Retrospectiva Sherwood: El triunfo de Robin Hood (1962)

Publicidad

Segunda entrega del Spaghetti Hood que califica entre las producciones más extrañas que se registraron en la filmografía de este clásico personaje.

Si bien la película no evejeció bien y su visionado podría resultar complicado en la actualidad, no deja ser una obra muy interesante por sus excentricidades.

En principio se trata del único film familiar realizado por el legendario Umberto Lenzi, un cineasta asociado con los relatos eróticos, las películas de caníbales y por supuesto el subgénero del Poliziotteschi, donde brindó secuencias de acción memorables durante los años ´70.

Pocos cineastas filmaron persecuciones automovílisticas y tiroteos sangrientos con la intensidad que solían presentar las obras de este artista.

En El triunfo de nos encontramos con un Lenzi apto para todo público que elige trabajar la leyenda clásica del justiciero inglés con más humor.

Si hubiera que resaltar una virtud de este film es que aborda una premisa argumental que ya vimos en otras producciones, con la diferencia que Lenzi le otorga su propia identidad y por eso el espectáculo se siente diferente.

Robin y su banda de rebeldes se enfrentan al Príncipe Juán, quien recién entra en escena en los últimos diez minutos de la trama, mientras intentan liberar en Alemania al Rey Richard.

Todos los personajes clásicos reaparecen en esta versión con la excepción de Lady Marian, quien fue reemplazada por una mujer llamada Ana, interpretada por Gia Scala, recordada actriz de Los cañones de Navarone (1961).

Su rol en esta película es la típica damisela en apuros cuya presencia sirve para justificar las acciones el héroe.

El papel de Hood en este caso quedó a cargo de Dom Burnett, un actor norteamericano que probablemente sirvió de inspiración al personaje que interpretó Leonardo DiCaprio en la obra de Quentin Tarantino, Había una vez en el Hollywood.

Los puntos en común entre la vida de Burnett y Rick Dalton son más que evidentes.

Burnett, quien en ese momento era el esposo de Gia Scala, tuvo su popularidad a fines de los años ´50 en la serie  de aventuras Northwest Passage.

Sin embargo su carrera nunca pudo despegar y tras varias participaciones en westerns de televisión como Stagecoah West y Bonanza se mudó a Italia donde se desempeñó como héroe de acción.

En 1989 visitó Argentina para el funeral de Guy Willams de quien era amigo íntimo.

Robin Hood fue el último trabajo como actor de su carrera ya que luego abandonó el mundo del espectáculo para dedicarse a los bienes raíces.

La verdad que su representación del héroe inglés fue bastante olvidable y en los momentos de acción su desempeño no es muy convincente.

Por eso no llama la atención que se despidiera del cine con esta producción.

La mayor curiosidad que ofrece la película es que Lenzi la filmó en locaciones naturales de Croacia y Eslovenia y no hay modo de comprar que esos escenarios representan a la ciudad de Nottingham y el bosque de Sherwood.

Sin embargo, esto también le otorga su encanto ya que la ambientación del relato es completamente diferente a todo lo que se vio en obras previas.

En 1962 esta película resultó un suceso popular en Europa y Latinoamérica en las funciones de matiné destinadas al público infantil.

Aunque el trailer orginal no se encuentra disponible, en You Tube pueden encontrar el film completo con subtítulos.

Publicidad

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.