Reseña de The Haunting of Bly Manor

Publicidad

Calificación: B-

Una de las grandes decepciones del 2020 y en este caso no se trata en absoluto de una mala producción, sino que el espectáculo que se ofrece no termina de convencer.

Debo hacerme cargo también de mis expectativas desmedidas hacia The Haunting of Bly Manor, que también contribuyeron a gestar ese sentimiento de frustración que experimenté con la nueva obra del director Mike Flanagan.

Después de la excelente The Haunting of Hill House yo tenía ganas de ver otra gran miniserie de horror y el cineasta salió con un melodrama romántico que no  podría importarme menos.

Tampoco ayudó el marketing engañoso de Netflix que vendía esta propuesta como una obra de terror con un estreno programado durante la temporada de Halloween.

La trama argumental está basada en la novela corta de Henry James, The Turn of The Screw, que ya de movida tenía la desventaja de contar con una obra maestra del género entre los antecedentes cinematográficos.

Ya lo escribí centenares de veces y lo vuelvo a repetir.

Si les gusta el cine de horror tienen la obligación moral de conocer The Innocents (1961), una de las más grandes películas que se concibieron dentro del terror psicológico.

Otras adaptaciones populares de la obra de James también incluye a Los Otros (Nicole Kidman) de Alejandro Amenábar (que tomaba muchos elementos de la fuente literaria), la versión del maestro Dan Curtis (Trilogía de terror) de 1974, con Lynn Regrave y The Haunting of Helen Walker (1995), con Diana Rigg y la dirección de Tom McLoughlin (Martes 13, Parte 6).

Frente a este panorama Mike Flanagan optó por hacer algo diferente.

Mientras que los títulos mencionados se centraron en el terror, él optó por desarrollar la trama a través del romance gótico como si fuera una novela de Elizabeth Gaskell.

(Si les gustó mucho The Haunting of Bly Manor recomiendo que busquen los trabajos de esta autora, que es más conocida por su biografía de Charlotte Bronte y North and South, adaptada en la famosa minserie de la BBC.

Sin embargo sus incursiones en el terror gótico que se mezclan con el melodrama son geniales. Puden empezar con El cuento de la vieja niñera, que tiene ese tono emocional que se encuentra en la nueva miniserie de Netflix.)

El problema de esta elección de Flanagan es que el relato de James no da para más de una película de 90 minutos y en este caso se estiró a una miniserie de nueve capítulos donde se alargó demasiado el argumento.

Entre el capítulo tres y el ocho me pasó en varias ocasiones de tener que adelantar un poco las escenas por el aburrimiento insufrible que me generaban.

El terror quedó relegado a un plano muy secundario con situaciones redundantes y tampoco hay grandes secuencias de tensión y suspenso como las que presentó el director en su trabajo previo.

Al cambiar de registró narrativo por lo menos en mi caso me costó muchísimo engancharme con la serie y los personajes, por la simple razón que no tenía ganas de ver un melodrama romántico.

Después tiene cosas raras.

La trama se ambienta en los años ´80 pero la puesta en escena parece de 1950 y los actores norteamericanos hablan con un acento inglés como si estuvieran en el siglo 19.

No entendí lo que quisieron hacer en ese aspecto y a Carla Cugino no hay modo de comprarle que es una mujer inglesa.

Salvo por ese detalles las interpretaciones en general son buenas y la miniserie tiene la calidad estética que suelen ofrecer las obras de Flanagan.

Ahora como adaptación de este clásico literario me parece la más débil de todas, por la simple razón que el relato de Henry James es mucho más atractivo cuando se trabaja desde el género de terror que el romance gótico.

Tarda una eternidad en ir al grano con la premisa central y después de los primeros episodios perdí el interés por completo.

Hice el esfuerzo de terminarla porque no era muy larga y quería hacer la nota pero la verdad que no la disfruté.

De todos modos no pierdo mi fe en Mike Flanagan que me parece un gran director.

Creo que es hora que empiece a desarrollar  historias originales, más personales, y darle un descanso a las adaptaciones literarias.

 

 

Publicidad

7 comentarios

  1. Llevo tres capítulos y a medida que avanzo con esta serie más ganas tengo de ver Hill House completa por tercera vez. Pero como te dije antes, veo algo dudoso hasta que punto se involucró Flanagan con este proyecto, en Hill House fue el arquitecto de todo lo que vimos, en cambio acá salvo por el primer episodio no escribió ni dirigió nada.

    Para mí esta serie se salva por la actuación de los chicos, esa combinación de inocentes y tétricos es formidable. Flanagan es el mejor director para descubrir niños talentosos desde Spielberg.
    Te recomiendo que veas el trailer final que publico Netflix, te deja con unas expectativas enormes, son unos maestros vendiendo humo.

    Y a esta historia de Henry James ya es hora de que la suelten, a comienzos de este año se estrenó The Turning que fue un fiasco y encima preparan un remake de Los Otros.

    Ahora vuelco mi fe en el próximo proyecto de Flanagan, Midnight Mass, una idea original de 7 capítulos con producción, dirección y guion de él.

  2. Coincido con tu crítica, también tenía grandes expectativas después de Hill House y me decepcioné un poco (como siempre pasa cuando uno tiene expectativas desmedidas). Recién a partir del capítulo 5 me empecé a enganchar y sentí que la serie fue repuntando. Igual celebro la decisión de Flanagan de hacer algo diferente y no refritarse. Según leí por ahí, el tipo se entregó tanto a Hill House que quedó medio burn out, así que con Bly Manor puede ser que haya delegado un poco más. Además está metido de lleno en Midnight Mass, que es un proyecto que tiene desde hace años y recién ahora le pudo dar luz verde. Más allá de que pierda por goleada en la comparación con Hill House, es una serie que me gustó. Eso sí, Victoria Pedretti no puede sostener un protagónico ni a palos, es de madera esa chica como actriz.

  3. Yo la vi con muchas expectativas y la verdad me aburrio bastante.
    Hubo un capitulo en el que la ama de llaves recuerda todo el tiempo cosas que se me hizo insufrible. Alarga la trama una eternidad. Podrian haber sido como mucho 4 capitulos y quedar mucho mejor.
    Lo otro que me sacaba de clima era la aparicion constante de «personas» en los fondos de escena. En Hill House fue original, pero aca de antemano sabiendo ese recurso queda raro y como sobrante. El personaje de negro en el primer capitulo aparece en los fondos como 5 veces y ya distrae mas de lo que asusta.
    La verdad tambien fue una decepcion grande.

  4. HOla Hugo!
    A mi me gusto mucho, es cierto que no esta al nivel de Haunting Hill, yo la pondría un escalon abajo, pero me gusto mucho.
    Tuvo menos momentos de terror, pero la estetica y la historia entre terrofirica /dramon y romantica me gusto.

  5. Como historia de terror/ fantasmas es bastante floja. A partir del capitulo 5 me parece que empieza a subir (cuando se mete mas en el drama) y cierra bastante bien.
    Es muy distinta a hill house la verdad pero creo que esta buena, aunque definitivamente no es una historia de terror.

  6. Leí este libro hace un tiempo y me encantó, el final me dejó frío.
    Me pasa también con los relatos de Poe.
    Siento un gran logro que puedan causarte miedo desde un libro.
    Es como si el escritor dirige la película en la mente del lector, que se encarga del resto (actores, escenografía, etc).

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.