. Pero me había encantado, Lucila Gomez hizo un laburo fantástico con Chihiro y personajes como la abuela Yubaba o Haku ya me quedaron grabados con esas voces!

    Ponyo por otro lado en doblaje no me convenció tanto. Lucila repite personaje principal pero no le va tanto a Ponyo. Ahi banco más a la versión japonesa, que pusieron a una niña a hacer el personaje y eso te dejaba una impresión mucho más real y querible. Pero fuera de eso el doblaje nuestro estubo bien pero no a la altura de Chihiro.

    Se la recomendaría a cualquiera la película, no se si se consigue tanto como antes. Pero quien tenga la chance que la vea porque es un clásico moderno.

  5. Expresar en una misma frase El viaje de Chihiro y Obra maestra se puede considerar una redundancia. No obstante…valga la redundancia. Es magnifica e irrepetible.

    ¡Saludos!

  6. Muy buena nota. Poder ver las pelis de Miyazaki en el cine es un lujo. Es notable mencionar que dentro de esas poquisimas realizaciones de este autor estrenadas en el país también se encuentra El increible Castillo Vagabundo.

Comentarios cerrados.