Reseña de Winning Time: La serie de los Lakers

Publicidad

No es necesario ser un especialista en temas de la para disfrutar esta gran producción de que sobresale entre los estrenos televisivos del año.

Inclusive si no te importa en absoluto el mundo del básquet norteamericano podés llevarte un gran sorpresa por el modo en que la trama te atrapa con los conflictos y sus personajes.

Winning Time narra el origen de la Dinastía de Los Ángeles Lakers durante los años ´80 y la época de gloria del equipo con Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar y el entrenador Pat Riley.

La desarrolla una dramatización del libro periodístico Showtime, de Jeff Pearlman, y cuenta con un reparto coral de figuras donde sobresalen especialmente John C. Reilly, Adrien Brody,, Gaby Hoffman y Sally Field en una participación secundaria.

El proyecto fue concebido por Adam McKay, un director de asociado con la comedia, donde brindó títulos como Anchorman, Talladega Nights, Vice (la del político Dick Cheney con Christian Bale) y más recientemente Don´t Look Up, que este año terminó nominada al Oscar.

Winning Time es una producción ambiciosa que consigue salir bien parada a la hora de trabajar numerosos temas que se desarrollan en diversas líneas argumentales.

Hasta que el público se empieza a familiarizar con los personajes la trama resulta un poco abrumadora en los primeros episodios por toda la galería de conflictos y personajes que se presentan.

John C Reilly lidera el elenco en el rol del empresario Jerry Buss, el dueño mayoritario de los Lakers, quien convirtió un equipo en decadencia en una de las franquicias más importantes de la NBA.

A los numerosos conflictos que conforman su intensa vida familiar se suman las biografías de Magic Johnson, el entrenador Pat Riley y el resto de los jugadores, managers y empleados del equipo que fueron pare de la dinastía de los ´80.

Más allá del interés que despierta el argumento y sus protagonistas, la funciona gracias a la narrativa que le aportó McKay al programa.

El realizador rompe el esquema clásico de la biopic con una edición ágil y dinámica donde los personajes rompen la cuarta pared para hablarle directamente al público.

Un detalle que me encantó de Winning Times es el modo en que se recrea el período de los años ´80 a través de la fotografía y la resolución de imagen que evocan la estética televisiva de esa década.

Por momentos el programa transmite la sensación de presentar un filmado en ese momento.

Uno de los grandes hallazgos dentro del reparto lo encontramos en el casting del ignoto Quincy Isaiah como Irving Johnson.

Más allá de su extraordinario parecido físico con Magic, Isaiah es además un actor muy carismático que saca adelante uno de los principales roles protagónicos.

También me gustó mucho la labor de Gabby Hoffman,  Hadley Robinson como la hija de Jerry Buss y el modo paulatino en que se desarrolla el ascenso de Pat Riley con un gran Adrien Brody.

Solomon Hughes fue  otro acierto del casting. No es sencillo encontrar un artista que tenga las características físicas de Kareem Abdul-Jabbar y encima pueda brindar una buena composición.

Un caso diferente es el de Jason Clarke en el papel del ex jugador y ejecutivo Jerry West a quien encontré demasiado sobrectuado al punto que su personaje resulta irritante.

Clarke es un buen actor pero no creo que en esta producción presentara su mejor trabajo.

El verdadero Jerry West planea demandar a por el modo en que lo retrataron en la serie,, que además contó con el rechazo de Magic Johnson y Abdul-Jabbar.

De acuerdo a las figuras de los Lakers Winning Time es un fan fiction que poco tiene  que ver con la verdadera cronología de los hechos.

No obstante, el estudio salió a defender públicamente el programa en un comunicado de prensa donde resaltaron que la propuesta no es un sino una dramatización del libro periodístico de Jeff Pearlman.

En mi caso la disfruté muchísimo y se las recomiendo, especialmente si se enganchan con los dramas deportivos.

 

 

 

Notas relacionadas

Publicidad

6 comentarios

  1. Yo no tengo ni idea de la NBA, no conozco nada de la epoca y la serie me parecio fascinante. En algun punto, lo tome como una ficcion, mas que nada por el desarrollo de los capitulos. Es decir, todo va bien y la cosa empeora, luego vuelve a mejorar y empeora devuelta. Todo de una manera muy agil y dramatica.
    A mi realmente me encanto y atrapo, a tal punto que creo que la vi entera en 3 dias.
    Ojala haya una segunda temporada.

  2. Me gusta más la primera etapa de McKay donde hacía comedias delirantes y no tanta sátira pretenciosa que terminó de hartar con Don’t Look Up. Por lo visto, acá encontró un mejor equilibrio en su más reciente estilo narrativo.

    ¿Será que esta serie documental es una respuesta a esta versión ficticia de los hechos?.
    https://youtu.be/x1g5nCQq4is

  3. Habiendo desarrollado mi amor por el basket en los 90 con la explosión de Jordan (como tantos miles y miles de personas) la verdad que la serie me re gustó.

    Si bien es obvio que no es documental, sirve para conocer esa etapa previa a los 90 antes de que el deporte se masificara a niveles nunca antes vistos.
    Por ejemplo a Pat Riley siempre lo tuve como técnico de Miami Heat con lo cual me fascinó ver sus orígenes como coach.

    A pesar de tener tantos personajes me parece que muestra muy bien distintas facetas de este deporte.
    El plano dirigencial, los técnicos, los jugadores comunes y las super estrellas… y todo muy bien equilibrado.

    El cast me parece un lujo. Están todos increíbles en sus papeles.
    Y en lo personal me encanta ver que John C Reilly tenga la oportunidad de lucirse así en un protagónico, dejando de lado ese lugar de segundón que siempre tuvo.
    Soy gran fan de Will Ferrell por lo que tengo una estima especial por John C Reilly.
    A ¨Anchorman¨ y ¨Talladega Nights¨ te sumo ¨Una noche en el Roxbury¨ para completar mi trilogía de Ferrell… entran en mi top 10 de pelis cómicas favoritas sin dudas.

    Otra cosa que me gusta mucho es que retratan a la sociedad de ese momento (por ejemplo el lugar de la mujer) tal como era, no hay cuestiones de sensibilidad actual que afecten a la serie.
    Me gusta que HBO se anime a ir con estas cuestiones siempre a fondo.

  4. Me encanta esta idea que cuenten el detrás de escenas grandes sucesos deportivos o el las películas que amamos en formato de series. Varios de los documentales de ESPN tienen mejor guión que muchas películas y series de los últimos años.

    Hace poco Paramount realizó la serie «La oferta» acerca de todas las dificultades se atravesaron para poder realizar una de las mejores películas de la historia: «El Padrino». Sería genial que cada estudio de cine haga una serie de sus películas más emblemáticas. Se me viene a la cabeza algunas que serían muy buenas como «Apocalipsis Now», «Casablanca» o «Lawrence de Arabia».

  5. Bueno menos mal que sale en el post, tanto Magic Johnson como Kareem Abdul Jabbar y otros jugadores dijeron a vox populi que esta serie era realmente decadente y decrépita,pero con todo y eso según el estimado Hugo se puede ver, entonces lo haré, por seguir tu recomendación.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.