Socorro! Un Clásico de Elsa Bornemann

imgEl otro día lo mencioné en la reseña de Coraline.

Si crear grandes  historias de terror no es una tarea sencilla y requiere una buena dosis de creatividad, cuando el género está dirigido a los chicos me parece que todavía es más difícil de trabajar.

No es sencillo porque hay límites que no se pueden cruzar cuando la trama está pensada para menores y  a la vez el estilo tiene que estar bien definido.

Hoy quiero homenajear a una joya de  la literatura con la que me inicié en el terror literario  cuando era chico.

Hace unos días volví a releerlo para esta nota  después de 20 años  y lleguér a la conclusión que la antología de cuentos Socorro de Elsa Bornemann es una joya de la literatura local.

Me había olvidado lo brillante que era este libro y redescubrirlo como adulto hizo que lo quiera más todavía.

Antes debo aclarar que cuando era chico Elsa Bornemann era mi escritora favorita junto con Edward Packard, de la serie Elige Tu Propia Aventura.

Un elefante ocupa mucho espacio” , prohibido en la última dictadura militar y “El niño envuelto” (muy especialmente) me habían encantado cuando los leí por primera vez,  en consecuencia, con el tiempo se  hizo un clásico que recibiera para mi cumpleaños libros de Elsa.

A mi manera de ver, lo que diferenció siempre a esta escritora de otros autores argentinos fue su capacidad para comunicarse con los chicos.

Desde el leguaje que utilizaba y la manera que tenía de narrar la historias, los libros de ella  siempre fueron distintos.

Era muy fácil conectarse con sus obras y por eso la lectura resultaba especial.

Cuando tenía diez años recibí como regalo este  libro que con el tiempo se convirtió en uno de los más queridos de mi primera biblioteca.

Socorro fue toda  una sensación en 1988 porque presentaba 12 cuentos realmente aterradores dirigidos a chicos de a partir de 10 años.

Por ese tiempo no abundaban los libros de terror para niños y el material para adultos era complicado de acceder.

Nunca conocí un pibe o una chica que no haya quedado fascinado con este libro que en las bibliotecas escolares permaneció durante mucho tiempo entre los más prestados.

Recuerdo que en la escuela todo el mundo hablaba sobre estos cuentos que en ese momentos (entre los 10 y los 12 años) lograban asustarte.

Al menos en aquellos años. Hoy en muchos casos a esa edad ya acceden a la serie de El juego del miedo, algo que en lo personal me parece una locura.

Lo cierto es que este libro es realmente  mágnifico.  Cuando salió publicado no era común encontrar cuentos para chicos donde los niños mueren y los asesinos se salen con la suya.

bornemannEstoy convencido que de alguna manera Socorro  inició en mucho de nosotros el cariño por el género de horror y la literatura en general.

Por lo menos logró que nos dieran ganas de leer más cosas de Elsa y otros autores.

Socorro arranca con una gracioso prólogo de Frankenstein quien le cuenta a los lectores que él se encargó de recopilar las historias.

Luego la autora trabaja con mucha efectividad elementos clásicos del género como casas embrujadas, fantasmas, crímenes misteriosos e inclusive adaptaciones libres de  leyendas japonesas.

Todas las tramas están muy bien construidas con el supenso adecuado que logra que los lectores se mantengan enganchados con los conflictos que se presentan.  Hay muertes y hechos trágicos que dejan en claro que el libro reúne historias de horror, pero nunca se cruzan los límites con situaciones que no son aptas para menores.

Para chicos entre 10 y 14 años este libro es una excelente propuesta para recomendar.

Cuentos como “La del once Jota“, “La casa viva“, “Nunca Visites Malladonny”, “El Manga” y “Aquel Cuadro” son excelentes relatos de terror que convirtieron a Socorro en un clásico de la literatura juvenil argentina.

Las últimas dos historias siempre me parecieron geniales.

A raiz del éxito de este trabajo Bornemann publicó otros muy buenos libros  en ese estilo tiempo después como “Queridos Mosntruos” y “Socorro Diez” que en los últimos años han tenido varias reediciones.

En el caso de la primera entrega de Socorro todavia sigue siendo un libro pedido en la librerías y nuevas generaciones de lectores jóvenes  se enganchan con la geniales historias de Elsa Borneman.

Un auténtico clásico que representa una importante herramienta para mantener enganchado a los chicos con la lectura.

Después de leer este libro por primera vez, mi contacto con la literatura de terror siguió a los 11 años con el maestro R. L.  Stine, también conocido como el “Stephen King para niños“, pero eso es un tema para otra nota.

Sólo me queda expresar: Gracias Elsa por esta joya!!

15 Comentarios

  1. nunca olvidare ese libro, creo que lo saque de la biblioteca varias veces y eso que solo tenia que leerlo para hacer la tarea de lengua.este libro junto con “caidos del mapa” de ines falconi fueron los que mas me gusto leer en septimo grado.

  2. Si lo lei, pero de aquella primera etapa mas me asusto “Cuentos de locura, amor y muerte” de Quiroga. Son cosas muy diferentes, ahora que lo pienso bien, capaz que para mis 11 años Quiroga era mucho, pero bueno, fue lo que aparecio en la biblioteca aparte de “Socorro”, jejeje.

  3. Que gran autora! Siempre me intrigo pq no escribio mas. Busque, pero nunca encontre nada. Q gran recuerdo me trajiste! Me encanto ese libro.

  4. Tuve una época de leer sus libros sin parar en la preadolescencia, amaba el cuento “La del 11 j” y llegué a preguntarle en una feria del libro de dónde habia sacado la idea, si mal no recuerdo me dijo que un día le andaba mal o raro la aspiradora y el televisor y se inspiró.
    Y tengo Socorro Diez autografiado 😀

  5. Siempre le voy a agradecer ami tia Juana que me haya regalado este libro(siempre me empujo a la lectura, ademas de introducirme a dos joyas del comic, como es isidoro y condorito). La verdad que fue todo un cambio para mi, todavia me acuerdo del ultimo cuento, que era la del chico robot que funcionaba a cassette. Nunca visites Maladonny es un cuento genial,y la del desorejado es brillante. Como decis Hugo, es todo un clasico, sabes cuantas ediciones hicieron?

  6. recuerdo que al cuento del 11-j tenia que cambiarle el final como consigna para una tarea, yo sugeri que el cuerpo de la protagonista apareciera descuartizado dentro del lavarropas.la maestra lo leyo y no me dijo nada…

  7. “El manga”?Que bueno ke escriban cuentos de sobre historietas japonesas,y che Hugo ¿nunca te enganchaste con algunanime o manga actuales tal vez?
    Te recomiendo “Death Note”:es sobre un estudiante ke encuentra un cuaderno en el ke se escribe el nombre de la persona ke ekres ke se muera.La verdad es ke la trama es mas ke eso pero es muy recomendable.

  8. Nunca lei nada de ella, es más ni siquiera estaba al tanto del libro. Mañana paso por la libreria, una lastima no haberla descubierto de chica porque por lo que cuentan suena bien.

  9. La verdad que no soy lector de manga.
    Animé he visto bastante, soy gran fanático de Cowboy Bebop (serie sobre la que escribiré en algún momento), que es mi favorita de las cosas realizadas en los últimos tiempos y depende de las historias me engancho con facilidad con el género.
    El animé me gusta mucho.

  10. Me acuerdo de leerlo y releerlo muchas veces; igual ahora los tengo re oxidados a la mayoría, pero si hay uno que me causó pánico cuando lo le í fue ‘Las Manos’. Creo que ese fue su mejor cuento, y juro que a partir de entonces empezé a mirar abajo de las camas (y lo sigo haciendo!!)

  11. emiman, el cuento “el manga” no tiene nada que ver con lo que crees, sino que ese era el apodo que le dan al personaje del cuento

  12. ¡Que grande este post, Hugo! Me hiciste ir a la biblioteca y buscar a ver si me lo había traido de lo de mis viejos. Y aún está ahí, bastante destruido por haberlo leído mil veces. Creo que no hubo un solo cuento que no me haya gustado de esa recopilación. Eran increibles!

    Y lo de Edward Packard…tamos igual! Arranqué con El misterio de la Casa de Piedra y bueno…después no pude parar de leer todos los que podía conseguir. Fue la razón por la cual me hice socio de la biblioteca de Adrogué.

    ¡Gracias por el post!

Comentarios cerrados.