Reseña de Life After Flash: El documental de Sam J. Jones

Publicidad

Calificación: A

«Si te molesta pasar doce horas en una convención firmando autógrafos y hablando con la gente quedate en tu casa

Sam Jones.

Life After es un excelente que retrata en detalle la historia detrás del rodaje de la película Gordon al mismo tiempo que presenta una radiografía visceral de esa picadora de carne que es la industria de Hollywood.

Un tema que se narra desde la perspectiva de un actor que por un breve instante experimentó la vida de celebridad que otorga la fama y todo se esfumó en un instante cuando el productor Dino de Laurentis le bajó el pulgar dentro del mundo del cine.

El film producido por Sam Jones desarrolla dos premisas concretas.

Por una lado se explora la historia del rodaje de la película de y su vigencia en la cultura popular a 40 años de su estreno.

La obra de Lisa Down consiguió reunir a la gran mayoría de los artistas que integraron parte del reparto y el equipo técnico del diseño de producción, efectos especiales, la banda sonora y hasta el ilustrador italiano a cargo de la campaña gráfica de los pósters.

Sobresalen especialmente los aportes de Melody Anderson (Dale Arden), Topol (Zarkov), Brian Blessed (Vultan), Peterr Wyngarde (Klytus), el compositor Howard Blake y Brian May.

Las anécdotas y recuerdos del equipo del film se complementa con los análisis de otros artistas que valoran una película que en su momento fue aniquilada por la prensa.

Entre ellos se destacan los nombres de Richard Donner, Stan Lee, Lou Ferrigno, y los artistas de cómics Mark MJillar y Alex Ross.

Más allá de centrarse en la película de Gordon el también evoca la artesanía de un cine hollwyoodense que ya no existe más.

Todos esos decorados ambiciosos y pósters pintados a mano hoy fueron reemplazados por los efectos digitales y el horrendo uso del Photoshop.

Un tema que explica también el culto a esta producción, debido a que nos conecta con la nostalgia de un tipo de cine que nunca más volveremos a ver.

Este segmento del film tiene momentos magníficos con las anécdotas graciosas de Brian Bleesed (que merece su propio documental) y Brian May que explica en detalle cómo concibió el tema de mientras lo interpreta en un piano.

La segunda línea argumental se enfoca en la de Sam Jones quien narra con mucha honestidad las dificultades que tuvo para lidiar con una fama repentina y como su soberbia eventualmente lo marginó de Hollywyood.

Un enorme valor de esta propuesta es que pese a que él fue el productor ejecutivo no controló el contenido para mostrarse desde una perspectiva positiva.

Sam cuenta con una honestidad brutal las pifiadas que se mandó y le dio espacio a la familia De Laurentis para que exprese su versión de los hechos detrás de la pelea con el famoso Dino.

Esta elección del actor le permite al público tener las dos campanas del conflicto y lo dejan muy bien parado al artista, ya que en el rol de productor permitió que cada entrevistado pudiera expresarse con libertad.

En un momento del film uno de sus hijos por ejemplo comenta que Ted le pareció malísima y no le gustó el tratamiento que le dieron a su padre, algo muy loco ya que Jones luego expresa su agradecimiento por el film que volvió a relanzar su carrera artística.

Esa es una enorme virtud de la película de Lisa Down donde los testimonios se contraponen permanentemente sobre los temas que se abordany los espectadores tienen accesos a las diversas perspectivas.

No voy a spoilear en esta nota algunos aspectos de la vida Jones porque arruinaría el visionado, pero puedo mencionar que se van a sorprender con el trabajo que tuvo antes de aparecer en la comedia de Seth McFarlane.

Life After me pareció brillante por todo el contenido que ofrece y el modo en que aprovecha a sus entrevistados.

Esta propuesta actualmente se encuentra disponible en la plataforma de streaming gratuita Plex TV y por supuesto en el puerto de Jack.

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

3 comentarios

  1. Hugo, antes que nada, gracias por presentarme a Plex TV, desconocía el servicio y veo que tiene joyas ochenteras como Los Bicivoladores! Y estuve hojeando por arriba el catálogo y vi que hay un documental sobre pinballs, no sé si ya lo viste, Special When Lit. Ya le echaremos un ojo.

    Y ni hablar de que quiero ver este documental, más que nada para saber por qué si la había roto tanto en su momento, nunca tuvo una secuela. Y, gracias a Ming, tampoco una remake

  2. Ahí leí tu reseña, concuerdo, que mal no aprovechar a los grandes creadores para darles voz en vez de llenarlo de freaks que no aportan una mierda a la historia del pinball. Igual la voy a ver

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.