Dos fuera de serie: Juana y Sergio (1984)

Publicidad

Uno de mis grandes placeres culposos de la que quedó en el recuerdo entre los clásicos del de los años ´80.

En 1983 aparecieron Los supercampeones y revolucionaron los bloques de animación en la televisión mundial con una propuesta que catapultó el género deportivo dentro de este arte.

Antes de la de fútbol los japoneses habían realizado otras producciones relacionadas con el y el automovilismo, sin embargo la irrupción de Oliver y Benji le abrió la puerta a porgramas similares.

Dos fuera de serie, cuyo título original fue Attacker You!, explotó la misma formula un añosdespués con una historia ambientada en el mundo del vóleibol femenino.

La trama tiene como protagonista a Juana Hazuki (en la versión en castellano), una chica de 13 años que posee una altura fuera de lo normal para las jóvenes de su edad y además cuenta con un talento natural para el vóley.

La protagonista decide anotarse en el equipo de su escuela secundaria y esto genera un conflicto importante con su padre, debido a que la madre de Juana abandonó al hombre para seguir su carrera deportiva profesional.

El tipo se quedó solo a cargo de la crianza de sus dos hijos y no exite en el mundo algo que odie más que el vóley.

Sin embargo Juana resulta ser una heredera del talento de su madre y en poco tiempo se convierte en una jugadora prometedora que despierta el celo entre los rivales y sus propias compañeras.

A todo el conflicto deportivo se le suma una romántica subtrama bizarra que se desarrolla como una especie de sátira de las telenovelas asiáticas tradicionales, conocidas como doramas.

El galán de este relato es Sergio Mitamura, el entrenador de los varones que representa el único exponente de masculinidad positiva en esta serie.

Un tipo correcto y profesional que en el primer tramo de la serie no le da bola a Juana porque la considera inmadura y además es una alumna del colegio.

Con el desarrollo de la trama se convierte en el entrenador que logra despertar el talento de la heroína y eventualmente de a poco nace un romance entre ellos.

Salvo por Sergio que es el único sujeto copado y decente,  el resto de los tipos son caracterizados como pajeros desesperados o misóginos violentos.

Un tema que re relaciona directamente con la gran polémica que generó esta serie.

Este animé fue un fiasco comercial en Japón pero tuvo una enorme reperusión en Europa.

Muy especialmente en España donde impulsó el desarrollo del vóley femenino en las escuelas secundarias.

Una controversia del programa fue el contenido de la violencia de género, representada en el nefasto entrenador Matsugorō Daimon.

El coach que obtuvo la medalla de oro para Japón en las Olimpiadas de 1964 es un hombre que abusa psicológicamente de las jugadoras, además de castigarlas fisicamente cuando no se desempeñan como él lo demanda.

Por cualquier error que cometen en la cancha el tipo las agrede a cachetazos delante de todo el público.

Un elemento perverso de esta cuestión es que la chicas están convencidas que se merecen los golpes porque Daimon intenta convertirlas en mejores jugadoras y ellas no están a la altura.

Un delirio japonés que siempre generó críticas en la prensa y el público por el mensaje nocivo que se expresaba.

A partir del episodio 13, la violencia de género cobra relevancia en la trama y Daimon es despedido del equipo de Juana, luego que el entrenador humilla a una jugadora durante un partido.

En adelante el equipo de las Seven Fighter consiguen entrenadores más profesionales y ese contenido problemático del animé deja de ser un problema.

Ahora bien, en defensa de Dos fuera de serie (no de la violencia de género) es justo destacar que los realizadores plantearon en la trama una realidad que lamentablemente siempre existió en el mundo del deporte.

El rol de Daimon y la relación tóxica que tiene con las jugadoras estuvo inspirado por el entrenador ruso Nikolái Karpol, quien es considerado una eminencia del vóleibol femenino.

Durante las décadas del `80 y ´90, Karpol convirtió al equipo de su país en la máxima potencia de esta disciplina con victorias en Juegos Olímpicos y campeonatos mundiales.

Sin embargo, el tipo también pasó a la historia por el tratamiento brutal y maltrato psicológico que ejercía sobre las chicas.

Durante los años que estuvo a cargo de la selección rusa era común ver a la jugadoras llorando por la agresiones verbales que sufrían.

A continuación pueden ver dos ejemplos con Karpol que representan situaciones muy similares a las que se retrataban en Dos fuera de serie.

Este es tremendo y parece directamente un live action del animé.

El punto es que más allá que las escenas de maltrato son incómodas de ver y Daimon se hacer odiar con facilidad, el programa retrata un aspecto oscuro del deporte que siempre existió y no lo inventaron los artistas de los dibujos animados.

Otro detalle que siempre me gustó de la serie es el desarrollo que presenta de los personajes principales, en especial Juana.

La protagonista comienza con un perfil inmaduro y una pesonalidad caprichosa, parecida a Serena de Sailor Moon, y con el transcurso de los capítulos evoluciona notablemente.

Hacia el final adquiere una enorme madurez emocional y su relación con el deporte también se vuelve más profesional.

Este anime tiene también sus momentos delirantes al estilo de Los supercampeones donde un partido puede desarrollarse a lo largo de dos capítulos o más.

Mi escena favorita tiene lugar en los primeros episodios con la emblemática y desopilante presentación de la gran rival de Juana, Eri Takigawa.

Nuestra heroína camina por la calle con su hermano menor, un chico de cinco años.

El pibito en un momento se suelta de su mano y cuando corre para cruzar una calle se tropieza mientras un auto se acerca para atropellarlo.

De la nada aparece Eri Takigawa con una pelota de voley debajo de su brazo.

Con un salto de ataque como si estuviera en una final olímpica le pega un pelotazo brutal al niño que termina estampado contra un pared antes que el auto lo pase por encima.

Sublime.

El animé presenta un culebrón deportivo completamente adictivo y una vez que te enganchás con los personajes cuesta abandonarlo.

Originalmente formó parte de mi lista épica de animación pero después la sacrifiqué por otra propuesta y quedo entre los daños colaterales de ese informe.

Dos fuera de serie consta de 58 episodios y la pueden encontrar completa en You Tube.

 

 

 

 

No tag for this post.

Publicidad

7 comentarios

  1. No lo tenía a este animé, la verdad, me llama la atención que hace Gendo Ikari ahí metido, habrá empezado a reclutar a las madres de los pilotos de EVA en esa época?

    La historia que plantea es un toque similar a la de Hanamichi Sakuragi en Slam Dunk en cuanto a desarrollo de personaje, pero ese para mi es de los mejores que dio el animé, básicamente porque el tipo tiene 0 talento para jugar, se mete al equipo para ganarse a una chica y termina amándolo, a pesar de no ser el mejor jugador del equipo.

    En cuanto a los entrenadores, el tema del maltrato se ha visto en muchísimas historias, de esas que te hacían creer que a base de tratarte para el culo «formabas carácter» y así eras mejor deportista, una estupidez. Bueno, en el otro extremo estuvieron los casos de abuso en la gimnasia artística que por ejemplo en USA destapó toda una trama perversa alrededor de los equipos nacionales.

  2. El segundo video del coach ruso es terrible… por un momento pensé que le metía un bife a la jugadora.

    Esta serie se emitió acá en Argentina? No la tengo registrada para nada, le hubiera dado una oportunidad porque me encantaban los supercampeones.

    El de anteojos del poster me recordó a Gendo Ikari… jajajajja

  3. No la ubicaba la verdad, pero es verdad que nadie hace ficción de deportes mejor que los japoneses. El mismo volumen de producciones es imparable.

    Hace poco me devoré Haikyuu! Que también es de Voley pero mas moderna, van por la temporada 4 y sigue. Tiene todos los elementos clásicos, incluso la temporada 3 entera es un solo partido xP.

  4. Le daré una mirada Hugo, confio en vos, ja ja. Ya que te gustan los spokons (animes de deportes) como Yawara! o este sobre volley te vuelvo a hinchar las pelotas para que veas Slam Dunk, te aseguro que no te vas a arrepentir

  5. una de las grandes series japonesas de los 80s.. curiosamente en españa la quisieron colocar como que 3estaba conectada con Attack nro 1 (la panda de julia) haciendo que juana sea prima de julia jara (la prota de attck nro 1)…
    Son de ese tipo de series que me encanta ver y que hoy ya casi no se producen

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.