Siempre fue mi juego favorito en los parques de diversiones, junto con los autitos chocadores.

Sin embargo el Tren Fantasma me resultaba especial.  Representaba el momento más esperado de esa salida. Me encantaba cuando se abrían las puertas y el carrito comenzaba su viaje por lugares macabros que también te hacían reír.

Tenías la sensación que entrabas a otro mundo. Era un viaje.

En Argentina el más groso de todos fue el que estuvo durante décadas en el desaparecido Italpark, que tenía un muy buen recorrido. Me encantaba cuando salías afuera en el primer piso, como si el juego te diera un respiro y luego el carrito se metía otra vez en las cuevas para la segunda parte del viaje.

Las telarañas que te pasaban por la cabeza y esas risas diabólicas convertían al juego en una atracción especial.

El otro día cuando estaba viendo solo en el cine La noche del demonio, de James Wan, volví a tener la misma sensación y me vinieron a la mente los recuerdos de este juego. La película es como un tren fantasma por la experiencia visual que te brinda.

Ahora bien, siempre me pregunté cómo nació este juego.

¿A quién se la habrá ocurrido la idea? ¿Cúal fue el primer Tren Fantasma que apareció en el mundo? ¿Tiene un inventor?

A través de este informe logré encontrar esas respuestas.

Para conocer la historia del Tren Fantasma tenemos que remontarnos a fines del siglo 19.  Las raíces de su origen se relacionan con las misma causas que dieron a luz al cine de terror.

Me refiero al famoso Teatro Guignol, que abrió sus puertas en 1897 y sorprendió al público francés con espéctaculos teatrales grotescos en los que corría mucha sangre.

El éxitos de estos shows generó un nuevo estilo de entretenimiento que se originó en Europa por aquellos años.

Inglaterra fue el país pionero en ofrecer estas atracciones en la que se armaban galerías donde el espectador pagaba una entrada para ver a todo tipos de freaks y personas con deformidades. Era más interactivo, ya que en lugar de estar sentados en un bataca la gente recorría unos pasillos a pie donde se encontraban con estos personajes.

Por supuesto, todavía no existían las atracciones mécanicas, pero la convocatoria que tenían estos paseos macabros comenzaron a construir los cimientos de lo que más tarde sería el Tren Fantasma.

Es importante destacar esto porque el tren nace de la necesidad de sumar nuevas tecnologías a lo que eran estos espectáculos bizarros, que en principio,  se encontraban en circos ambulantes que visitaban los pueblos y ciudades.

Con la llegada del Tunel del Amor a comienzos del siglo 20 se produce un cambio importante. En Inglaterra y Estados Unidos aparece una alternativa a estos paseos en botes, donde los enamorados encontraban un lugar para besarse entre esas cavernas ficticias.

Conocidos en inglés con el nombre de Dark Rides entonces surgen los primeros paseos de terror que eran similares al Tunel del Amor , también se paseaba en bote, pero la ambientación no era para nada romántica.

Así fue que un señor llamado Leon Cassidy, quien trabajaba para la compañía Pretzel Amusement Ride Company, la empresa norteamericana líder en este tipo de atracciones,  en 1928 creó el primer tren eléctrico que se utilizó en esta clase de entretenimmientos.

En su momento fue una revolución porque ya no era un bote que se paseaba por una caverna, sino un carrito eléctrico que presentaba un recorrido “aterrador” mucho más elaborado.

Recordemos que en tiempos donde no existía la televisión y el cine de horror no había sido todavía muy desarrollado estos espectáculos fascinaban al público.

Sin embargo, este juego literalmente explotó en materia de popularidad cuando los ingleses presentaron su propia versión en el famoso Blackpool Pleasure Beach, el histórico parque de diversiones europeo, que todavía sigue vigente y continúa siendo uno de los 20 complejos de entretenimiento más importantes del mundo.

Lo cierto es que los ingleses tomaron el concepto del tren eléctrico de la empresa Pretzel, que funcionaba muy bien y como la gente tampoco se fijaba las marcas de los juegos le cambiaron el nombre.

El titúlo que eligieron para nombrar la atracción fue El Tren Fantasma.

No lo llamaron de esa manera por casualidad. El motivo real fue que los dueños del parque aprovecharon para capitalizar el fenómeno taquillero en que se había convertido desde hacía varios años la obra de teatro homónima de Arnold Ridley.

De esta manera en 1930 se inauguró el primer Tren Fantasma oficial que resultó un éxito tremendo por los efectos especiales y la decoración que presentaba.  A partir de ese momento el nombre de los juegos Pretzel quedó por completo en el olvido y miles de trenes fantasmas aparecieron en todas partes del mundo.

Aunque a veces le cambiaran los nombres, como en el caso del juego argentino del Italpark, que en realidad se llamaba “La gruta de los fantasmas” el nombre del Tren Fantasma se hizo tan popular como Coca Cola.

En 1936 el parque de diversiones Blackpool Pleasure Beach levantó la apuesta al crear el Tren Fantasma más grande del mundo, al incoporarle al juego dos pisos  con salidas al exterior, donde el espectador tomaba un poco de aire en el viaje para ver una vista panorámica del lugar y luego entraba otra vez a las cuevas.

En las décadas del ´40 y ´50 el juego tuvo su pico de auge con la explosión en el cine del los primeros grandes clásicos del cine de terror, como Drácula, Frankenstein y el Hombre Lobo, quienes no tardaron en aparecer dentro de estas atracciones para asustar a la gente.

Esto también se produjo en los años ´60 y ´70 donde ícónos del cine como la imagen de Linda Blair poseidaen El Exorcista se hizo frecuente en los juegos. Al menos en Estados Unidos como se puede ver en la tercera imagen.

Un motivo por el que este juego logró sobrevivir tanto tiempo es que se fue adaptando con la llegada de las nuevas tecnologías.  En los años ´90 hubo un resurgimiento del concepto del Tren Fantasma, que se combinó con los juegos acuáticos como el famoso Valhalla de Blackpool Pleasure Beach.

El juego tomó el concepto del tren fantasma y los primeros Dark Rides y lo convirtió en un show fascinante que ofrece un viaje oscuro por el mundo de los vikingos. Debido a sus excelentes efectos especiales hoy es considerado uno de los mejores atracciones mecánicas del mundo dentro de este estilo.

Con la llegada del nuevo milenio, los trenes fantasmas lejos de desaparecer se adaptaron a los tiempos que corren y en los mejores parque de diversiones, suelen tener efectos más elaborados, donde la música y la  tecnología láser juegan un papel muy importante.

Para algunos puristas esto es una aberración, ya que el juego pierde su espíritu artesanal, pero la realidad es que de esta manera lograr atraer al público.

Un clásico que se mantiene vigente y le saca una sonrisa a la gente.

No podía cerrar esta nota sin un maravilloso paseo por el mejor Tren Fantasma del mundo.

Al menos así se lo considera unánimemente en la industria de los parques de diversiones. Sobre todo por toda la historia que tiene.

El pionero! Este es el famoso juego del parque inglés Blackpool Pleasure Beach en la actualidad. Obviamente fue reformado numerosas veces y continúa brindando un buen entretenimiento.

La parte de la nenita diabólica es genial! Como si estuviéramos ahí.

Súbanse al carrito y disfruten del viaje:

Imagen de previsualización de YouTube Tags:

Etiquetas:

11 comentarios on La historia del Tren Fantasma

  1. Bella dice:

    ¡¡Muy buen post!! ¡¡Mencanta el tren fantasma!!
    Por lo general los parques de diversiones no me gustan, sólo justifico ir a ellos para subirme al tren fantasma. El de Italpark, que mencionás, era genial y recuerdo claramente que había un tipo que se sacaba el sombrero para saludarte… ¡y se le salía la cabeza!
    Hace unos cuantos años, viajé a Italia a conocer a mi familia y con mis primos fuimos a un parque de diversiones en Roma donde, obviamente, había una ‘especie’ de tren fantasma. Digo especie porque el recorrido se hacía a pie. Se llamaba El castillo del terror y tenía, justamente, forma de castillo. Uno entraba y hacía el recorrido por pasillos, escaleras y bajaditas, donde se iba encontrando con todos los personajes de las películas de terror y slashers (sí, estaba Jason), los cuales estaban interpretados por ¡personas! Sí, era gente de carne y hueso. Me acuerdo que había una parte donde estábamos como en un frigorífico y el piso era todo acolchonado, imaginate la sensación de encierro del juego y encima no poder caminar sobre una superficie firme… ¡y aparece un flaco con una motosierra! Era mortal. La parte que más me asustó (posta) fue cuando llegamos a la habitación de Linda Blair, que se retorcía en la cama y vomitaba verde. Teníamos que pasar por alrededor de la cama, nadie tenía que tocar nada (según las instrucciones) pero hubo un descolgado que se apoyó en un ‘mueble’ y justo cuando yo pasaba cerca de Linda Blair, ya casi en la salida, ¡¡la tipa se me tira sobre la espalda!! El SUSTO que me llevé fue mayúsculo. ¡¡Fue un entretenimiento genial!!!
    Ojalá alguna vez pueda volver a entrar en uno de esos.

    Gracias por hacerme recordar esa salida tan fantabulosa y mi primera incursión en el tren fantasma del Italpark cuando tenía 5 años.

    ¡Beso!

  2. freakzion dice:

    el otro dia hablabamos de esto con un amigo que es fana mal de cine de terror “pop” (solo sabe de peliculas conocidas) y tengo que confesar que yo jamas me subi a uno y ahora creo que estoy demasiado viejo como para sorprenderme.

  3. Hugo Zapata dice:

    Estás a tiempo si encontrás uno. A esta altura el tren fantasma no se trata de sorprenderse, sino de divertirse un rato.

  4. federico dice:

    …en el Italpark despues estuvo “el laberinto del terror” que lo recorrias a pie y los monstruos te corrian y hasta llegaban a agarrarte, recuerdo que era pibe y me pegué cada susto, despuès se rumoreaaba que los fantasmas se aprovechaban y le tocaban el culo a la pibas… y si, un fantasma argentino haría eso. Muy buena la nota Hugo.

  5. Oveja Electronica dice:

    Que buena onda ese video! El ultimo minuto da miedo, ahora, las salidas al exterior no te sacan de contexto?.
    Yo a los tren fantasma que fui han sido deplorables, pero aca en carlos paz tenemos “La casa del terror” que seria algo parecido a lo que visito Bella, pero con menos presupuesto. Es como un camino oscuro donde te vas cruzando con todos los personajes (la mayoria actores) y hacia el final tenes que correr porque te persiguen. La sensacion que tenes de que te siguen todo el tiempo es genial y el hecho de estar caminando en plena oscuridad es un plus.
    Claro que hablo como espectadora de hace unos diez años atras, pero bueno, tampoco era tan chica y me dio miedo (mucho) igual.
    Buena nota, beso!

  6. Facundo dice:

    ¿la casa del terror? ¿Ese no es el que esta en Pekos? Si es ese, es buenisimo.Entre una vez con mi tio, cuando entramos estabamos felices de la vida, cuando salimos, el salio con todos los brazos rasguñados por mis propias manos. Es que Cara de cuero es al que mas miedo le tengo.

    Tambien me acuerdo de la parte de la llamada. Si efectivamente es ese el recorrido que Oveja cuenta, puede ser que recuerde lo de LA LLAMADA.

    Saludos.

  7. Diego dice:

    Buenisimo!!
    Me encanto la sensacion de saber que algo puede estar por pasar!! Aunque no pase nada!!
    Vi todo el video con una sonrisa en la boca!!
    Gracias por el recuerdo, ahora bien, para cuando las cronicas de asesino??
    Saludos

  8. Hugo Zapata dice:

    En algún momento volverán.
    Saludos!

  9. Oveja Electronica dice:

    No es ese Facu, aunque tambien lo conozco! Yo hablaba de la vieja casa del terror que queda en pleno centro, bajando unas escaleras.

  10. ViVi dice:

    En Luján todavía esta el mismo Tren Fantasma de siempre!! Todo despintado,igual fuí con mi sobrina y nos reímos mucho.
    A parte del de Italpark, recuerdo el del Shopping Sur que antes de subir al tren debías pasar por un laberinto y luego un puente colgante!!

  11. Will dice:

    Muy buena nota Hugo!!! Muy interesante toda la data, y muy original la idea de escribir sobre esto!! Este post va al top 10 de la historia de este blog!

%d personas les gusta esto: