350 grandes series de animación (29)

Publicidad

205-201

205-THE NEW ARCHIES (1987)

Una de las razones que explica la vigencia de Archie en la cultura popular durante más de 80 años se relaciona con la astucia de la franquicia para renovarse con el paso del tiempo, con el fin de llegar a nuevas generaciones.

En los años ´80 tuvieron un relanzamiento en la televisión a través de esta producción de DIC que fue muy popular en su momento.

La particularidad de esta serie fue que los personajes eran pre-adolescentes y el mundo que los rodeaba estaba conectado con la cultura popular de aquellos días.

Para entonces los chicos de Riverdale habían quedado estancados en las repeticones de los productos de Filmation de los ´60 y la obra de DIC supo relanzarlos para la generación de niños de los ´80.

Hay que recordar que por entonces las propuestas del género estaban concentradas principalmente en la acción, donde el contenido de violencia había despertado todo un debate en los medios de comunicación.

Dentro de este contexto The New Archies fue un soplo de aire fresco y tuvo un gran impacto justamente porque era algo diferente.

La serie retomaba la esencia del humor de los cómics con la única diferencia que los protagonistas eran un poco más chicos.

Una cualidad estupenda de esta producción pasó por el modo en que recreó la cultura de 1987, a través de las vestimenta de los personajes, el modo en que hablaban y la música.

Pese a que DIC apenas produjo 13 episodios la serie siguió en la televisión con repeticiones hasta mediados de los años ´90.

 204-GINGER (2000)

La última gran producción de la productora Clasky-Csupo para Nickelodeon que marcaría el cierre de una etapa inolvidable e histórica en ese canal.

Ginger sobresalió entre las mejores series de concebidas a comienzos del siglo 21 y no en vano obtuvo varias nominaciones a los premio Emmy en los Estados Unidos.

La trama narraba las experiencias cotidianas de una chica nerd y sus amigos en esa etapa tan complicada de la vida que es el período de la pre-adolescencia y la transción al ciclo de la escuela secundaria.

Una particularidad extraordinaria que tuvo la serie fue que los personajes crecieron en tiempo real a medida que se desarrollaron las tres temporadas.

Algo muy inusual en el campo de la animación.

El realismo que tenían los conflictos también estaba representado en los aspectos visuales del programa.

A diferencia de los típicos dibujos donde los personajes siempre tienen la misma vestimenta, en Ginger el reparto cambiaba o alternaba los vestuarios dentro de un mismo capítulo según las actividades que tuvieran, como suele ocurrir en la vida real.

Ginger tenía un hermano insoportable que aportaba los momentos cómicos y una madre soltera que trabajaba como enfermera en un hospital público y hacía lo posible para llevar adelante la crianza de los chicos.

Cada personaje secundario estaba impecablemente definido y todos tuvieron su desarrolo a lo largo de la serie.

El programa además se metió con problemáticas serias que no tenían precedentes en la animación occidental.

Un ejemplo fue el tremendo séptimo episodio de la segunda temporada, And She Was Gone, que trabajó un tema extremadamente delicado como el suicidio.

En la trama Ginger padece un cuadro depresivo y empieza a escribir poemas con contenidos sucidas que aterrran a su amigos y en especial a su maestra.

A raíz de esto la derivan a una psicóloga y la trama se enfoca en como su entorno la ayuda a salir adelante sin soluciones mágicas.

En otro capítulo se abordó la adicción de Ginger a la cafeína (otro tópico que rara vez encontramos en dibujos animados) y lo más notable de todo fue que pese a estas cuestiones el programa nunca tuvo un tono depresivo.

Lidiaba con conflictos serios pero también era muy entretenido.

El realismo de la serie estaba relacionado con el hecho que las historias tenían un contenido autobiografico y se relacionaban con experiencias de la guionista y creadora, Emily Kapnek.

Otra cualidad que me gusta mucho de esta producción es la estética de la animación y el retrato dela ciudad donde transcurría la trama, inspirada en la localidad de Larchmond, en Nueva York.

Mención especial también para la canción de la apertura, «I´m in Beetween«, interpretada por Macy Gray.

203-GRAN PRIX (1978)

Probablemente la más grande representación del mundo del automovilismo en la animación.

Esta obra maestra del estudio Toei trascendió por dos caracteristicas especiales.

La historia describió de un modo realista el funcionamiento de las escuderías profesionales de la Fórmula 1 y Rally y además incluyó en el reparto principal al legendario piloto Nicky Lauda

A diferencia de Meteoro, que se concentraba más en la acción delirante, los realizadores en este caso apostaron a desarrollar un drama deportivo que narraba una historia de superación.

La trama tenía como protagonista a Tony Bronson (que nombre fantástico), un joven que toda su infancia había soñado con convertirse en un piloto profesional.

Poco tiempo después de conseguir lo que tanto deseaba sufre un accidente en una carrera que casi le cuesta la vida y lo deja traumatizado en un hospital.

Nicky Lauda, quien contaba con una experiencia similar, lo ayuda a superar sus miedos y lo inserta en la escudería Arrow Emblem donde él ejerce como manager.

Este animé tiene drama, suspenso, romance y espectaculares secuencias de acción con las carreras que son fantásticas.

Tampoco es una serie larga, dura 44 capítulos y cuenta con una buena conclusión.

Hay también una película que resume la trama pero si les interesa la temática no se las recomiendo porque se pierde muchísimo el desarrollo de los personajes.

202-LUCKY LUKE  (1984)

La obra maestra de Hanna-Barbera que nadie recuerda.

En 1984 la compañía co-produjo junto Gaumont Films esta brillante serie animada  que hasta la fecha sobresale como la mejor adaptación que se hizo de la historieta de Lucky Luke.

La particularidad de esta joya, que en la actualidad no tiene difusión , fue que la dirección de los episodios estuvo a cargo de William Hanna, Joseph Barbera y Morris, el creador del famoso cowboy.

Cada episodio resume un tomo de la colección donde aparecen todo esos personajes inolvidables que formaron parte del mundo de Luke.

Desde la versión infantil de Billy the Kid a la pandilla Dalton y Jesse James.

Creo que una de las razones por la que la serie no pegó tanto en el continente americano es que Hanna-Barnera en esta ocasión trabajó el contenido del programa con un humor más europeo.

Lucky Luke no tienen nada que ver con el estilo de comedia que asociamos a esta compañía y por eso también sobrealió de un modo especial.

Desde los aspectos técnicos soprendió con una animación muy fluida que evocaba los diseños de Morris en el cómic.

Lamentablemente en esta parte del mundo nunca tuvo popularidad y es una pena porque es una gran serie.

201-EL LLANERO SOLITARIO (1980)

La serie de Filmation que acercó este ícono del western a mi generación.

Cuando descubrí por primera vez el dibujo animado obviamente desconocía la trayectoria del Llanero y no había visto el clásico programa live action con Clayton Moore.

Años después me eduqué al respecto y hoy puedo darles un seminario con toda la historia del personaje en el cine. televisión y cómics.

Algo que probablemente haga cuando termine la retrospectiva del Zorro.

Este personaje ya había tenido una serie animada en los años ´60 que fue muy loca porque se desarrollaba dentro del subgénero weird-western y tenía elementos fantasticos.

Lou Scheimer y Hal Sutherland en este caso optaron por volver a las fuentes y transmitirles a los niños de los ´80 el espíritu de lo que había sido el Llanero de Moore en los  ´50.

La obra de Filmation fue prácticamente una continuación de aquella producción que incluía el famoso tema musical con la Obertura de Gullermo Tell..

En su autobiografía Scheimer cuenta una anécdota muy graciosa sobre este proyecto.

Resulta que en Filmation querían que Clayton Moore y Jay Silverwheels (el actor que había encarnado a Toro) interpretaran otra vez los personajes y por ese motivo los conovocaron a los dos.

Al final la oferta laboral no prosperó debido a que Lou no pudo hacerles entender que esto era un dibujo animado y no tenían que ensallar los episodios.

Ambos artistas, que estaban grandes en ese momento, no querían saber nada con leer los diálogos en un micrófono sin ensallo previo (que además representaba otra jornada paga) y se fueron de la oficina indignados sin saludar.

La serie del Llanero de todos modos fue excelente y trascendió por la manera en que adaptaron al personaje para la generación infantil de los ´80.

La trama tenía un tratamiento realista del período del siglo 19 donde aparecían personalidades históricas como el presidente Ulysses Grant, Bufallo Bill, la pistolera Anne Oakley, los hermanos James y hasta Mark Twain.

Hay un capítulo por ejemplo que exponía el racismo hacia los inmigrantes asiáticos y cada entrega terminaba con un segmento de Toro, donde compartía un contenido educativo relacionado con los aspectos históricos.

El indio además tenía su protagonismo y no los presentaban como un simple sidekick. Filmation siempre a la vanguardia de la diversidad.

Gracias a la técnica del rotoscopio la animación presentaba una fluidez con movimientos realistas que sobresalían especialmente en las secuencias de acción.

Un Dato Loco: Uno de los guionistas del programa fue Tom Ruegger, quien luego creó a los Animaniacs. 

Publicidad

6 comentarios

  1. El Llanero Solitario creo que fue uno de los primeros personajes que compartí con mi viejo, porque nos unía generacionalmente. El lo conocía de los comics y los seriales viejos y con el dibujito como que empezamos a compartir la historia. Para que te des una idea, hace poco para un cumpleaños le terminé regalando un muñequito del Llanero arriba de Silver (Bueno, el año pasado le regalé un El Fantasma, su personaje favorito), y la tiene en el auto (Que sólo manejamos él y yo).

    Gracias por devolverme ese recuerdo!

  2. Jajaja, para que te des una idea, en el escritorio de donde estoy escribiendo hay un Snake Eye, un Mr. T. de 1983 (Era como un GiJoe pero con traje de soldado), un Optimus Primer también de la época, un Mazinger impreso en 3D de 40 CM, Un Man-At-Faces y un Beast de MOTU, 4 figurines del He-Man de 2002, una Van Mágica de galgo, dos luchadores de la WWE y un San Martín a caballo, todo ello sobre libros de Stephen King.

    La otra biblioteca es otra historia, jajaja!

    Me ENCANTA coleccionar muñecos y figuras de esos dibujitos de esa época, mi Santo Grial sería un Centurión (Que espero con ansias ver por acá) que acá no llegaron y le armaba los trajes a cualquier GiJoe genérico con Mis Cilindritos.

  3. Lucky Luke!! de chico tenía una película llamada «La Balada de los Dalton» junto a otras más parte de una colección de la revista Caras llamada Caras Cartoon, así fué cómo conocí muchas series de los 80´s.

    Por cierto, hasta no hace mucho me enteré que hay una película live-action de Lucky Luke filmada en Argentina y protagonizada por Jean Dujardin (El Artista)!! Tenías idea de esto, Hugo??.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.