El último show de Kiss en Argentina

Publicidad

Magia y fantasía.

De eso se trató siempre para mí.

La única agrupación en la historia de la música popular que consiguió tener una bibliografia de que lleva más de 20 años de vigencia, un largometraje animado con Scooby Doo, menchandising de todo tipo y espectáculos en vivo que definen la quintaesencia del concierto de rock un sábado por la noche.

De un modo muy especial la banda logró trascender las brechas generacionales para unir al público en una experiencia muy especial que no se puede replicar en una trasnmición televiva o en un Blu-ray.

Motivo por el cual cuando te acercás al evento no es extraño encontrarte con imágenes de este tipo.

Los niños de la foto fueron parte de los recitales de Chile pero en podías encontrar el mismo panorama y la actitud de los chicos también se replicaba en los adultos que se maquillaban para recibir a sus ídolos.

No se trataba de ver otro mal sino de la última presentación de estos superhéroes del rock, Starchild, Demon, Spaceman y Catman que se manifestaban en la realidad para transportarte a otro mundo.

Y eso fue exactamente lo que  sucedió.

Cuando cayó el telón con el logo de la banda y descendieron en el aire arriba de unas plataformas, el Campo Argentino de Polo se convirtió en una especie de nave nodriza espacial que despegó con rumbo a otra dimensión al ritmo de Detroit Rock City.

Durante dos horas a puro rock nos hizo olvidar de la pandemia de Covid, la guerra en Europa, la plata que no alcanza, los precios delirantes del supermercado, la inflación, el conventillo de la política y cualquiera de los quilombos personajes que quieras eleguir.

Mindfullness en su máxima expresión.

Sólo importaba el presente con esa cuota de fantasía que supieron brindar durante más de 40 años en los escenarios.

Para el momento en que comenzaba el segundo tema, con Shout Out Loud, la primera impresión que venía a la mente es que no parecía en absoluto una banda que se despedía de la gira para siempre.

Por el contrario, regresaban para ofrecer el mejor espectáculo en vivo dentro de sus largas trayectorias.

Algo que consiguieron sin discusión en lo referido a la puesta en escena.

The End of the Road Tour reúne toda la pirotecnia y efectos especiales que se espera del grupo con la diferencia que en esta oportunidad elaboraron de un modo perfecto el modo en que esos elementos se les presenta a la audiencia.

Este show tuvo algunos momentos épicos que jamás se vieron en las presentaciones previas de la banda en Argentina.

Un ejemplo contundendente lo encontramos en la soberbia interpretación de God of Thunder con un tremendo Gene Simmons que se elevó en el aire hasta el techo del escenario, como si hubiera sido ungido por el propio Thor, para regalaranos un momento muy especial.

Otra vez, magia y fantasía.

Simmons, cuya fortuna oscila entre los 300 millones de dólares, no tiene ninguna necesidad económica de hacer ese tipo de locuras a los 72 años, pero al igual que sus compañeros lo deja todo en el escenario con un fin específico.

El hecho que la última imagen que nos quede de ellos en un show sea la de una banda que se fue por la puerta grande en lugar de la decadencia.

La voz de la Paul Stanley puede tene el desgaste normal de la edad pero la energía con la que levanta al público es misma de siempre.

Un detalle que me encantó de este show es que cada integrante tiene su último momento destacado.

Tras el final de Cold Gin Tommy Thayer sobresale con un tremendo sólo de guitarra que le hace justicia a las encarnaciones de Spaceman y lo mismo ocurre luego con Eric Singer, quien protagoniza algunos de mis momentos favoritos del show; a través de un gran solo de bateria y la fantástica interpretación de Beth.

No hubo discursos de despedida, ní referencia a la postergación del durante dos años por la pandemia.

recorrió sin parar  los grandes hits de su carrera que todos queríamos escuchara en vivo por ultima vez y le dieron a los fans exactamente lo que esperaban.

Entonces llegó el inevitable momento del aterrizaje de la nave y el regreso a la realidad.

Después de dos horas, tras saludar al público se desató la fiesta final con Do you Love Me y Rock and Roll All Nite donde confluyeron el cotillón y la pirotecnia de la puesta en escena.

Cuando termino el tema los superhéroes del rock desaparecieron en la oscuridad para dar lugar a esa extraña mezcla de sentimientos.

La felicidad y alegría de haber podido vivir la experiencia se mezclaron también con la tristeza de saber que no se va a repetir.

Al menos queda el recuerdo eterno de saber que ese último encuentro con fue el mejor de todos.

 

Notas relacionadas

Publicidad

16 comentarios

  1. Que gran «final»!…estuvo tremendo el show, y si bien no lloré, debo confesar que en mi cabeza, cerca del final, agradecí a KISS x el viaje con una gran sonrisa y 0 tristeza!… : )

  2. Tengo que admitir que me quedé con las ganas. Que la pandemia, que el miedo, que la guita, nada, no pude ir. Me quedo con la última vez que los vi para la gira de Monster, con la entrada que me regaló mi vieja con los puntos del banco. Con Paul cantando Guantanamera para congraciarse con el público y la gente diciéndole «Loco, esto no es Cuba, papá», con Gene volando por los aires y con ese himno para los que nos colgamos con los amigos de noche pero tenemos que volver a casa que es «Beth».

    Encima me enteré, tarde, que lo pasaban por FLOW. Espero que siga colgado.

    Detroit Rock City fue mi despertador muchos años, ese comienzo bajito para después explotar en dos rasgadas era ideal…

    Dichoso de vos que los viste irse de la mejor forma

  3. Si Guille, ya lo corregí!
    Me confundo los nombres porque yo los veo más como personajes. Paul Stanley para mí siempre fue Starchild, Simmons fueDemon y así el resto.

  4. Para los que no lo vieron esta completo en Flow y el sabado que viene pasan en vivo el de MEtallica por el canal 605. Gracias Flow me evitaste una gran depresion por no poder pagar la entrada, ahora solo tengo una depresion moderada……

  5. Sale que no está disponible el video por reclamación de derechos de autor de Telecom, así que debe estar ahí

  6. Si bien es una banda que nunca me terminó de gustar y obviamente no soy fanático, tengo que reconocer que por lo que ví en video fue una muy buena performance.
    Especialmente para la edad que tienen. Un lujo que puedan despedirse por todo lo alto.

  7. Muy buen show!Tienen todo aceitadisimo. Es increíble que con la edad que tienen den un recital de este tipo. Se van por la puerta grande.

  8. Muy buen show el del sábado..
    En mi caso los vi varias veces,en el 94 y 97 las mas memorables.
    En el 94 eran parte del primer Monsters of Rock junto a Sabbath, Slayer y Hermética y si bien no era el line up original,es a mi opinión la q sonaba mas solida ( con Revenge recién editado sonaba bien contundente )
    En el 97 ya vinieron con los originales y fue una fiesta incluso con fuegos artificiales ( q el sábado se extrañaron )
    y con un telonero de lujo..Pantera
    En el 99 con su show en 3D ( del q aun conservo los anteojos ) recuerdo mas q nada a su telonero Rammstein y su incendiario y breve show.
    Lo de este sábado fue el ultimo, muy emotivo y admirable condición física para la edad q tienen, mas eso no debilita en nada
    la intensidad y emotividad del show..una auténtica fiesta..Original elección la del Campo de Polo, lugar q desconocía.
    Este sábado se viene Metallica..pero eso es otra historia..

    Abratzo Hugo, q bueno leer q lo hayas disfrutado

  9. Lamentablemente no pude ir pero lo vi por Flow y no paré de llorar. Pensé sinceramente que el show iba a ser flojo por el tema lógico de la edad pero afortunadamente me taparon la boca. Tremendo set list (aunque cambiaría Say Yeah y Tears are Falling por Parasite y Let me go Rock n’ Roll) pero son nimiedades. Ya lo vi tres veces y mañana lo pienso ver otra vez (y eso que tengo por lo menos 20 recitales de kiss de todas las épocas), pero este lo sentí diferente y mucho mas emocionante. No se si será por la «ultima vez» o qué, pero lo disfruté mucho mas que ningún otro, superó a mi antes favorito «Animalize live» con Eric Carr. Bruce Springsteen & the E Street Band y Kiss, las únicas dos bandas de las que puedo decir orgulloso que soy fan, y este Sábado comprobé que por algo tienen ese lugar en mi corazón.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.