Star Trek III: En busca de Spock (1984)

Publicidad

Después del final que tuvo 2 la espera para el estreno de la siguiente película debe haber sido una tórtura para los fans.

La información sobre las producciones de cine era por entonces mucho más limitada y al público no le quedaba otra que esperar el film en los cines.

Probablemente la intriga debe haber aumentado cuando se conoció la noticia que la dirección del siguiente episodio quedaría a cargo de Leonard Nimoy.

Nicholas Meyer, quien había hecho un gran trabajo en la entrega anterior, decidió no participar en la continuación debido a que el estudio Parmount había el final de La ira de Khan.

De este modo se iniciaba una nueva faceta artística en la carrera de Nimoy, quien unos años más tarde soprendería con uno de los fenómenos taquilleros más populares de los años ´80.

En 1987, Tres hombres y un biberón, una remake de una comedia francesa de 1985 que Spock filmó con 11 millones de dólares, sorprendió con una recaudacion de 240 millones de dolares.

Otra baja del equipo de Star Trek fue Kristy Alley, quien tras la buena impresión que había dejado como la oficial vulcana Saavik, optó por no ser parte de la nueva película.

De acuerdo a la actriz la causa de su decisión se debió a que los productores le ofrecieron un salario menor al que había tenido en el film de 1982.

Alley no volvería a tener otro éxito comercial notable en el cine hasta que hizo Mira quien habla con John Travolta en 1989.

Su reemplazo quedó a cargo de Robin Curtis, quien hizo un buen trabajo con el rol, pese al loco peinado mullet que le incorporaron al personaje.

En 1999 dejó de trabajar como actriz y desde entonces es una abonada clásica en todas las convenciones que se hacen sobre Star Trek en Estados Unidos.

Un detalle loco de las apariciones de Robyn en estos eventos es que suelen presentarse caracterizada como su personaje, como se puede ver en esta imagen tomada el año pasado.

Probablemente por el hecho que decidí empezar a explorar la franquicia de Star Trek desde la serie original y me ahorré toda la brecha temporal entre las películas, con cada film llego a su visionado con las historias frescas.

A medida que avanzo en las producciones la conexión con los personajes se hace más estrecha, motivo por el cual es muy difícil no disfrutar una película como En busca de Spock.

Me encantó Star Trek 3 y durante 105 minutos me olvidé de todo para disfrutar un gran espectáculo con estos personajes.

Varias cuestiones para resaltar de este capítulo.

La película es la obra de un director que tiene claro el tipo de entretenimiento que quiere brindar y lo desarrolla de un modo impecable.

La narración de Nimoy tiene suspenso, acción, momentos drámaticos y algunos humorísticos como esta fabulosa secuencias donde George Takei finalmente cuenta con un pequeño momento destacado en el rol de Sulu.

La cara de William Shatner cuando Takei revolea al guardia de seguridad es desopilante.

Todo el conflicto para traer de regreso a Spock está marcado por una simbología religiosa, que hace alusión a la muerte y resurrección de Cristo con temas relacionado con la cultura vulcana que se había trabajado en la serie original.

Concretamente en el destacado capítulo de la segunda temporada Amok of Time, en el que Nimoy introdujo por primera vez el icónico saludo vulcano.

A lo largo de la trama encontramos momentos fantásticos como el robo de la nave Enterprise, donde Kirk y sus amigos emprenden una misión ilegal en pos de una buena causa.

Nimoy vuelve apelar a las emociones más tarde con la escena de la destrucción de la nave que es completamente icónica por la carga sentimental que acarrea, sumado al recuerdo de la viejas aventuras.

No obstante, una de las caractéristicas de este film que más me gustó fue el tratamiento de los villanos.

El regreso de los Klingons

Mi desconocimiento sobre Star Trek llegaba a tal punto que hasta el momento que me senté a ver este film no tenía idea de la participación de Christopher Lloyd.

De hecho, recién me enteré en los créditos iniciales.

Su labor como el klingon Kruge me pareció extraordinaria y no dejar de ser notable que se trate del mismo actor que un año después encarnaría al Doc Brown en Volver al futuro.

Completamente perdido en el rol, Lloyd compone un antagonista muy sólido que le hace justicia a los guerreros Klingon que habían quedado completamente marignados en las películas previas.

Dusfruté mucho al actor en este papel y a lo largo del film tiene momentos fabulosos.

La resolución del conflicto fue satisfactoria y te deja con ganas de ver más aventuras de estos personajes a los que se les empieza a notar el paso del tiempo.

Por cierto, todavía no me termino de acostumbrar al look Tom Jones del Capitán Kirk.

En resumen, quedé encantado con esta película, el ritmo narrativo de Nimoy es impecable y consigue además que todos sus compañeros tengan por lo menos una escena destacada (inlcusive Uhura) algo que no había ocurrido en los filmes previos.

Otra gran historia de la era Kirk.

 

Publicidad

4 comentarios

  1. Otro gran clásico trekkie. Para mi Christopher Lloyd es el Klingon definitivo, el mejor villano de esa raza. Su interpretación es implacable (en la escena donde estruja un gusano gigante el animatrónico le apretó feo el brazo a Lloyd, irónicamente esa escena es un buen ejemplo de lo intimidante que se hace ver).

    Se lo extraña a Spock en la película, pero en definitiva es el motor de la historia así que sigue presente de otra manera. Inolvidable ese final emotivo, tan icónico que hasta tiene una referencia en Padre de Familia.

    Y se viene mi gran favorita de la saga, Star Trek 4, la más cómica y humana de la franquicia. Nimoy deja una enorme lección de como hacer chistes con personajes tan emblemáticos sin cagarse en su esencia (como en las películas de Marvel por ejemplo)

  2. Me olvidé de mencionarlo Carlos, gracias por la pregunta.

    La película fue muy buen bien recibida por la prensa y pese a que no tuvo una gran campaña promocional lo más notable es que se convirtió en un suceso taquillero moderado pese a la terrible competencia que tenía.
    Star Trek tuvo que hacerle frente a la temporada de Gremlins, Ghosbusters, Indiana Jones y el templo de la perdición y Super secreto.
    Si bien hizo menos plata que la segunda, conseguir 87 millones de dólares en esas circunstancias fue más que meritorio.

  3. Esta es la película que vi más veces de la generación original. La había grabado con un VHS y le había sacado las pausas de una manera muy casera, y de hecho, fue la primera película de la franquicia que vi, antes que la 1 o la 2. Y creo que la IV, «la de las ballenas» es la que le sigue en cantidad…
    Es una de mis preferidas. Tiene secuencias memorables, como la llegada del Enterprise a la Tierra y toda la secuencia de acercamiento a la Base Estelar (el Enterprise entrando fue mi fondo de pantalla por varios años), con la nave mostrando los daños de la batalla contra el Reliant en la Ira de Khan. Toda la parte del robo de la nave, la referencia al Kobayashi Maru (que la entendí después) y el sabotaje al Excelsior (una nave que aparece después en series y peliculas). La destrucción del Enterprise y el combate con el Ave de Presa Klingon…
    La banda de sonido de esta película es muy buena, James Horner la descose.
    En esta pelicula muchos de los efectos los hizo ILM, la empresa de George Lucas, y se nota, porque aún ahora, son muy buenos.
    Y el hecho que estén los Klingon, siempre suma. Los Klingon son a la generación original, lo que los Borg son a la nueva generación. Cuando aparecen, todo es más interesante, por ser adversarios poderosos y capaces. Algo que las nuevas películas no han podido recrear, me parece.

    Saludos

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.