Star Trek II: La ira de Khan (1982)

Publicidad

Esta nota contiene spoilers de la trama.

La primera película de dejó un interesante dilema en los estudios Paramount.

Por un lado la satisfacción de duplicar el presupuesto con excelentes resultados en la taquilla, con una cifra (139 millones de dólares) que recién sería superada en esta franquicia en 1996.

Sin embargo nadie había quedado conforme con el contenido artístico del film.

Pese a la jerarquía que tenía la filmografía de Robert Wise, el director no supo estar a la altura de la circunstancias y ofreció un film denso afectado por un guión pretencioso.

El conflicto era mediocre y tampoco ayudaba la incorporación de una subtrama romántica protagonizada por dos personajes que no les importaba a nadie.

La frase popular, «el horno no está para bollos» se podía aplicar para retratar el clima de tensión que había entre Gene Rodenberry y los directivos del estudio a comienzos de los años ´80.

Era claro que la franquicia no estaba completamente muerta y tenía su público pero nadie en la compañía había quedado satisfecho con el primer film. Inclusive los miembros del reparto.

Por esa razón, cuando decidieron hacer una continuación la primera acción que tomaron fue desvincular a Rodenberry del proyecto.

El creador de estos personajes tenía la idea de hacer otra película centrada en los viajes en el tiempo durante el asesinato de Kennedy pero nadie le prestó atención y en la compañía buscaron otros realizadores.

En este punto nos encontramos con un tema fascinante, que por lo menos a mí me llamó la atención cuando investigué la génesis de este proyecto, luego de ver el film.

De todos los artistas que podrían haber convocado, Paramount contrató a dos tipos que nunca había visto Star Trek.

La dirección quedó a cargo de Nicolas Meyer, responsable de esa gema fabulosa que fue Time After Time (1979), que ya recomendé varias veces en el blog.

Una propuesta de viajes en el tiempo que jugaba con la idea de Jack el destripador perdido en el siglo 20.

Cuando descubrí el nombre de Meyer en los créditos iniciales me entusiasmé porque me gustan mucho sus trabajos.

Otro clásico de su filmografía es The Day After (1983), una propuesta muy Tom Clancy, que gira en torno a una guerra nuclear entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Si nunca la vieron deberían buscarla porque es excelente y además generó todo un escándalo en el momento de su estreno en la televisión.

Prometo hacer una nota al respecto porque es un tema muy interesante que da para un largo análisis, pero adelanto algo. Nicolas Meyer terminó acusado por la prensa norteamericana de trabajar para la KGB.

Retomó el tema Star Trek.

El guión quedó a cargo de Harve Bennet, a quien la película previa la había parecido un bodrio y jamás había visto un solo episodio de la serie original.

Para escribir el guión repasó la producción de los años ´60 y como le ocurrió a todos aquellos que exploran tarde esta franquicia, naturalmente terminó impactado por el capitulo The Space Seed, de la primera temporada, donde Ricardo Montalbán interpretaba a uno de los mejores antagonistas que enfrentó el capitán Kirk, Khan Noonien Singh.

Uno de los problemas que había tenido el film de Wise era la ausencia de un villano sólido y el final de este relato dejaba la puerta abierta para explorar el destino que tendría Khan al ser abandonado en un planeta.

Bennet decidió traerlo de regreso y de ese modo se gestó una de las películas de ciencia ficción más populares de los años ´80 que no había visto hasta que decidí adentrarme en esta franquicia.

La pregunta del millón era la siguiente.

¿Star Trek II está realmente a la altura de su fama legendaria?

La respuesta es definitivamente.

De hecho antes de hacer esta nota la vi dos veces porque me encantó y necesitaba repasarla otra vez, algo que no me suele ocurrir con todos los filmes.

La gran hazaña del director Meyer es que con un presupuesto muy limitado de apenas 12 millones de dólares consiguió sacar adelante una película que se siente mucho más en sintonía con el espíritu de la serie original.

La trama recupera el tándem de la tripulación de la Enterprise centrado en Kirk, Spock y McCoy para desarrollar esa clase de thrillers que en más de una ocasión vivieron estos personajes en sus aventuras previas.

Star Trek 2 tal vez es mucho menos ambiciosa en la apuesta visual, debido al recorte presupuestario, pero compensa esta debilidad con una trama que mantiene un clima de suspenso permanente hasta el final.

Un detalle que gustó mucho de esta producción es su simplicidad.

El argumento no pretende ser la nueva 2001: Odisea en el espacio sino que brinda un gran entretenimiento dentro de la space opera con un conflicto centrado en la caza entre el gato y el ratón y esa rivalidad entre Kirk y Khan, que encuentra su espejo en los duelos de Sherlock Holmes con su enemigo Moriarty.

La narración de Meyer es mucho más dinámica y explota mejor todos los elementos que hicieron que las aventuras de estos personajes fueran tan divertidas.

La tensión está muy bien trabajada e inclusive presenta secuencias de acción más elaborada como las batallas entre las naves que se habían extrañado en la entrega anterior.

Varios temas para resaltar en esta producción.

La redención de Robert Fletcher

Entre las peores características de film anterior se destacaba el insulso vestuario creado por Robert Fletcher que no aportaba ningún look interesante con una paleta de colores aburrida.

En esta película se esforzó un poco más y cambió otra vez la vestimenta de los personajes con los uniformes rojos que son visualmente mucho más atractivos.

Aunque dudo que haya sido una influencia, los nuevos diseños me trajeron al recuerdo ese estilo de trajes militares que suele otorgarle Leiji Matsumoto a todos sus personajes, como en Capitán Harlock o Space Battleship Shamato.

Macross también sigue esa línea.

La incorporación de Saavick

La protegida de Spock me pareció la mejor adición entre los nuevos personajes. Aunque no llegamos a conocer demasiado de ella sus intervenciones son muchos más interesantes que la ex amante de Kirk y su hijo que surgen de la nada.

Kristy Alley estuvo muy bien en este rol y no es un dato menor que Saavick representó cierto progresismo tardío para la franquicia en cuanto a la valoración de los personajes femeninos.

Desde el comienzo de la trama se la introduce como una candidata a convertirse en la líder de una tripulación.

El regreso de Khan

Aunque nos queda la mala espina de no haber podido disfrutar un encuentro cara a cara entre Khan y Kirk y tampoco se explica por qué el villano luce como un miembro de Def Leppard, la labor de Ricardo Montalbán es brillante.

Lo genial de su labor es que transmite la sensación permanente de ser un antagonista difícil de vencer y sus acciones son impredecibles.

La muerte de Spock

J.J.Abrams tendría que haber visto esta película antes de hacer el episodio 7 de Star Wars.

Nicolas Meyer da cátedra sobre como hacerle justicia a la muerte de un personaje importante.

A diferencia del patético fallecimiento de Han Solo, quien ni siquiera llegaba a tener una despedida, el vulcano se va por la puerta grande con un sacrificio que tiene un enorme impacto emocional.

La escena final entre él y Kirk es terriblemente conmovedora y después de seguir a estos personajes de la serie es inevitable que toque el corazón de los espectadores.

La escena del funeral, que tampoco llegó a tener Roy Focker en Robotech, es muy emotiva y la parte en que el cajón fúnebre deja la nave con la versión instrumental de Amazing Grace es tremenda.

No puedo evitar preguntarme si esta idea de cerrar la trama con un final agridulce habrá sido influenciada por El Imperio contraataca ya que ambas producciones terminan con un clima emocional similar.

En resumen, me encantó esta película, la disfruté más que la entrega previa y consolida mi compromiso por seguir explorando esta larga saga.

 

 

 

Publicidad

19 comentarios

  1. Sin duda una de las más grandes historias de esta franquicia. Por eso también al ser tan querida por los fans se armó un quilombo bárbaro cuando J.J. Abrams hizo la remake varios años después y cambio el final.

    En su momento hubo un debate eterno sobre si la muerte de Spock era definitiva o solo un gancho para la siguiente película y Nimoy se cansó de afirmar que siempre estuvo planeado que su personaje vuelva, de ahí que el último plano de Episodio 2 sea el de su tumba en el planeta Genesis.

    La tercera película presenta el firme debut de Nimoy en la dirección con algunas joyitas como la música de James Horner o la interpretación de Christopher Lloyd, un tremendo villano Klingon. Por cierto Nicholas Mayer vuelve a Star Trek varios años después en el episodio 6, un capítulo influenciado por la guerra fría y Shakespeare que seguro te va a encantar pero me estoy adelantando.

  2. Me parece que no exagero si te digo que todos tus lectores estábamos esperando el momento en que llegaras a esta película.

    Si Star Trek te gusta hasta ahi nomas, o no la seguís mucho esta es la película que te termina comprando por completo. Es un viaje de ida

  3. Yo diría, por todo lo que viene después, que esta pelicual es la que inició la franquicia o la saga. Y la primera, hasta por la estetica de la ropa es como una historia unitaria algo aparte.

  4. Pienso como Nico.
    Al sobrevalorar una película o saga se corre el riesgo de ser muy intolerante con el público ajeno, no vi esta versión y cuando dije que me gustaba la version nueva me insultaron de todos los lados en algunos grupos.
    Y no solo a mi.
    En fin.
    Che hugo hablando de remakes y películas.
    Te tengo una noticia que capaz te alegre.
    Si ya la conoces entonces no se tu opinion.
    Hay una fan chilena que está restaurando Superman de 1978 digitalmente Kathryn A. Ross se llama animadora digital gran fan de Superman igual que tu.
    En vez de un remake se le ocurrió restaurar imagen, sonido y algunas escenas siempre desde el respeto.
    «Este filme está restaurado y mejorado digitalmente (CGI), así también sus efectos de sonidos y banda sonora en las que me encuentro trabajando actualmente, ya que el filme en su totalidad termine de restaurar el 26 de diciembre del año pasado»
    Ella también dijo que esta película es sin fin de lucro y sale de su bolsillo todo.
    De hecho los fans de Star Trek saben de esto porque han hecho muchos fan films y su propia interpretación de las películas y series.
    No se que pienses Hugo y los demás lectores pero creo que merece una oportunidad.
    Un saludo.

  5. La verdad que Star Trek no me llama en absoluto. Lo unico que vi son las 3 peliculas de JJ Abrahams.
    La critica suele hablar maravillas de esta pelicula, asi que va mi pregunta. La puedo ver si no vi nada mas allá de las nuevas de Star Trek?

  6. ¡Es un peliculon! Me canse de mirarla en cinecanal cuando la pasaban todo el tiempo!

    P.D.: Lo mas chistoso de todo es que nunca llegue a mirar la serie, solo vi las peliculas.¿Vas a hacer la reseña de todas las peliculas?

  7. No tenía la menor idea de ese proyecto Franco!
    Siempre hay que prestar atención a esas cosas porque a veces salen cosas muy buenas! Un ejemplo es Superman Redeemed donde unieron en un mismo corte Superman 3 y 4.
    Saludos!

  8. No porque no es lo mismo Gonze. Perdés muchísimo de la experiencia que ofrece si no seguiste la serie original.
    Muy especialmente que esta conectada con el programa de los ´60.

  9. JJAJAJAJAJA cuando leí el «ESTA NOTA CONTIENE SPOILERS» supe de que película se trataba y hacia quién iba el comentario cofcoflértoracofcof

    No soy Trekkie, pero opino lo mismo sobre JJ Abrams y el tratamiento de la muerte de Han Solo. Y creo que en la triada del SW original.

    Les faltó ÉPICA.

    Después, coincido con la cr´tica :). Cada tanto la re-veo también.

  10. JJ Abrams la vio varias veces, porque Into The Daekness es una especie de reedición de la Ira de Kahn. Cosa que después volvió a hacer en Episodio VII.
    A mí es una de las que más me gustan, pero me cuesta ponerla como la mejor… Creo que las más veces vi, es la próxima, La Búsqueda de Spock, que visualmente es muy superior. Solo la secuencia del regreso a la Tierra y la entrada a la estación espacial supera todo lo visto en las dos primeras películas. La 4 es probablemente la más graciosa, y la 6 me gusta mucho también. Los Klingon son la primera generación lo que los Borg son a TNG. Cuando aparecen todo es más interesante.
    Yo no vi la serie original completa. Me crié con TNG, donde aparecen un montón de naves todo el tiempo. La Ira es la primera vez que aparece otra nave de línea de la Federación, el Reliant, y verlas combatir es espectacular.
    Y la química y complicidad de la tripulación se nota más, y hace que la película fluya de forma más amena. Cuando eso no camina, cuando no te venden que la tripulación son todos compinches, la película o la serie se hunde.
    Igualmente, no reniego de la película anterior, la primera. Esa fue una historia pura de ciencia ficción. Las posteriores están más cerca de las Space Opera tipo Star Wars (no me maten los puristas) que de ciencia ficción pura. Priman las aventuras más que los argumentos profundos, que no está mal, y de hecho, es lo que prefiero, pero no puedo negar que la otra postura es posible también, y se asemeja más a la mayoría de los capítulos de las series que vi.

    Saludos

  11. Che pero la primera está muy lejos de ser ciencia ficción profunda. Además de ser densa, el argumento era tonto y no tenía mucho sentido. Hay historias con más contenido en la serie animada de Filmation.

  12. La fan de Chile está pensando restaurar superman 4 según vi en su página de Facebook.
    Superman The final cut.
    Me gusta la idea.

  13. Yyyy no sé… Qué sea una de las Voyager la nave que vuelve, nave exploradora por experiencia, no es casualidad. Es un giro «poético» que ellos que son exploradores se encuentren con el primer gran explorador espacial tratando de volver a casa.
    No me digas que la premisa no es más «ciencia ficción» que Kahn tratando de vengarse porque Kirk lo dejó varado en un planeta desierto… La historia de la II (que ojo, me encanta) puede ser en el espacio con naves o en Tejas con camionetas y era igual de factible.
    Yendo a las series, hay un montón de capítulos que están más orientados a contactos con civilizaciones y misterios que a disparos de faser y torpedos, que se cuentan en las primeras temporadas de las series con los dedos de las manos…
    Extrañamente, en una serie que se jacta de exploración, valores y argumentos inteligentes, básicamente pacifista (probablemente la visión de futuro más optimista del cine), la película preferida del público es una de aventura, venganzs y batalla, y el capítulo preferido de TNG es «Lo Mejor de Ambos Mundos», que es el capítulo con más batalla de toda la serie (me encanta ese capítulo doble de TNG)…
    La ciencia ficción pura es bien densa. 2001 odisea en el espacio, está muy lejos de ser una película «entretenida» pero nadie la discute. 2010 odisea 2 es mucho más llevadera, más aventurera, pero quedó en el olvido…

    Ojo, yo no soy un purista. Celebro la aventura y la acción, y los capítulos y películas soporíferos, no los repaso. Pero la serie iba por otro lado. En el medio apareció Star Wars. Y tuvieron que empezar a usar los fasers y los torpedos porque sino se quedaban muy atrás…

    Es mí opinión nomás, con una ventaja que no todos tiene. Yo vi las dos sagas, y las dos me gustan en el mismo grado.

    Saludos

  14. Es que la premisa de la primera película no era mala Juan Pablo pero fue horriblemente ejecutada. No sólo terminaba siendo un conflicto olvidable sino que no estaba a la altura de la épica que proponía la película en el primer acto.
    No es casualidad que haya sido tan desestimada por la gran mayoría del público e inclusive los propios protagonistas.
    Saludos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.