Reseña de La vuelta al mundo en 80 días

Publicidad

Calificación: B+

La vuelta al mundo en 80 días siempre fue mi obra favorita de Julio Verne y tuvo la suerte de contar muy buenas adaptaciones en el y la televisión.

Algunas fueron mejores que otras pero en géneral no hubo ninguna que se pudiera considerar horrible y cada una tuvo características particulares y le hicieron justicia a la original.

Entre las mejores citaría el clásico insuperable de 1956 con David Niven y Cantinflas, la miniserie de 1989 con Pierce Brosnan y Eric Idle y el de 1983 que sobresalió como la representación más fiel del texto de Verne.

La versión con y Steve Coogan fue prácticamente una adaptación libre que sin llegar a ser una gran película al menos brindó un entretenimiento más sólido que la película de 1963 con los Tres Chiflados.

Aunque nunca fui fan de la etapa de Joe, quien para mí no le llegaba a los talones a Curly o Shemp.

Este año la ofreció una nueva representación de este clásico de aventuras que aspiraría a forma una especie de Verneverse.

Ya se confirmó una segunda temporada que traerá de regreso a David Tennant como Phineas Fogg y los mismo productores actualmente trabajan en la miniserie de Viaje al centro de la Tierra. Otro gran relato del autor.

Tras el desastre de Drácula el año pasado la compañía inglesa se redimió con esta adaptación de La vuelta al mundo en 80 días que me pareció muy entretenida.

Si bien el relato sigue la premisa de la trama original los realizadores optaron por crear una versión diferente que tiene su propia identidad y abraza las sensibilidades de la sociedad moderna.

Una elección que me pareció acertada ya que no es fácil superar los antecedentes clásicos de esta historia, al margen que resulta aburrido ver siempre los mismo.

En este caso modificaron la dinámica de los vínculos de los protagonistas.

La tradicional princesa india Aouda que luego se convierte en el interés amoroso del protagonista quedó relagada una breve participación y el principal rol femenino lo ocupa un nuevo personaje.

Abigail Fix Fortescue, interpretada por Leonie Benesch, es una periodista aventurera que sigue a Fogg para cubrir su travesía y eventualmente protagoniza una relación romántica con Passepartout, quien ahora cuenta con un rol mucho más expandido.

Ibrahim Koma encarna en esta ocasión al mayordomo de Phineas, quien cuenta con su propia subtrama personal y ya no se limita a ser el amigo gracioso del héroe.

Me gusta mucho esta versión del personaje que tiene más calle y si bien aporta momentos graciosos cuenta con un mayor desarollo.

La subtrama de amor interracial se podría decir que es la cuota de correción política de la para demostrar que no se olvidaron de la diversidad y lo bueno es que al menos se desarrolla de un modo sutil a lo que se podría haber esperado.

En otras palabras, doy gracias que esto fue un proyecto de la y no del canal CW.

El vínculo entre Passepartout y Abigail juega mucho con la típica relación que solían tener las parejas de la comedia screwball hollywoodense de los años ´40, centrada en la atracción de los polos opuestos.

El gran atractivo de esta miniserie pasa por el vínculo especial que se termina formando entre los tres personajes principales, donde sobresale obviamente David Tennant como el lider del grupo.

Si disfrutaste al actor en otra series como Doctor Who o en el rol de Fogg no drefauda en absoluto y es un gran gancho para seguir esta propuesta.

Otra detalle que me gustó de la miniserie es que respeta la premisa original pero se añaden cambios para mantener el suspenso y evitar que el conflicto resulte predecible.

Algo inevitable en un clásico de esta magnitud.

Por ejemplo, en el primer episodio cuando Fogg llega a París le roban en la calle todas sus pertenencias y se queda apenas con una valija. Un detalle que complica severamente el resto de la travesía.

Sumado a las subtramas que tienen el mayordomo y la periodista el argumento de ese modo resulta más atractivo ya que no sabés por donde se va a encaminar la historia.

El último episodio, el octavo, cierra el conflicto de La vuelta al mundo en 80 días y deja la puerta abierta para una nueva adaptación de Verne que no voy a quemar en esta reseña, ya que se relaciona con la última escena.

Si conocen la obra del autor desciubrirán con facilidad lo que planean hacer los productores con la segunda temporada.

En resumen, una producción muy amena para disfrutar a Tennant en una versión diferente de este clásico del género.

Notas relacionadas

Publicidad

4 comentarios

  1. Hola Hugo! La viste en el Puerto de Jack o en alguna plataforma «legal». Sin dudas, Julio Verne es mi autor favorito de ficción. 20000 leguas de viaje submarino y La Isla Misteriosa, en mi top (que además, están conectadas). Aunque no hay novela que haya leído y no me haya gustado, jajajaja… Casi me confundo La vuelta al Mundo con 5 semanas en globo, otro viaje de aventuras épicas. Habrá que darle una oportunidad. Saludos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.