Christmas in Connecticut: La ópera prima de Schwarzenegger

Publicidad

En 1992 se encontraba en la cima de Hollywood con una racha de éxitos que tuvo con los estrenos de Gemelos, El vengador del futuro, Un  detective en el kinder y Terminator 2.

Por aquellos días sintió curiosidad de incursionar en  la realización y su amigo , quien lo había dirigido en Infierno rojo le dio una oportunida en la serie Tales from the Cript.

Arnold fue responsable del episodio The Switch, en la segunda temporada de 1990,  donde también tuvo un cameo com actor.

Debido a que disfrutó la experiencia luego de terminar el film de empezó a gestar la idea de dirigir su primera película.

El tema fue que si bien gozaba de una enorme popularidad en la industria de ningún estudio le tenía la fe como realizador para destinarle un presupuesto a  su proyecto persomal.

Asi fue que entró en juego otro amigote del actor, el empresario Ted Turner, quien puso su produtora y el canal TNT para que el artista  hiciera literalmente lo que se le diera la gana.

Contra todo los pronósticos Arnold sorprendió con la idea de hacer una comedia romántica relacionada con la Navidad.

Un género que curiosamente no había explorado como actor si bien hizo filmes humorísticos.

Para su debut como director Schwarzenegger optó por elaborar una de un gran clásico de los años ´40.

Chrtistmas in Connecticut fue una comedia de Warner de 1945 que presentaba una historia muy divertida y con el paso del tiempo se convirtió en un clásico.

Barbara Stanwyck, recordada por el clásico noir de Billy Wilder, Double Indemnity, interpretaba a una periodista especializada en gastronomía y cuestiones de sociedad.

Sus notas sobre las relaciones de pareja y la crianza de hijos son muy populares en la comunidad de Connectitud dentro del diario donde trabaja es una de las figuras populares.

El problema es que todo lo qu hace es una gran mentira.

La periodista no vive en Connecticut sino en Nueva York y es una mujer soltera que no sabe cocinar un huevo frito.

Cuando un héroe de la Segunda Guerra Mundial regresa a su barrio el Alcalde de la ciudad prepara un evento especial para homenajearlo.

Elizabeth Lane, la gran experta en cocina que todos quieren debe cocinarle en vivo un menú especial al soldado para agasajarlo.

A partir de esa premisa se contruye una comedia de enredos muy divertida donde por supuesto no estaba ausente la mirada conservadora de la sociedad norteamericana de ese momento.

Cuando terminó la guerra a las mujeres las mandaron de vuelta a la cocina y el film en ese sentido aclamaba el rol de la ama de casa.

Esto deber verse como una cuestión cultural de ese contexto.

En esta misma época Wonder Woman pasó de pelear con los nazis a servir el café y tomar apuntes como secretaria en el cómic de la Sociedad de la Justicia.

Arnold tomó esta historia y la adaptó al contexto de los años ´90 con un muy buen reparto integrado por Dyan Cannon (La venganza de la pantera rosa) Kris Kristofferson, (Shaft) y Tony Curtis.

La historia era similar con la diferencia que la protagonista en este caso era un conductora de televisión y el rol del soldado lo cambiaron por un guadabosques (Kristofferson) quien había perdido su casa en un incendio.

El film se estrenó en abril de 1992, fuera de la temporada navideña, y los críticos masacraron el trabajo de Arnold con el mismo sadismo con el que Terminator se carga al persomal de una comisaria en el primer film.

Las reseñas fueron tan crueles hacia él que nunca más volvió a dirigir en su carrera.

¿La película fue un desastre bochornoso?

Ni de casualidad, de hecho hoy en pleno 2021 en materia de entretenimiento le pasa el trapo a varios bodrios navideños de Netflix, Hallmark y Lifetime.

Queda claro que hubo un ensañamiento exagerado de la critica en su momento por el hecho que era el actor más popular de Hollywood y tenía «la insolencia» de incursionar en la dirección con la de un clásico aclamado.

Schwarzenegger estaba muy lejos de convertirse en el heredero de Frank Capra pero la verdad es que su labor resultó mas que digna y tampoco fue la peor película navideña de los ´90.

No sólo supo aprovechar muy bien a las figuras del elenco, en especial a Tony Curtis, sino que manejaba con decencia los momentos cómicos.

Obviamente la original sigue siendo superior en la comparación pero la consigue ser entretenida y la levanta muchísimo la química entre Dyan Cannon y Kristofferson que compensa toda deficiencia técnica.

Si quieren descibrir esta rareza de la fillmografía de Arnold la pueden encontrar sin problema en el peuerto de Jack.

 

Notas relacionadas

Publicidad

3 comentarios

  1. No tenia idea que arnold dirigio una peli, no me interesan mucho las pelis navideñas, ni romanticas, sino capaz le haria una ojeada. Pero si me sorprende el genero que escogio.

  2. Y tiempo después el gran Arnold protagonizaría una de las mejores películas navideñas de la historia, ja ja. Ok no, pero El regalo prometido se volvió un clásico por estos lares, no se como le habrá ido en alla en Estados Unidos. Peliculón.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.