Retrospectiva Sherwood: Sword of Sherwood Forest (1960)

Publicidad

Luego de la Segunda Guerra Mundial la manía por se volvió imparable y por alguna razón el publico no se aburría ante tantas propuestas similares en la pantalla grande.

El mismo año en que surgió el Spaghetti Hood en Italia, la productora inglesa Hammer, más asociada con el género de terror, también aprovehó el negocio y se unió a la explotación del fenómeno.

El 26 de diciembre de 1960 estrenaron Sword of Sherwood Forest, una película dirigida por Terence Fisher, uno de los realizadores históricos de esta compañía.

Entre sus obras más celebradas se encuentran The Curse of Frankenstein (1957) y Drácula (1958) con Christopher Lee y Peter Cushing en el rol del doctor Van Helsing.

Fisher previamente había sido también uno de los directoes principales de la serie de Robin Hood, protagonizada por Richard Greene.

Por aquellos días el show era un suceso internacional y en la Hammer aprovecharon la popularidad del protagonista para hacer un largometraje que combatió la fatiga de esta temática con algunas ideas interesantes.

La trama no presentó el mismo conflicto de siempre sino que desarrolló una especie de thriller político, donde Hood era representado como un mercenario que no se destacaba precisamente como el amigo de los pobres.

Un día lo contratan para asesinar al Arzobispo de Canterbury pero cuando Robin descubre que es una figura que representa una amenaza para el  Sheriff de Nottingham cambia de bando y decide ayudar a la víctima,

Pese a su corta duración de 80 minutos Fisher consigue costruir un relato muy entretenido dentro de la aventura medieval, con secuencias de acción decentes y toda el diseño de producción impecable que solían tener las obras de la Hammer.

No es una obra maestra pero ofrece un buen espectáculo y evita numerosos clichés dentro del género.

Sword of Sherwood tiene un par de virtudes que merecen ser resaltadas.

En principio la interpretación de Richard Greene, quien en esta oportunidad aleja a Robin de ese perfil Boy scout que tenía en la serie.

En esta película tiene un rol más ambiguo al punto que Lady Marian cree que él es el lidér de una banda de asesinos.

Greene también le aporta más energía a las escenas de acción y si bien se trata del mismo actor de la serie el héroe tiene un perfil diferente.

Sara Branch como la sexy Marian

Otra novedad donde la película se despega del programa de televisión.

Acá no encontramos a la Marian del público familiar sino una versión más sensual que no pasa desapercibida debido a la belleza de Sara Branch, una popular modelo de los años ´60.

En este film llama claramente la atención por sus atributos físicos y tiene un rol activo en la trama.

Peter Cushing en el rol de villano

El actor la rompe como el Sheriff de Nottingham con un personaje que se hace odiar en la historia.

Dentro del reparto es la figura más destacada sobre todo porque le oportó una seriedad al papel que no había tenído en otras producciones.

En muchas películas el Príncipe Juan o Guy de Guisborne sobresalen como los villanos peligrosos, mientras que el Sheriff termina limitado a ser un instrumento cómico.

Cushing en cambio lo convierte en un ser despreciable y levanta por completo una obra que no tenía el tiempo para desarrollar una trama más elaborada.

También sobresale Oliver Reed, otra figura recordada del género de horror, que encarna a uno de los secuaces del Sheriff.

Sword of Sherwood resultó un éxito comercial en su momento y gracias a su repercusión positiva la Hammer luego produjo otras dos películas con Robin Hood.

Este es el avance original.

 

 

 

Publicidad

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.