Lone Wolf and Cub: Baby Cart to Hades (1972)

Publicidad

Presten atención a la crónica de los hechos de este desquicio.

En enero de 1972 se estrenó Lone Wolf and Cub y el éxito fue tan grande que tres meses después el estudio Toei presentó la continuación en los cines.

La compañía la juntó con pala en la taquilla asiática y enseguida convocó al director Kenji Misumi para que se pusiera a trabajar en la siguiente entrega.

El cineasta tenía que entregar el producto terminado antes del 2 de septiembre, fecha en la que llegaría a las salas la tercera parte.

Mientras Misumi desarrollaba el film con este ritmo de trabajo acelerado, los directivos de Toei contrataron a Buichi Saito para que dirigiera la cuarta entrega con fecha de asegurada para diciembre del ´72.

No existen demasiados casos en el de una franquicia que en un período de 12 meses estrenara cuatro películas con resultados comerciales exitosos.

Motivo por el cual dentro del cine samurái Lonewolf and Cub sobresalió como el fenómeno más popular del género sin discusión.

Ahora bien, lo loco de todo esto es que después vemos esta obras y la verdad que genera un enorme impacto descubrir que cada episodio consiguiera tener un contenido diferente y virtudes artísticas individuales, si tenemos en cuenta el ritmo de trabajo que tuvieron los realizadores y el reparto.

Si bien eran propuestas que Toei sacaba al mercado con la misma velocidad que McDonalds hace hamburguesas, la calidad del material que se ofrecía era estupenda.

Baby Cart to Hades fue la película que lo consagró a Tomisaburo Wakayama en el rol del samurái Ogami Ittō y muchos fans del manga suelen elegirla como la gran favorita de la .

Aunque la trama contiene los elementos típicos del cine de explotación de ese periodo, el gore y secuencia de acción intensas, en este relato el director Misumi utiliza el conflicto central para explorar con más profundidad los códigos morales del Bushido y las filosofías de vida que regían la vida de los samuráis.

Todo esta cuestión esta representada en el antagonismo que se gesta entre Ittō y el ronin Kanbei, interpretado por Go Kato, un actor muy popular dentro de este género.

Una de sus películas más conocidas es Samurai Rebellion de Masaki Kobayashi (un cineasta esencial de esta temática a fines de los años ´60), donde encarnaba al compañero de Toshiro Mifune.

El vínculo entre estos dos personajes es una de la claves de esta tercera entrega que propone un poco más de contenido más allá de la violencia.

Ogami en esta ocasión emprende otra misión como mercenario donde debe aniquilara a un señor feudal que lidera un ejército de ninjas.

En materia de acción la dirección de Misumi es impecable y aprovecha muy bien el talento de Wakayama para desempeñarse con la katana.

La velocidad con la que emprende los movimientos de ataque es una locura y le pasa el trapo a Mifune y todos los actores famosos relacionados con el cine samurái.

Lo que hacía este tipo con la espada no se volvió a repetir y por eso también la saga tuvo tanta popuaridad, ya que el desempeño físico del protagonista con el arma ofrecía un espectáculo aparte.

En este relato Ogami termina en modo Comando donde se enfrenta solo a un ejército de 200 ninjas en un clímax impactante.

Mi objeción con esta película es que se excede con el tema de la agresiones sexuales contra mujeres que hasta resultan incómodas de ver y se podían haber evitado.

Después en las siguiente entregas la cortaron con esta cuestión e inclusive le dieron a los personajes femeninos un papel más digno, pero eso lo veremos en las próximas notas.

Este fue el avance original de Baby Cart to Hades.

No tag for this post.

Publicidad

4 comentarios

  1. Cuando leí lo de la violencia a las mujeres hice memoria por un ratito y me acordé de la escena q dijiste, sí, al principio. Yo la vi a esta cuando era chico y esa escena me quedó en la retina. Alquilada en vhs años 80.
    Fue por esta pelicula q te pregunté si sabias el nombre cuando hiciste el ranking de artes marciales porw me acordaba patente la primera escena con los ninja y cuando se enfrentaba al ejercito.
    Y sí, para mi esta fue la mejor, sobre todo porq se encontró con un adversario pulenta cuando en todas las peliculas era intocable.
    En la 4ta es donde tiene una mina ninja q revolea los senos, ahi las empoderaron jeje

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.