Retrospectiva Dark Universe: Curse of the Undead (1959)

Publicidad

Probablemente la última gran película original en la historia del .

Como vimos en las últimas entregas a fines de los años ´50 la franquicia de Universal perdió su reinado del género de horror en el cine a raíz de la irrupción de la productora inglesa Hammer.

Sus filmes pasaron a ser simples complementos de las atracciones europeas que generaban una mayor atracción en el público.

Antes que la serie llegara a su fin después de 30 años de vigencia, en el estudio norteamericano hicieron un último gran esfuerzo que brindó una producción diferente a todo lo que se había visto hasta ese momento.

Curse of the Undead fue la primera película de vampiros de la historia desarrollada a través del subgénero weird western.

Es decir, la trama tomaba todos los elementos clásicos de las historias de vaqueros con la particularidad que incluía elementos fantásticos y el tono del conflicto estaba más orientado al horror.

Lo gracioso de esta situación es que el proyecto en realidad nació como una broma del matrimonio de guionistas conformado por Edward y Mildred Drain.

Un día ellos mencionaron en una reunión con amigos, a modo de chiste, que tenían ganas de escribir una película sobre un vampiro gay que devoraba niños en el desierto.

La broma llegó a uno de los productores de Universal que se tomó en serio la propuesta y los convocó para desarrolla esa premisa.

No la del monstruo gay sino la de un vampiro que atacaba a sus víctimas en un contexto diferente.

De ese modo los Mildred concibieron este argumento dentro de un contexto western, que era una idea que nunca se había trabajado en Hollywood.

A través de este relato el Dark Universe pudo demostrar que todavía no estaba muerto y podía hacerle frente a las propuestas de la Hammer.

Curse of the Undead es una película muy interesante por los conceptos que trabaja y el modo en que se retrató esta idea desde los aspectos cinematográficos.

La trama giraba en torno a un pistolero fugitivo llamado Drake Robey, quien en realidad era un vampiro, y a partir de su llegada a un pueblo la jóvenes del lugar aparecían muertas de un modo misterioso.

Un predicador y su novia entonces se ponen a investigar los crímenes y descubren que la amenaza tiene un origen paranormal.

Hay varios elementos interesantes para resaltar en este film.

En primer lugar nos encontramos ante una original fusión de géneros que el guionista y director consigue que funcione a la perfección.

Por un lado tenemos un misterio de corte policial, que tiene las clásicas características de un relato de asesinos seriales, luego sobresalen los elementos de fantasía relacionados con los vampiros y el contexto western que le otorga a la película una atmósfera especial.

La labor de los Drein con la mitología de los vampiros es formidable porque evitaron incluir todos los clichés que el público asociaba con estos personajes.

El pistolero villanos en este caso no se veía afectado por la luz del sol y su origen estaba asociado a las antiguas leyendas urbanas del folclore europeo.

En el siglo 19 era común la creencia en esa región del mundo que las personas que se suicidaban podía volver a la vida convertidos en vampiros y la trama del film jugaba con esta idea.

Por consiguiente en Curse of the Dead nos encontramos con un villano completamente diferente a los que solían aparecer en el Dark Universe y las obras de la Hammer.

Otra característica apasionante de esta producción es su puesta en escena y el modo en que el director adaptó este concepto inusual.

La película trabaja esas atmósferas y escenarios góticos macabros que en este caso se fusionan con los elementos tradicionales del western.

Todos los ataques del vampiro y la secuencias nocturnas son muy efectivas y la narración de Drain generaba algunos momentos intensos para lo que era el cine de aquella época.

Un mención especial merece el tremendo clímax que el director resuelve con un típico duelo de cowboys entre los personajes principales a lo que le añade una atmósfera de terror.

Por lejos, Curse of the Undead fue la obra más original de esta franquicia en la década de 1950.

Y cómo olvidar ese tremeno afiche promocional que se destaca entre los mejores de la franquicia.

Dentro del reparto las figuras más conocidas fueron Eric Fleming, el Predicador, que luego conseguiría una mayor popularidad por la serie Rawhide y Bruce Gordon, quien quedaría en el recuerdo como el gánster Frank Nitti de la serie Los intocables.

Filmada en apenas 18 días con un presupuesto limitado, este film sorprendió por su originalidad para hacer algo diferente en el género, motivo por le cual fue muy apreciada en el momento de su estreno.

El weird western no volvería a reaparecer en el cine norteamericano hasta el estreno de Billy The Kid Versus Dracula y Jesse James Meets Frankenstein´s Daughter, ambas estrenadas en 1966.

A continuación pueden ver el avance original de esta joya del Dark Universe.

Publicidad

2 Comentarios

  1. Agendada. Excelente afiche. El carruaje del fondo y el color del cielo me recuerdan mucho a la portada de Abigail de King Diamond. Inspiración o …? Saludos!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.