Retrospectiva Sherwood: Robin Hood (1973)

Publicidad

Llegó el momento de resaltar una de la representaciones más queridas y aclamadas en la extensa filmografía de .

En 1937, durante la post producción de Blancanieves, Walt se entusiasmó con la idea de hacer un largometraje centrado en Renard, el zorro.

Un personaje que protagonizó en el siglo 11 numerosas fábulas amorales que presentaban una sátira de la sociedad humana con un reparto de animales.

Los relatos que en su gran mayoría eran versos, contenían una parodia bastante picante de la aristocracia y la Iglesia católica.

El zorro con su astucia se burlaba de los nobles y el clero, quienes por lo general no quedaban bien parados en los argumentos.

El problema con Renard fue que Disney no pudo encontrarle la vuelta al personaje para adaptarlo en un proyecto destinado a un público familiar y su idea no llegó a prosperar.

Sin embargo, gestó la semilla de lo que sería la representación de la leyenda de Robin Hood con un elenco de animales.

En 1970 el estudio le dio luz verde a la producción de este largometraje que quedó en manos de dos artístas históricos de la compañía: Ken Anderson (Pinocho, El libro de la seva) y Wolfgang Reitherman (101 dálmatas, El zorro y el sabueso)

El estreno de este film se demoró más de lo esperado debido a que los realizadores no se ponían de acuerdo con la historia que deseaban narrar.

Ambos coincidian en la idea de trabajar a los personajes con animales pero disentían con la ambientación de la historia.

Anderson quería adaptar la leyenda de Robin Hood en el sur de los Estados Unidos durante la época de la Guerra Civil e incorporar a todas las figuras asociadas con la leyenda inglesa.

Por su parte, Reitherman prefería mantener el escenario europeo con una vuelta diferente en el tratamiento de los protagonistas.

En lugar de incluir a los mismos personajes de siempre, su idea era centrarse en la dupla de Robin y Little John, a través de una buddy movie inspirada por el western Butch Cassidy and  the Sundance Kid (1969), con Robert Redford y Paul Newman.

Eventualmente la visión de Reitherman cobró más fuerza en el estudio que la de Anderson y Wolfgang fue responsable de la dirección general.

Cada personaje de la leyenda inglesa tuvo su representación animal basada en las características de sus personalidades.

Robin y Marian fueron representados como zorros; Little John como un oso; Alan-a Dale era el gallo narrador; el Sheriff de Nottingham un lobo y el Príncipe Juan un león cobarde.

En la primera versión del guión el fraile Tuck iba ser encarnado por un cerdo, pero luego lo cambiaron por un tejón para evitar problemas con la Iglesia Católica en caso de que el concepto fuera considerado ofensivo.

Desde los aspectos visuales esta producción tomó una clara influencia del clásico de Warner de 1959 protagonizado por Errol Flynn.

Robin estaba claramente inspirado en la personalidad que le había otorgado Flynn al personaje e inclusive se le rendia un homenaje directo a esta producción durante la secuencia del torneo de arco y flecha.

Los escenarios también buscaban evocar esa impronta mítica de cuentos de hadas que tenia la obra de Michael Curtiz con esos colores saturados por el formato Technicolor.

En la película de Disney esta característica se transmite en paisajes que parecen salidos de un libro ilustrado.

Es importante resaltar que a comienzos de los años ´70 el estudio se encontraba en crisis tras las muerte de Walt en 1967.

Esta película fue la primera que hicieron sin la supervisión del fundador de la compañía y se nota que se cuidaron de no experimentar demasiado y mantener los elementos clásicos que se asociaban con las obras de Disney.

De hecho, los realizadores reciclaron varias escenas de Blancanieves, El libro de la selva y Los Aristogatos y Little John directamente era el oso Baloo.

El guión, donde metieron manos siete escritores, carecía de la solidez de los filmes previos y presentaba algunas falencias.

Por ejemplo, Lady Marian luego de tener una muy buena introducción desaparecía sin explicación durante la mitad de la película para volver hacia al final de la historia.

Pese a todo, en lo personal le tengo una gran estima y la resalto entre mis películas clásicas favoritas de Disney y la filmografía de Robin Hood.

Al menos no abusa de las secuencias musicales, un detalle que siempre adoré de esta propuesta.

A diferencia de lo que se instaló en los medios de prensa en los últimos años, en 1973 representó un gran suceso comercial para Disney y la canción Love terminó nominada al Oscar.

En 1982 volvió a las salas y duplicó la taquilla que había conseguido en su estreno original.

Actualmente se encuentra en producción la remake live action, que será dirigida por el mexicano Carlos López Estrada, donde los personajes cobrarán vida otra vez con los efectos especiales que se utilizaron en El rey león de Jon Favreau.

El estudio sigue empacado en hacer ese tipo de filmes que resultan insípidos e intrascendentes.

En el caso de Robin Hood la remake se estrenará directamente en la plataforma Disney +.

 

 

Publicidad

6 comentarios

  1. La que todos estábamos esperando…..
    Sin duda es simple en su estructura y planteo y no es la mas innovadoras de los clásicos de Disney Pero si algo quedo y se la recuerda es por el carisma de todos los personajes, de las grandes películas con animales humanizados, creo que popularizo aun mas la imagen del zorro como un animal inteligente, rápido, simpático y ágil en el engaño.
    Y acá se toca la nostalgia mas pura, muchos de los de acá fue la primera representación de Robin que vimos y la que mas asociamos al personaje.

  2. Si es muy loco eso Nicolás porque con todas sus imperfecciones el carisma y la química que tienen Robin y Marian es completamente superiror a la gran mayoría de las parejas de Disney.
    Tal vez Rapunzel y Flynn son los que evocaron esa mística pero no hay muchos más.

  3. Ufff, si esta me tocó las fibras no quiero imaginar cuando hagas la de Kevin Costner, ja ja. Aunque falte mucho el hype sigue estando, je je

  4. Es como la espada en la piedra no innovadora pero muy divertida.
    Disney deberia volver a estas producciones y echar lo politicamente correcto.
    Che Hugo vi la pelicula de La Hija de la Luz del 2000 esa que comentaban en el versus de El Dia Final y Stigmata.
    Esta muy buena el planteamiento.
    Hablando de eso has leido la saga Caballo de Troya de JJ Benitez?

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.