Las películas finales de Bruce Willis: White Elephant

Publicidad

Calificación: B

Este año obtendrá un récord en su carrera al estrenar 12 películas en el período de un año.

Todas estas propuestas son filmes clase B realizadas con presupuestos muy limitados donde el actor cobró dos millones de dólares por dos jornadas de trabajo.

White Elephant probablemente sobresale entre las pocas producciones decentes que brindó la última etapa de su filmografía, gracias a un reparto liderado por Michael Rooker y , más una participación especial de John Malkovich.,

La dirección corrió por cuenta de Jesse V Johnson, un doble de riesgo que en los últimos años pasó a desempeñarse como realizador dentro del género de acción.

Si bien no es Chad Stahelski (John Wick) tiene una enorme pasión por este tipo de y sabe filmar secuencias entretenidas de tiroteos y peleas.

Dentro del circuito clase B es conocido por sus colaboraciones con con quien suele trabajar a menudo.

Una muy buena película de ellos que recomendé hace un tiempo fue Avengement que se encuentra disponible en Netflix.

En esta ocasión presenta un neo que juega con elementos del gánster.

Willis encarna un capo de la Mafia que ordena el asesinato de dos policías que investigan los negocios ilícitos de su organización.

A uno de los oficiales lo despachan con facilidad pero la otra agente resulta ser Olga Kurylenko, quien encarna a una especie de sobrina de John McClane.

Cuando las cosas se complican Bruce acude a su mejor asesino a sueldo, encarnado por Michael Rooker, quien tiene su propia agenda de venganza y opta por traicionar a su jefe para ayudar a la heroína.

Con muy pocos elementos Johnson elabora un producto digno que confieso me pareció más entretenido que el último bodrio de los hermanos Russo (The Gray Man) que costó 200 millones de dólares.

Ahora vienen las malas noticias.

Si sos muy fan de Bruce el visionado de este film es una experiencia complicada porque se percibe claramente que tiene un problema de salud.

Debido al avance de la enfermedad neurológica que padece no se puede mover demasiado y la cámara lo toma de perfil, ya que lleva escondido un auricular en su oído donde le trasmiten los diálogos.

En un momento interviene en una escena de acción a los tiros y se nota que hizo un esfuerzo enorme para movilizarse.

La verdad que es muy duro verlo de esta manera porque la gran mayoría del público lo asociamos con todas esas películas fantásticas que hizo en la época de gloria de su carrera.

En esta última etapa hizo lo que pudo con las limitaciones que le impone el trastorno de Afasia.

Frente a esta situación Rooker y Olga se cargan la película en sus hombros con una dupla que sorprender por la buena química que tienen entre sí.

No me sorprendería para nada que el director los volviera reunir en otro proyecto ya que integraron un gran equipo en este film.

Eml caso de Malkovich el actor tiene dos cameos que contribuyen  a otorgarle un poco de jerarquía a un reparto que salvo por los protagonistas no presenta caras conocidas..

En materia de acción White Elephant está a la altura de lo que suelen ser los filmes de Johnson y el espectáculo consigue ser entretenido.

Dato Loco:

El modelo de auto en el que se moviliza Olga es el recordado Ford Mustang Cobra II que solía conducir Farrah Fawcett en Los ángeles de Charlie.

Notas relacionadas

Publicidad

4 comentarios

  1. Pensando en lo que decís de la salud de Bruce parece que Shyamalan pudo completar su historia de superhéroes justo a tiempo cuando Bruce aun podía ponerse «la capa» de ese superman urbano, y darlo todo en ese ultimo gran papel posiblemente.

  2. A Olga no la ayudó que justo la seleccíonaron para ese bodrio increible que es Quantum of Solace. La mataron ahí. Si hubiera estado en el lugar de Eva Green en Casino Royale capaz era otra historia.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.