Scarface (1932): La Biblia del cine gángster

No sé ustedes, pero yo soy un gran fan del cine gángster.

La historias de mafiosos me pueden.   Si bien la trilogía de El Padrino es fabulosa, mi gran favorita es Buenos Muchachos.

No sólo porque es un excelente film, sino que además cuenta una increible historia real.

En el dia de hoy quiero  homenajear a la película que literalmente inventó este subgénero y representa al arquetipo de este tipo de propuestas.

Por supuesto, me refiero a la obra maestra de Howard Hawks: !

Este film de 1932 estuvo vagamente inspirado en la vida de Al Capone y fue una adaptación de la novela homónima de Armitage Trail.

La trama se centra en un joven asesino a sueldo, Tony “Scarface” Capote, interpretado por el Gran Paul Muni,quien trabaja para Johnny Lovo, el capanga que controla el mundo del crimen.

Un sujeto que llegó a la cima por el simple hecho que su mano derecha , Scarface,  es un delincuente implacable al que todo el mundo teme.

Sin embargo, el reinado de Lovo no dura demasiado, ya  que Tony le serrucha el piso y se convierte en el enemigo público número uno de la Ley.

Howard Hawks shockeó a la sociedad norteamericana con este trabajo que expuso en los cines con una crudeza terrible la realidad que se vivía por aquellos días en la ciudad de Chicago.

Esta película es una crítica al dominio de las pandillas en Estados Unidos y a la insensible idiferencia del gobierno ante esta amenaza que aumenta en forma constante en contra de nuestra seguridad y libertad.  Todas las situaciones en este film reproducen hechos reales y el fin de la película es exigirle al gobierno:

“¿Qué hará al respecto? ”  El gobierno es su gobierno. ¿Qué hará USTED al respecto?

Con este mensaje contundente comenzaba el film de Hawks, que no fue presentado como una aventuras de gángster, sino como un film de protesta frente a los enormes índices de seguridad que se vivían en esos años producto de los grupos mafiosos.

Originalmente se tenía que haber estrenado en 1931 pero los censores no permitieron su exhibición hasta el año siguiente, ya que consideraban que el director glorificaba la violencia y el estilo de vida de los delincuentes.

Tampoco ayudaba que el personaje principal fuera un psicópata que estaba enamorado de su hermana.

Hawks tuvo que cortar muchas escenas e inclusive se vio obligado a cambiar el final donde el protagonista era sometido a un juicio.

Además  le obligaron a estrenar el film con el subtítulo Scarface: La verguenza de la Nación.

El director como se imaginarán estaba más que caliente con estos cambios y finalmente decidió exhibir su corte en los estados donde no lo estorbara la censura.

En 1931 se estrenaron otros filmes importantes de gángsters como Enemigo Público, con James Cagney y Little Caesar protagonizada por Edward G Robinson que con el tiempo se transformaron en clásicos del cine.

Sin embargo, ninguna generó el impacto que causó Scarface.  La violencia y realismo que retrataba el trabajo de Hawks era inaudito para la época y por eso fue tan popular.

Un peliculón que no hubiera sido lo mismo sin la tremenda interpretación de Paul Muni.

QUÉ ACTORAZO!

Una leyenda de Hollywood que debería ser tomado como ejemplo por los nuevos actores. A este genial artista jamás se le conoció un escándalo y tuvo una carrera intachable durante 30 años.

Un dato loco: Paul Muni fue dos veces nominado al Oscar. La primera por su debut en Scarface y la segunda por su último film The last angry man (1959).

La verdad que Howard Hawks tuvo suerte con las remakes que se hicieron de sus trabajos ya que las nuevas versiones de La Cosa, que dirigió John Carpenter en 1982 y Scarface,  de Brian De Palma, en 1983, resultaron excelentes filmes.

En el caso del clásico con Al Pacino creo que es una de las mejores remakes que se hicieron en el cine. Aunque de ese film escribiré en otro momento.

La pelícúla original fue editada en dvd con el corte de Hawks (en Musimundo la tienen a 15 pesos) y es un clásico de visión obligatoria para todos aquellos que disfrutan de las historias de gángsters.

Una de mis películas favoritas de la vida que tenías ganas de recordar.