Historia de Wonder Woman: Volumen III

Publicidad

Capítulo 17: El círculo (2008)

Tras el el desastre de la miniserie Amazons Attack! que hundió el cómic de Wonder Woman en una de las peores etapas en la bibliografía del personaje, los editores de DC delegaron en la guionista Gail Simone la difícil tarea de revivir una revista en decadencia.

La artista venía de ofrecer un gran trabajo en la colección Birds of Pray, que se centraba en las aventuras de Batgirl, Huntress y Canario Negro, y debido la buena repercusión que tuvieron sus relatos, dentro de la compañía se convirtió en la candidata perfecta para rescatar a la amazona de la mediocridad.

Simone generó mucha expectativa desde el momento en que surgió la noticia que sería la nueva autora de la historieta y cuando se hizo cargo de los guiones, en abril de 2008, no decepcionó en absoluto.

Su primer arco argumental titulado El círculo, desarrollado entre los números 14 al 16 del tercer volumen de la colección, sobresale entre las mejores aventuras que se concibieron con la heroína en los últimos tiempos.

Como ocurrió a lo largo de la historia de este cómic, la calidad de los argumentos suele sobresalir cuando los artistas manifiestan un cariño genuino por el personaje.

Cada vez que la publicación termina en manos de gente que no tiene ninguna conexión con la heroína los resultados son terribles porque suelen distorsionarla con ideas y conceptos que no terminan de funcionar.

Junto con George Pérez, Phil Jiménez y Greg Rucka, el ciclo de Gail Simone sobresalió entre las mejores etapas de la era moderna de Wonder Woman.

Una de las grandes virtudes que tuvo su tratamiento de la amazona fue el saber encontrar el balance perfecto entre su personalidad pacifista y su temperamento guerrero que siempre representó una particular contradicción de su personalidad.

A lo largo de este ciclo que se extendió hasta julio de 2010, Gail volvió a retratar a Diana como una heroína que despertaba simpatía y tenía sentido del humor, al mismo tiempo que la reposicionó como la principal figura femenina del Universo DC.

Entre los grandes placeres que brindó esta etapa se destacó también el regreso de los contenidos mitológicos y fantásticos que probablemente no se habían resaltado con tanta fuerza desde los tiempos de Pérez.

La artista le dio una enorme frescura a la historieta por el modo en que trabajó todos los elementos que conforman el mundo de la protagonista, más la introducción de nuevos villanos que tenían su complejidad y eran interesantes.

Una de las novedades más interesantes fue el gran regreso de Etta Candy que califica probablemente como la mejor versión que tuvo este personaje.

En cierta manera la visión de Simone era un continuación de la interpretación de Pérez en los años ´80, con la particularidad que ahora tenía un rol más relevante en las tramas y la presentaba con una apariencia física un poco más delgada.

Etta era introducida como una agente de una agencia de inteligencia, que seguía casada con Steve Trevor, y se posicionaba como la gran compañera de aventuras de la protagonista, donde también participaba de la acción.

Durante el ciclo de la autora también reaparecieron en los relatos viejas glorias del mundo DC que habían estado desaparecidos durante muchos años.

Podemos citar el caso del Capitán Nazi, un viejo enemigo de Shazam de los años ´40, y Stalker, un antihéroe geníal de la década del ´70, que estaba relacionado con el género literario de Espada y Brujería y encajaba perfectamente en el mundo de Wonder Woman.

Aunque todo el ciclo de Simone fue genial por el modo en que elevó la calidad de los argumentos en esta revista, hubo dos historias que fueron aclamadas especialmente.

El círculo

En el debut de Gail nos encontramos con una nueva agrupación de villanas que se hacen llamar El Círculo y está conformado por amazonas renegadas que intentaron asesinar a Diana cuando era una bebé.

Myrto, Charis, Philomela y Alkyone eran guerreras que conformaban la guardia personal de la Reina Hipólita, hasta que se revelaron cuando la líder de Themycira decidió tener una hija.  Estas mujeres consideraban a Diana un símbolo maldito que acabaría con la existencia de las amazonas y por ese motivo organizaban un un complot para matarla.

Muchos años después reaparecían liberadas por el Capitán Nazi para cobrarse venganza.

Una gran historia que junto a las tremendas ilustraciones de Terry Dodson representó un comienzo brillante para la nueva etapa de la revista.

End of Earth

Gail no le dio respiro a los lectores y tras el desenlace de El círculo desarrolló este espectacular relato centrado en el género fantástico que tuvo lugar entre los números 20 y 23..

En este aventura Wonder Woman conforma un estupendo equipo con Stalker y el legendario Beowulf para enfrentarse a la Reina de las fábulas, una villana que encarnaba la maldad de todos los personajes clásicos de los cuentos de hadas.

Un ejemplo contundente de la clase de propuestas que pueden brindar el personaje cuando está a cargo de artistas que tiene una conexión emocional con la amazona y entienden sus principios básicos.

Simone se despidió del cómic en julio del 2010, un mes antes de la celebración de los 600 números de la colección.

 

Publicidad

2 Comentarios

  1. No sé si sabías Hugo pero Gail viene para la ComiCon de Diciembre acá, para mí la invitada más relevante. Yo la conocí en Secret Six, donde hizo un laburazo sacando del olvido a villanos de segunda línea y dándoles una profundidad pocas veces vista. Sino nunca en el caso de personajes como Catman o Ragdoll. El capítulo dedicado al primero (Cats in the Cradle) y la relación con su hijo es antológico.

    En Birds of Prey también la descosió y sinceramente no leí su laburo acá, mala mía

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.