Retrospectiva Sherwood: Robin Hood. The Rebellion (2018)

Publicidad

La peor película de que se registró en los 110 años de trayectoria de este personaje en el .

Si bien a lo largo de un siglo hubo muchas produccciones deficientes ninguna alcanzó el nivel de mediocridad de esta propuesta inglesa de la compañía Picture Perfect.

Toda una paradoja el nombre de la productora.

Los dueños de esta empresa se dedican a realizar películas clase B marginales que por lo general tienen la estética de un fan film que era habitual encontrar en los priemros tiempos de You Tube.

Sus obras a menudo dejan la impresión que fueron proyectos que surgieron para lavar dinero de algun negocio sucio.

Esta versión de Robin Hood no es la excepción es lo peor que vi por lejos con este personaje.

Inclusive un proyecto fallido como Ghost of Sherwood, con Tom Savini, despierta más respeto, ya que al menos intentaron elaborar un concepto diferente que después no se pudo ejecutar de manera adecuada.

En The Rebellion en cambio todo es de una pereza y una pobreza artística impactante.

La trama ya de entrada ofrece un conflcito trillado donde Lady Marian es secuestrada por el Sheriff de Nothingham y Robin sale a rescatarla.

No pidan más porque no hay.

Ben Freeman encarna al peor Hood de la historia cuyo desempeño en la secuencias de acción despierta carcajadas y verguenza ajena.

Hasta de una obra de teato escolar los pibes demuestran más destreza en los duelos de espadas que este sujeto .

Freeman además de ser un actor horrendo  le queda demasiado grande un personaje que siempre sobresalió por su carisma.

El gran desconcierto de esta producción es que el rol del fraile Tuck quedó a cargo de un actorazo enorme como Brian Bleesed.

Un artista muy reconocido por su particular tono de voz grave, quien encarnó al padre de Kevin Costner en el film de Robin Hood de 1991.

Otras películas poulares que hizo fueron Henry V, de Kenneth Banagh, y , donde interpretó a el príncipe Vultan.

Bleesed tuvo que haber atravesado una seria crisis económica ya que no se explica de otro modo que un artista de su nivel y trayectoria termine involucrado en un mamarracho de este tipo.

La verdad que no hay nada para resaltar en esta propuesta donde todo se ve horrible y encima es aburrida.

Los vestuarios artificiales, los escenarios escogidos, las horrenda secuencias de acción y la pésima actuaciones confluyen en un espectáculo muy pobre que se olvida con rapídez..

El único que sale bien parado es el fraile Tuck.

Los productores de The Rebellion, que evidentemente son hijos del rigor, tiene  en post-producción otra nueva película centrada en Marian que se conocerá pronto.

Veremos si resulta al menos un poco más decente que este fiasco.

Si se animan , la pueden conseguir con facilidad en la web.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.