Los Pitufos: Un ícono del cómic europeo

Publicidad

Con esta nota deseo matar dos pájaros de un tiro.

Quiero referirme a uno de los máximos íconos de la historieta europea, además de recordar una memorable serie de animación que marcó la infancia de muchos de nosotros.

Los Pitufos son una de las más grandes creaciones que brindó el cómic europeo y comparten el mismo estatus de importancia que otros clásicos emblemáticos como Asterix, Tintín, Luky Luke y Dylan Dog.

En otras palabras, son grosos de verdad.

Estos simpáticos personajes fueron creados por el artista belga Pierre Culliford, más conocido como Peyo, en octubre de 1958 para la historieta Johan y Peewit, otra gran cómic que se desarollaba dentro del género de espada y brujería.

El caballero Johan y su escudero Peewit luego compartieron aventuras con la criaturas azules en la película Los Pitufos y la Flauta Mágica (aunque eso es un tema para otra nota).

La buena recepción que tuvieron los personajes generaron que Peyo creara una nueva publicación en 1959 para contar la historia de estos duendes.

El nombre original de las criaturas era Schtroumpf, pero luego tomó la versión holandesa de esa palabra que es Smurf y fue la que quedó finalmente en el idioma inglés.

El término «pitufo» nació en España cuando los cómics de Peyo se empezaron a publicar en la famosa revista «Strong» en 1969. Miguel Augusti, uno de los redactores, decidió traducir de esa manera la palabra Smurf, inspirado por el personaje español Patufet, que es un ícono del folclore catalán.

De esa manera quedó el nombre de los enanos azules para todos los países de habla espana. Un Dato Loco: En España a mediados de los ´70 Los Pitufos fueron rebautizados con el nombre de Los Tebeitos (realmente horrible) cuando se publicaron en la revista TBO.

Se publicaron 27 libros oficiales, de los cuales 16, fueron creados por Peyo.

Los personajes tenían su popularidad en el mundo del cómic, especialmente en Europa donde fueron muy famosos durante décadas.

El merchandising de los muñecos también se vendían muy bien, pese a que todavía los Pitufos no eran el fenómeno internacional que llegarían a ser más tarde.

Su primera incursión en la animación se produjo con La aventura de los Pitufos, de 1965, que fue un largometraje en blanco y negro que se estrenó en los cines de Bélgica.  En realidad el film era una recopilación de cinco cortos que se habían realizado en la televisión de ese país.

En 1976 se estrenó Los Pitufos y la Flauta Mágica que fue una adaptación del cómic de Johan y Peewit, donde aparecieron los personajes por primera vez.  Ese film acá se conoció años más tarde.

La bisagra en la historia de esta creación de Peyo se produjo cuando los maestros William Hanna y Joseph Barbera decidieron desarrollar en 1981 una serie animada basada en los cómics.

El resultado fue uno de los programas más importantes en la historia de la animación, que hasta el día de hoy se destaca como uno de los dibujos animados occidentales que más tiempo duraron en el aire con capítulos estreno, junto con Scooby DooLos Picapiedra y Los Simpsons.

Con producción ejecutiva de Hanna y Barbera, estos artistas desarrollaron 421 historias que se contaron en 256 episodios entre 1981 y 1989.

Los Pitufos representan uno de los éxitos más grande en la carrera de este estudio.

El dibujo era maravilloso y se destacaba por los colores que tenían los escenarios y las historias que siempre dejaban una moraleja con buenos valores.

Con esta serie, que además contó con muchísimos especiales de televisión, comenzó el gran fenómeno internacional de estos personajes.

Hace poco encontré una foto de mi cumpleaños de cinco y me  dio gracia que toda la decoración y el cotillón estaba relacionada con los Pitufos. Inclusive tenía posters en mi cuarto y muñecos.

Ese es el recuerdo que tengo. Hubo una época en donde los Pitufos estaban en todas partes.

En los ´80 este dibujo fue un éxito impresionante a tal punto que Alberto Olmedo los parodiaba en su programa de televisión.

Una particularidad de esta gran serie que poca gente recuerda es que  el estudio Hanna-Barbera trabajó muchísimo con música clásica que se podía escuchar en los episodios.  A lo largo de la serie sonaron obras famosas de Bach, Beethoven, Debusy, Dukaz y Mozart entre tantos otros.

Como fanático de esta compañía me atrevería a decir que en términos artísticos fue uno de sus proyecto más logrados y completos en materia de realización.

En Argentina se emitieron por canal 11 a la cuatro de la tarde y daban emisiones de una hora. Antes que aparecieran Los Simpsons, los Pitufos eran protagonistas de grandes maratones de seis horas de duración los domingos a la tarde. Fueron uno de los primcipales comodines del canal junto con El Chavo hasta que surgió la familia de Springfield.

En nuestro país esto se acompañó con una explosión de productos como golosinas, útiles escolares, figuritas, ropa e inclusive obras de teatro que eran un clásico en las vacaciones de invierno.

En términos generales en todo Latinoamérica los Pitufos pegaron muy fuerte. En el 2008 Telefé los repuso nuevamente los domingos a la mañana en emisiones de medi hora.

Sin embargo no todo fue color de rosa en esta historia y los duendes de Peyo cosecharon detractores por ser considerados un herramienta de propaganda comunista.

(Continúa en el próximo post)

Publicidad

10 comentarios

  1. Yo era de esas super fanaticas de los pitufos! Me acuerdo tambien de hacer cumpleaños con ese tema y tener unas revistas con historietas gastadas de tanto leerlas! Espero la segunda parte de la nota y te dejo una foto de chica: http://i.min.us/iciiw8.JPG

  2. Me acuerdo que a mediados de los 80 se llegó a hablar de que estaban malditos! que había gente muerta debido a eso, y morían en manos de los productos de los pitufos, vasos clavados en los ojos, atragantados con los muñecos, etc etc, gracias a esa pavada, por aquellos días mi hermana me tiró a la basura las revista que tenía de ellos. Hugo publicá rapido la segunda parte!!!

  3. Que grande Jimena! Excelente foto! Gracias por compartirla.

    Federico lo que mencionas es cierto pero formó parte de una leyenda popular que duró poco. Por eso no me metí mucho en ese tema. La acusaciones de fomentar el comunismo fueron más importamtes y notables.

    Pero es verdad lo de la maldición, de hecho una vez mi mamá por esas giladas casi me tira un pitufo de peluche grande que tenía. Por suerte a mi papá le parecía todo una gilada y me devolvieron el muñeco ese mismo día.
    Saludos!

  4. Yo tenía remeras de los Pitufos y cuando era chica aprendí a silbar con su cancioncita característica. Un gran ícono de nuestra infancia!!

  5. mi recuerdo mas antiguo antes de ir al jardin era ver los pitufos a las 4 de la tarde en telefe, no me olvido mas de eso

Los comentarios están cerrados.